Inicio / BLOGS / Crónicas del XXI Festival Flamenco de Jerez (1)

Crónicas del XXI Festival Flamenco de Jerez (1)

Nos incorporamos a este festival unos días después de su arranque, el 27 de febrero 2017, con una agenda de infarto, de tres espectáculos en una tarde – noche. Ciclo Los conciertos de palacio a las 19 horas en el Palacio de Villavicencio, con entrada por el patio del Alcázar, con dos ilustres veteranos jerezanos: José de los Camarones y Manuel Fernández El Borrico. A las 21 horas en el Teatro Villamarta, sede de los grandes espectáculos del Festival, la compañía de la bailaora granaína Patricia Guerrero con la puesta en escena de Catedral, estrenada en la última Bienal de Sevilla, con críticas de varios colores. Y por la noche, a la hora golfa, las 24, en la Sala Paúl un espectáculo para disfrutar a lo grande, el de Melchora Ortega, con la Memole y su Combo Flamenco en Por los pelos, con ilustres invitados como la bailaora Isabel Bayón y el cantaor David Lagos.

Javier Fergo: Camarones, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: Camarones, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

José Galán García el de los Camarones/ tiene arte y poderío/gitano de grandeza/en la tierra de Jerez/en donde ha nacío. Un virtuoso cantaor veterano, sexagenario, que viene de los tiempos de las fatiguitas, primogénito de trece hermanos, que con ocho años ya salía a mariscar a las claras del día con su padre. ‘Nunca fui niño’ declara. Pero su cante le ha llevado por el mundo, y a publicar cinco discos.

Acompañado de la guitarra de Manuel Heredia y de las palmas de Miguel Ángel Núñez, Manuel Soto, El Bo y Carlos Grilo, canta con rabia, la voz antigua y rota, con oficio, por bulerías, por soleá, por todos los palos que le da la gana y le da tiempo en poco más de media hora. Respira en las pausas llenas de jondura y acordes de  guitarra. Se le nota la carga histórica de los cantes de Jerez, de  palo clásico, de su vida. Su amor por el cante, al que mima y acaricia resulta emocionante.

Manuel Fernández El Borrico, nieto del Tío Gregorio El Borrico, por parte de padre familia directa de los Terremoto, Sordera, Parrilla, los Moraos, los Zambos y por parte de madre de los Carrasco, de la Morena. Jerez, ciudad de linajes flamencos donde las haya, tiene más artistas por metro cuadrado que ningún otro lugar en el mundo.

Da igual lo que cante, cada cante es un ejercicio magistral de lo que aquí se conoce como la pureza. ‘Un poquito de Martinete’ y canta él solo y es como estar dentro de la esencia, no ser mero espectador. Del Martinete a la Seguiriya, qué fuerte, con su voz flamenca, ronca, desgarrada. El tema pausas es otra historia, son espacios medidos, con suspense y  corporeidad,  más música de guitarra. Él y Antonio el guitarrista son tan cómplices, tan amigos de toda la vida…’Un poquito de tanguillo’ dice ahora. Este Antonio sabe lo que hace con la guitarra, desgrana virguerías mientras acompaña a palabras como ‘Mi mae es una gitana/mi pae un gitano viejo’. Hasta las letras son aquí otra cosa. Y ahora ‘un poquito por soleá’ que comienza con ayes sin fin, la voz se hace pastosa, no sé porqué pero engancha y es que el tío se transforma. ¡Por bulerías, que estamos en Jerez! Y se marca al cante una copla y un bolero por bulerías.

Javier Fergo: el Borrico, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: el Borrico, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

Cante de antaño, cante jerezano de pureza, que no es fácil oír hogaño. Se agradece, se disfruta y se siente…

Catedral : Flamenco con mezclas y adornos

Una puesta en escena para recrear la opresión de la mujer y su liberación en hora y cuarto de gran espectáculo teatral. Coproducido por la compañía de Patricia Guerrero, Endirecto FT S.L., Bienal de Flamenco de Sevilla, Festival de Jerez, Conséil Départemental des Landes (Francia) y en colaboración con el Festival de Cante Jondo Antonio Mairena.

Javier Fergo: Catedral, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: Catedral, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

Gran ficha artística con baile protagonista de Patricia Guerrero, cuerpo de baile con Maise Márquez, Ana Agraz y Mónica Iglesias; tenor, Diego Pérez, contratenor, Daniel Pérez, cante José Ángel Carmona, a la guitarra Juan Requena y en la percusión Agustín Diassera y Paco Vega. Diseño de iluminación de Manuel Madueño y sonido de Rafael Pipió y Ángel Olalla. Diseño y realización de vestuario, Laura Capote.

No sé para quién está realmente pensado este espectáculo teatral. Sospecho que para las Américas de todas las latitudes, para Asia, digamos Japón y quizá Australia. Y para algunos festivales, no solo de flamenco, en España. Es una producción cara y difícil de encajar en programación de continuidad en un teatro. O quizá me equivoque.

Es un espectáculo bello, de factura complicada, a ratos bastante inquietante, con demasiada carga mística y demasiada negrura en el diseño de iluminación y pongo por ejemplo ese voluminoso haz central que ocupa toda la escena, luz negra matizada en grises que llega a resultar obsesionante.

El vestuario de una larga primera parte quiere representar la opresión secular de la mujer por parte de la iglesia católica con influencia en toda la sociedad, creo que ese es el significado del título de la obra. Muy eficaz, muy abrumador, realmente angustioso, al igual que grandes partes de la escenografía, que a veces parece venirse encima y esto no quiere decir que esté exenta de belleza, pero de esa clase de belleza que no alegra el espíritu precisamente. Solemne, eso sí.

Excelente diseño y dirección coreográficos, magnífico en las escenas de complicada composición de figuras, en las que la luz o ausencia de luz es tan decisoria para el resultado final. Claro que ello responde a técnicas de desarrollo muy modernas, iniciadas por los ballets contemporáneos y en este caso aplicadas a un espectáculo flamenco con adornos de otras procedencias.

Javier Fergo: Catedral, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: Catedral, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

Los protagonistas de la música instrumental situados al fondo de una escena dominada por la negrura del diseño de iluminación resultan fantasmales. Solo se perciben a través del oído. Supongo que esto añade fuerza al concepto de opresión, pero la carga opresiva llega al exceso. Gracias a que la guitarra de Juan Requena y el cante de José Ángel Carmona ponen la nota de belleza flamenca. Incluso el zapateado de Patricia es a ratos una cuestión de sonido. El tenor y contratenor, vestidos de rojo, como monaguillos, cumplen un rol de recitado gregoriano, también al servicio de la opresión. La verdad, el efecto que se pretende, está perfectamente conseguido, pero hay que tener un poco de piedad por el espectador, hacer más corta la parte opresiva y alargar la maravilla de la liberación final.

La seguiriya con toque, cante y baile de una Patricia sabiamente vestida de rojo pasión, elegante, con las maravillosas imágenes plásticas que ella sabe imprimir a su cuerpo desde la nuca a los pies cuando baila, una delicia. Y aquí, que está expresando la liberación de la mujer, la está viviendo más allá del nivel personal, la está viviendo como cuerpo social femenino liberado de una situación casi de esclavitud de siglos.

Situación liberadora que también se disfruta con los tangos de José Ángel Carmona y la composición dancística de Maise Márquez, Ana Agraz y Mónica Iglesias, un cuerpo de baile a la altura, bajo la dirección de Patricia Guerrero.

En su conjunto, Catedral es un espectáculo teatral de gran significado social, con el que aún se sentirán identificadas muchas mujeres. No sé que pensará la institución eclesial, no es que importe mucho pero no pasaría nada por saberlo. Muy comprometido en su diseño y realización, aspira a la perfección artística y lo consigue en un alto porcentaje. Para Patricia Guerrero ha significado una nueva consagración.  Si tienen ocasión no dejen de verlo.

Melchora Ortega, por los pelos

Aquí en Jerez, lo de la sala Paúl es el ciclo De la Frontera, pero la Memole y su combo flamenco es pura noche canalla de disfrute total.  

Con un elenco de lujo compuesto por la guitarra de Santiago Lara, el piano de Alejandro Rojas Marcos, los vientos de Diego Villegas, el contrabajo de Antonio Corrales , Pedro Navarro en la percusión y las palmas de Rocío Soto y Fernando Galán. Como artistas invitados, nada más y nada menos que la bailaora Isabel Bayón y el cantaor David Lagos. Ambos me recuerdan el ‘Dju Dju’ de Israel Galván en la Bienal de Sevilla. Nada que ver con lo que hacen aquí.

Javier Fergo: Memole, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: Memole, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

Saxo, guitarra, piano y contrabajo atacan un bolero acompañando a Melchora vestida de negro. Todo el Combo Flamenco al servicio de esa copla cuyo título no recuerdo, que comienza con la letra Bautizá con manzanilla cerca del Guadalquivir/ se ha casao una chiquilla que la llaman en Sevilla la gitanilla cañi…Esa letra solo es para informar de la música, porque aquí en Jerez  la letra cambia a terrenos de gitanos con sombrero rojo y flores en el pelo…

En clave cómico – festiva canta y baila Melchora al ritmo que su marca el cantaor, que es nada menos que su marido, David Lagos. Percusión protagonista, creadora de ritmos, para anunciar la entrada en escena de una grácil Isabel Bayón, que baila cantes de Triana al son de un solo de saxo de Diego Villegas al que luego se unen todos los músicos. ¡Qué composición instrumental! De las de poner la sala en pie…La diversión está servida.

Javier Fergo: Memole, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: Memole, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

Cambio de tercio. Empieza la serie de rancheras mexicanas y Melchora se sube a un taburete, canta bajito, como para sí misma, íntima, con contrabajo protagonista, instrumento ideal para el intimismo. Entra tangueando Isabel Bayón, descalza, que esta noche está por divertirse y divertir y forma dúo con Melchora por fandangos, las dos sentadas frente a frente; Isabel empieza a bailar sentada aquello de ‘Ay que camino más largo queda por andar’. Pues para andar y bailar se levanta y esto empieza a ser la locura y más aún cuando se queda sola para el ‘punta y tacón’, que suena intensamente sobre el silencio…

Esto es Por los pelos…David Lagos se sube a un taburete y amoroso y tierno, fascina con la copla Por ti contaría la arena del mar/Por ti yo sería capaz de matar…Mira que te llevo dentro de mi corazón…en compañía del piano de Alejandro Rojas Marcos.

El Festival celebra el año de Lola Flores. Melchora no solo se viste de Lola, se suelta la melena, la impersona.  Cantan por bulerías jerezanas, Melchora y David, más una guitarra que la recuerda rasgueando… Siguen canciones de La Faraona. Habláme de amores, Dolores… Cielos ya no es Melchora, es Lola en persona.

Javier Fergo: Memole, en el XXI Festival Flamenco de Jerez
Javier Fergo: Memole, en el XXI Festival Flamenco de Jerez

Melchora e Isabel en La Piconera. Hasta Fernando Galán se arranca a bailar. Se acerca el fin de fiesta. Primero por alegrías, Melchora desmelenada, se mueve descalza por la escena al estilo de Lola al ritmo del cante de David Lagos. No sé porqué me recuerda aquella definición de Lola por un periodista neoyorquino: “No canta, no baila, no se la pierdan”.

Pero el auténtico fin de fiesta con este combo, instrumentos, cante y baile no podía ser otro que por rumba. De ida y vuelta. ¡Un fiestón para todos! Fin de fiesta que acaba con los aplausos por rumba del respetable. Realmente por aquí las palmas rítmicas de la sala forman parte del espectáculo. No estaría completo sin ellas.

Un espectáculo hecho para la noche.

 

Sobre Teresa Fernandez Herrera

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Autora en Periodistas-es, colaboradora en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Ver también

Periodismo-deportivo

El periodismo deportivo en España, cada vez más alejado del deporte

La forma de hacer periodismo con más tirada en España y que más interesa al …