Inicio / BLOGS / Crónicas del XXI Festival Flamenco de Jerez (6)

Crónicas del XXI Festival Flamenco de Jerez (6)

XXI Festival Flamenco de Jerez, ciclo Nuevos Espacios en las Bodegas González Byass, año de Lola Flores. La coreógrafa y bailaora sevillana Rafaela Carrasco es Lola en esta mañana del sábado 4 de marzo 2017 que ha amanecido diluviando en Jerez de la Frontera, tras una semana primaveral. Al final resultó que la lluvia iba a ser parte del espectáculo.

Rafaela ha diseñado algo muy especial para un personaje tan especial como La Faraona. Un pequeño tablao al lado de un patio, en el soportal de una bodega. Ahí iba a comenzar el espectáculo, en compañía de sus cantaora y cantante de lujo, Carmen Linares y Silvia Pérez Cruz. La idea era que el público interactuara con las artistas en el espacio del soportal,  de unos 30 metros de largo, tras una espera previa tomando una copa de Tío Pepe ofrecida por un escanciador de las Bodegas. Luego, paseíllo de las artistas entre el público hasta la nueva bodega de Los Gigantes, una sala enorme soportada por varias filas de grandes arcos sobre columnas. En el centro un tablao rodeado de filas de sillas por los tres costados. Ahí la actuación principal.

Rafaela Carrasco hace el paseíllo hacia la Bodega Los Gigantes. Ciclo Nuevos Espacios. Foto Javier Fergo

Las puertas en Jerez se abren media hora antes del comienzo de cada  evento, pero esta mañana diluvia y hace fuerte viento, dan las once y media y no se entra, ni tampoco a las doce. La lluvia ha interferido en la seguridad del tablao bajo el soportal, al que llega la lluvia del patio. Y tienen que decidir qué hacen. Así que los sufridos aspirantes a espectadores hacen cola bajo la lluvia, bajo unos paraguas en su mayoría inútiles porque el viento los vuelve del revés. Por fin, pasadas las 12 dejan entrar. Todo el mundo en fila india va acercándose al escanciador, a por la copa de Fino. Aún tardan en pasar las artistas que al final no se suben al tablao, pero si hacen el paseíllo bajo el soportal y llegan al tablao seguro instalado en la gran sala. Rafaela Carrasco había anunciado sorpresas, pero no había contado con la auténtica sorpresa: la lluvia y el viento.  Seguro que algo ha tenido que ver en ésto La Faraona.

Carmen Linares y Silvia Pérez Cruz en el paseíllo hacia Los Gigantes. Bodegas González Byass, Jerez. Foto J. Fergo

Una idea realmente original para una actuación en unos espacios no teatrales. Una actuación con coreografía sumamente creativa, con tres mujeres artistas muy diferentes hablando de Lola. Y ¿cómo se habla de Lola Flores en Jerez? Siendo Lola, cantando sus coplas siempre vigentes, ya sea en la voz rota de Carmen Linares o en la voz dulce de Silvia Pérez Cruz. Y por supuesto bailando como Lola, moviéndose como Lola, no solo por el improvisado tablao, no. Rafaela va y de pronto se encarama a una cuba de vino y se marca unos pasos, todo ello con las músicas de Pablo Suárez al piano y del contrabajo de Josemi Garzón, ambos miembros de la Camerata Flamenco Project que actúan en la Sala Paúl el domingo 5 de marzo en versión septeto. Y las palmas de Roberto Jaén.

Poemas dedicados a Lola y coplas de Lola bailadas por Rafaela Carrasco. Yo soy la Lola, señores/la Lola que ustés esperan/ con traje o bata de cola./ Yo soy la Lola señores/ de Jerez de la Frontera/y es mi cabeza gitana/ mis brazos dos monumentos/y en los flecos del mantón/ yo me llevo enreao/ un suspiro de pasión.

Rafaela carrasco y Silvia Pérez Cruz en Los Gigantes. Ciclo Nuevos Espacios. Jerez. Foto J. Fergo

Las coplas: Dame limosna de amores, Dolores a dúo Carmen Linares y Silvia Pérez Cruz  y entre ellas Rafaela vestida en dos versiones de rojo, bailando como lo hacía Lola. Y quien allí estuvo, puede asegurar que Lola estaba ese sábado de lluvia y viento en las Bodegas González Byass, a la hora de su celebración, allí, supervisando a las artistas que le rendían homenaje.

¿Cómo podían faltar Ay pena penita pena o La Zarzamora de este recuerdo a la gran  jerezana? Pues Silvia se encarga de la Pena penita que suena emocionante, rememorando aquella apasionada forma de cantar de Lola y Carmen Linares se encarga de dar vida a La Zarzamora

¿Alguien puede imaginar un zapateado sobre una bota de vino? Pues Rafaela Carrasco borda uno sobre ese soporte y otro dos minutos más tarde sobre una mesa no muy grande. Así era Lola, ilimitada, extrema, (no canta, no baila, no se la pierdan). 

Rafaela Carrasco, dúo Carmen Linares y Silvia Pérez Cruz, Pablo Suárez, Josemi Garzón y Roberto Jaén en “Lola”. Foto J. Fergo

Bautizá con manzanilla/este es mi nombre de Lola/He nacío pa bailaora/y me llaman en Jerez/la gitana emperaora.

Carmen Linares recita a Santa Teresa de Jesús. Rafaela Carrasco pone danza al recitado. Es uno de los momentos más intensos de la mañana.

El diseño de este espectáculo tiene mucho que ver con la personalidad de Rafaela Carrasco, artista de una versatilidad y creatividad inagotables. Investiga en las raíces flamencas, se aventura, arriesga  y dinamiza los conceptos del nuevo flamenco. Es una gran conocedora de todos los secretos de las danzas española y flamenca. Tuvo dos maestros a su medida, Matilde Coral, que estos días ha recibido un homenaje en Jerez y Mario Maya, el primero en llevarla a su compañía para que mostrara su arte en grandes escenarios. Además de su actividad como coreógrafa y bailaora, está su importante labor docente en Madrid, Granada y Jerez. Imparte cursos internacionales y es profesora de Metodología y Didáctica del Flamenco en el Conservatorio Superior de danza María de Ávila de Madrid. Premios, cuatro Giraldillos, Premio de la Cultura en categoría danza por la Comunidad de Madrid, a coreografía y composición musical en el XI Certamen de Coreografía de Danza Española y Flamenco. Tiene compañía propia desde 2002, con once producciones hasta 2012. Desde entonces ha dirigido galas en Festivales de Flamenco en Londres, París, Sevilla y Madrid. Tiene tres premios como Directora del Ballet Flamenco de Andalucía.  

Baile sobre una cuba de vino,  cante y palmas en González Byass. Ciclo Nuevos Espacios. Foto Javier Fergo

Al final nadie se acuerda de la lluvia. Pero es más. A las dos de la tarde ya no llueve, a las tres luce un sol espléndido, el viento se ha llevado las nubes para otro lado. ¿Tuvo que ver o no Lola Flores con el diluvio matinal?

Sobre Teresa Fernandez Herrera

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Autora en Periodistas-es, colaboradora en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Ver también

Xalbador-Panero-Tarot-portada

Xalbador García y los delirios de Leopoldo María Panero

No todos los locos son poetas pero sí todos los poetas tienen algún relámpago de …

×
×