Inicio / NOTICIAS / Derechos Humanos / Cientos de refugiados presos por Australia en una isla de Oceanía

Cientos de refugiados presos por Australia en una isla de Oceanía

“Australia trasladó por la fuerza a cientos de refugiados a la isla de Manus, en Papuasia-Nueva Guinea, Oceanía; llevan cuatro años viviendo en condiciones terribles”. Con esta frase comienza el informe que Amnistía Internacional (AI) ha hecho público el 8 de noviembre de 2017 denunciando que, pese a haberse retirado el 31 de octubre todos los servicios del centro de detención para refugiados de la base naval de Lombrum, alrededor de 600 refugiados, todos hombres,  permanecen en él sin servicios de agua, alimentos ni asistencia médica.

Campamento para personas refugiadas de la filial de Ferrovial en Manus
Campamento para personas refugiadas de la filial de Ferrovial en Manus

El tribunal supremo de Papuasia-Nueva Guinea ha rechazado el último intento de los refugiados para recuperar esos servicios esenciales, y que se protejan sus derechos. “La sentencia –dice AI- es un abyecto ataque contra el derecho a la vida.

En cuanto a Australia, se dedica además a obstaculizar la reinstalación de esos refugiados en otros países. Nueva Zelanda, por ejemplo, se ha ofrecido en varias ocasiones para acoger a los refugiados de la isla de Manus, sin que se lo hayan permitido.

« Si las autoridades no adoptan medidas inmediatamente, la situación puede<deteriorarse de manera catastrófica. Está gravemente amenazada la vida de ess persoas que solo piden respeto a su dignidad y seguridad ».

Una situación que dura cuatro años

En 2013, cuando un investigador de AI acudió por primera vez a centro de detención de la isla de Manus, varios refugiados le habaron de « guerra psicológica » destinada a destrozarles mentalmente. Catro años después, esas mismas prácticas crueles se siguen utlizando para empujar a los refgiados a marcharse.

Cuando ahora, los investigadores de AI acudieron al país entre el 27 de octubre y el 7 de noviembre de 2017, han constatado que la situación en que se encuentran los refugiados en la isla de Manus es lo más parecido a un trato inhumano, cruel y que pisotea la Convención de Naciones Unidas contra la tortura.

“Lo que hemos visto en esa semana es una situación desesperada, algo cercano a un catástrofe. Es abominable, cruel y vergonzoso que las autoridades de Australia y Papuasia-Nueva Guinea hayan creado esta crisis y colocado a los refugiados en situación desesperada. Mientras estábamos allí hubo tres urgencias médicas; en uno de los casos un refugiado sufrió un ataque de epilepsia, sus compañeros pidiendo yuda a los agentes de seguridad pero no recibieron ninguna respuesta. Otro hombre se automutiló y tan solo le ayudaron sus amigos. En la noche del 4 de noviembre, un refugiado que tiene una patología cardiaca perdió el conocimiento. Otros refugiados llamaron a un número de urgencias, pero no obtuvieron respuesta. La policía local se negó a prestar ayuda. Pasadas cuatro horas, el enfermo fue trasladado al hospital de Lorengau, donde no había ningún cardiólogo disponible”.

AI teme que la situación pueda degradarse aun más porque son muchos los refugiados con problemas crónicos de salud mental, motivados por lo prolongado de la detención y la incertidumbre acerca de su futuro.

El pasado 2 de octubre murió trágicamente uno de los detenidos en el centro de la isla de Manus; era el sexto fallecimiento en cuatro años. Para Kate Schuetze, investigadora sobre Oceanía en AI, “las manos del ministro de Inmigración australiano, Peter Dutton, están manchadas de sangre”.

El viernes, 10 de noviembre, la ONU calificó de excesivo el sufrtimiento de los solicitntes de asilo que permanecen en el centro de detención de Manus, en Papúa-Nueva Guinea, gestionado por Australia, y ha pedido a ambos países que gestionen de forma pacífica la crisis humanitaria que se ha creado.

Pese a la inhumana situación en que viven, sin comida, agua potable ni luz, los cientos de solicitantes de asilo, a los que el gobierno local dio el día 9 cuarenta y ocho horas para abandonar el centro,  optaron por quedarse allí por temor a represalias por parte de los isleños, o a ser deportados.

El centro de refugiados de Manus, y otro similar en Nauru [1][2], una república insular en el Pacífico, se abrieron después de que Australia reactivara en 2012 su controvertido mecanismo de trámite de solicitudes de asilo en terceros países. La mayoría de los refugiados en ellos han huido de la miseria y la guerra de países como Siria, Afganistán, Paquistán y Somalia, entre otros.

  1. Enlace

Migrante iraní se inmola con fuego en Nauru

  1. Enlace:

AI: Ferrovial se lucra con la tortura de personas refugiadas en Nauru

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Ponentes del Festival de Filosofía de Málaga posan con el cartel de la muestra

Carta de los Filósofos a emigrantes y refugiados en España

La sede de Málaga Acoge ha sido el escenario de la lectura de una ‘Carta …