Inicio / OPINION / Columnas / Alemania: ¿Mutti Merkel, “über Alles”?

Alemania: ¿Mutti Merkel, “über Alles”?

Crónicas alemanas

Siendo consciente de que el título que encabeza esta crónica de urgencia requiere una traducción, he de decir que mutti es un término alemán similar a mamaíta en español, dicho en sentido cariñoso. E über Alles es el eslogan que define a los alemanes cuando se identifican e identifican con su país: “Deutschland, Deutschland, über Alles”. Es decir, “Alemania, Alemania, por encima de todo”, como expresión de sentirse orgullosos de pertenecer a esta República Federal.

Angela Merkel ha sido para millones de alemanes, y sigue siéndolo, la mamaíta que los ha guiado como canciller a los largo de los doce últimos años, con unos resultados que están a la vista. Esta doctora en Químicas tiene una formación científica y, como tal, es una persona pragmática, piensa cada paso que da en una u otra dirección, más allá de los populismos de uno y otro signo que están surgiendo en distintos países de la Unión Europea.

Martin Schulz y Angela Merkel
Martin Schulz y Angela Merkel

Pero los resultados de ayer arrojan unas cuantas incógnitas que habrán de dilucidarse a lo largo de los próximos meses. Porque si es cierto que ha vuelto a ganar las elecciones celebradas el día 24 de septiembre de 2017en Alemania, también lo es que su partido, la Democracia Cristiana, ha perdido un millón de votos. Junto a esto, el Partido Socialdemócrata de Martin Schulz también ha sufrido un abultado retroceso. Puede decirse que ambos partidos han tenido los peores resultados de su historia, y en consecuencia algo va a cambiar a partir de ahora.

Aunque lo más llamativo de estas elecciones es que un partido de extrema derecha, Alternative für Deutschland (Alternativa para Alemania), ha irrumpido por primera vez desde la segunda guerra mundial en el Bundestag o Parlamento alemán aupado por un 13 % de los votos, que le van a otorgar 94 diputados. Muy lejos de los 239 de los democristianos y socialcristianos de Merkel o de los 149 de los socialdemócratas de Schulz, es cierto, pero están ahí, y vienen dispuestos a dar la batalla.

Con estos datos en la mano, Mutti Merkel tendrá que formar gobierno pero sin contar con los socialdemócratas, que desde el primer momento han decidido pasar a la oposición, conscientes de que su trabajo durante los años de coalición se ha diluido, ha pasado inadvertido. Al parecer, quieren volver a ser el Partido Socialdemócrata de siempre, como lo fue con Willy Brand o Gerhard Schröeder, quienes fueran ambos cancilleres socialistas de Alemania al ganar elecciones.

El resto de partidos, como Liberales, La Izquierda, o Los Verdes también ha obtenido distinta representación, si bien muy inferior a los tres primeros. Pero lo que resulta curioso es que una vez descartados los socialdemócrata por voluntad propia, el próximo gobierno estará formado seguramente por demócrata cristianos, liberales y verdes.

Es pronto para intentar hallar una explicación a los resultados del día 24, y tiempo habrá para analizarlos con detenimiento. Pero ya hay algunos datos que apuntan en una dirección: la extrema derecha puede haber subido de esa manera tan acusada debido al millón y medio de refugiados que ha llegado a Alemania desde el año 2015, durante el último gobierno de Angela Merkel. Se mire por donde se mire, y con todos los respetos para esas personas, son muchos refugiados, algo que no ha hecho ningún otro país de la Unión Europea. Sin ir más lejos, tenemos el caso de que nuestro país, España, ha acogido hasta hoy solamente a 1 980 refugiados, de los 17 337 previstos.

Otro dato a tener en cuenta es que la sociedad alemana se mueve entre un 60-70 % en el plano de la clase media, que normalmente vota cristiano demócrata o socialdemócrata, y que con la llegada masiva de refugiados el equilibrio se ha desestabilizado, yéndose hacia un rechazo en votos que ha sabido cosechar la extrema derecha, y de ahí su excelente resultado en las urnas. Un simple dato dará a entender a lo que tiene que hacer frente el país, en el que se trabaja duro y se pagan muchísimos impuestos: en estos momentos hacen falta 20 000 maestros para educar a los niños venidos de fuera. Y tiene que haber presupuesto para ello.

De ahí que la pregunta del titular sea oportuna en estos momentos: ¿Seguirá siendo válido lo de “Mamaíta Merkel, por encima de todo”? Porque, habiendo ganado, lo cierto es que su victoria ha quedado enturbiada por la irrupción de un partido de extrema derecha que va a tener voz y voto en el Bundestag, donde cada gesto, cada dato es tenido muy en cuenta.

Es cierto que Merkel volverá a gobernar como canciller y que seguirá siendo una de las personas más influyentes del mundo, al tiempo que en la Unión Europea habrá que seguir teniéndola en cuenta a la hora de tomar cualquier decisión, o de lo contrario que la toma ella.

Sobre Conrado Granado

@conradogranado. Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.
He trabajado en la Secretaría de Comunicación e Imagen de UGT-Confederal.
He colaborado en diversos medios, como El País Semanal, Tiempo, Unión, Interviu, Sal y Pimienta, Madriz, Hoy, Diario 16 y otros.
Tengo escritos tres libros: Memorias de un internado, Todo sobre el tabaco: de Cristóbal Colón a Terenci Moix y Lenguaje y comunicación.
Soy actor. Pertenezco a la Unión de Actores y Actrices de Madrid. Trabajos en series de televisión, películas y publicidad.

Ver también

auschwitz-expo-Canal-Madrid

“Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos”, una exposición todavía necesaria

El otro día estuvimos en Auschwitz. No es difícil estar en Auschwitz. Hay mil maneras …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + 8 =