Inicio / OPINION / Obituario / Censura post mortem: internautas chinos lloran a Liu Xiaoboo

Censura post mortem: internautas chinos lloran a Liu Xiaoboo

El 15 de julio de 2017, las cenizas del militante pro-democrático, intelectual y filósofo chino Liu Xiaobo, Premio Nobel de la Paz 2010, fueron arrojadas al mar en Dalian, en el noreste de China, en una ceremonia íntima contraria a la tradición del país, escribe Oiwam Lam en el digital Global Voices en francés.

Liu Xiaobo con Liu Xia
Liu Xiaobo con su esposa Liu Xia

En distintas entrevistas emitidas por las televisiones de Hong Kong,  Liu Xiaoguang, hermano del disidente fallecido a consecuencia de un cáncer de hígado detectado mientras cumplía una condena de once años de cárcel por “traición”, ha ironizado sobre la ayuda recibida por su hermano, tanto en el tratamiento de su enfermedad terminal como en la organización de sus funerales.

Las personas cercanas a la familia del Nobel fallecido estiman que la decisión de arrojar sus cenizas al mar se ha tomado para evitar que nadie pueda organizar actos de homenaje en una tumba. Amigos y familiares que no han podido asistir a la incineración ni ponerse en contacto con la viuda, Liu Xia, en arresto domiciliario desde hace siete años, apoyan esta decisión.

En las redes sociales chinas, especialmente en Weibo y WeChat, sigue la periodista de Global Voices, los investigadores aprecian un aumento significativo de la censura tras la muerte del activista. Según la organización Citizen Lab, que desde Toronto (Canadá) investiga los derechos digitales en el mundo, ya no se toleran conversaciones sobre Liu Xiaoboo y su obra. Lokman Tsui, professor universitario en Hong Kong que colabora con Citizen Lab, resume las conclusiones en su cuenta de Facebook: “Antes de su muerte, en Weibo se podía hablar de Liu Xiaobo siempre que no se tratara de temas sensibles, como la “Carta 08” o su tratamiento médico en la cárcel. Despúes de su muerte, la simple mención de su nombre, en inglés o en chino (simplificado o tradicional) es suficiente para que se bloqueen los mensajes. Su fallecimiento marca también la primera vez que se filtran imágenes en conversaciones privadas, como hasta ahora sucedía en los foros y chats de grupos”.

Graffiti de apoyo a Liu Xiaobo en la Universidad de Sydney
Graffiti de apoyo a Liu Xiaobo en la Universidad de Sydney

“En Sina Weibo, las búsquedas con el nombre de Liu Xiaoboo, ya estaban prohibidas. Después e su nombre, basta solo el nombre (Xiaoboo) para que actúe la censura, lo que demuestra que las autoridades han pasado a considerar su muerte como otro tema sensible más. Sin embargo, hay muchos ejemplos que demuestran que los usuarios siguen buscando y produciendo contenidos utilizando palabras-clave alternativas”.

El equipo de investigadores considera que el aumento de la censura se deb tanto  “al temor a potenciales acciones colectivas” como  a un intento “de evitar el ridículo y salvar la cara”.

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Sandra Sabatés opina desde el pico de la mesa en el programa de El Intermedio, que presenta Gran Wyoming.

Celebramos que Sandra Sabatés deje de ser busto parlante

Creo haberme referido alguna otra vez al exceso de protagonismo de Gran Wyoming en El Intermedio, …