Inicio / BLOGS / Gross Indecency: la belleza escandalosa de Wilde

Gross Indecency: la belleza escandalosa de Wilde

Amor por la belleza, amor puro y exclusivo por lo bello de este mundo, especialmente por lo joven y fresco y osado -y de su mismo sexo- es lo que guía a Oscar Wilde en su vida y en su obra.

Gross-indecency-posterEsto lo pone muy en claro la compañía Teatro Lab en la representación de Gross Indecency, con exclusivo dominio del negro en vestuario y objetos escenográficos simples, bien aderezados con músicas y danzas pertinentes que sin embargo a veces parecen querer pasarse de rosca, “salirse” como decimos ahora, aunque la realidad de lo expuesto no es para menos.

Y esa es la razón de algunas repeticiones de más que dan idea de lo que son capaces los abogados de la acusación a la hora de restregar la indecencia por los ojos del indecente durante los juicios públicos -no menos de tres se suceden en la función- hasta hacer aborrecer no sólo al ser amado sino también lo que con tanto ímpetu creador salió de la pluma del artista.

Así, la expresión “muchacho mío”, con que Wilde inicia una de sus primeras cartas a lord Alfred Douglas, se repite no menos de tres veces a lo largo de la función, con lo que al final resulta dolorosamente cierta la afirmación de Wilde de que “un poema es bello u horrible -y hasta inmoral- dependiendo de quién lo lea.

La única excepción del dominio de lo negro son los jóvenes chaperos que, en calzoncillos blancos, son obligados a declarar contra Wilde, del que habían recibido regalos, cenas, atenciones de artista… y al que confiesan, además, haber extorsionado. La escena resulta por ello doblemente refrescante y actual.

Amor por la belleza es su alegato, la moral puritana como ruina del arte (El retrato de Dorian Gray sale citado a este propósito muchas veces), brillantes son los textos intercalados con la cita completa al mismo volumen gestual y vocal que el resto, un documento histórico de primera puesto sobre las tablas con vehemencia juvenil.

La pasión de Wilde por los buenos libros se transmite, hay lágrimas en la sala entre el público más joven. Y esa consigna de amor por lo bello es la que rige su comportamiento, tanto al elegir sus amistades como al ponerse a escribir, que fue mucho.

Mucho era lo que ya había escrito en el momento del escándalo y ya entonces era un autor de éxito con dos obras simultáneamente en las carteleras de Londres (La importancia de llamarse Ernesto y Un marido ideal), cuando por sus andanzas privadísimas topó con la justicia. Esta fue su ruina y la ruina de su vida, aviso para ingenuos.

Pero no seamos simplistas al hablar de esto porque, ¿qué significaba en tiempos de Óscar Wilde (finales del siglo XIX) que alguien dejara en un club privado al que perteneces una tarjeta con la inscripción “Para Oscar Wilde sordomita”? ¿Era tan grave como para meterse en juicios públicos siendo famoso? Los resultados fueron tan catastróficos como era de esperar.

La palabra, por más que estuviera incorrectamente escrita (sordomita) debía de tener un significado muy contundente y deshonroso (bíblico) para que el aludido, desoyendo los consejos de sus amigos y editor, se lanzara a un proceso contra el difamador. Proceso que le enredaría en otros procesos sucesivos que constituirán una auténtica pesadilla de la que no saldrá ya nunca.

¿Creía acaso que su amor por la belleza y su capacidad de expresarse con las frases más bellas jamás oídas le iba a beneficiar? Pobre poeta catalizador de asombros.

El difamador era el padre de su “My own boy”, el chico de su predilección, 20 años más joven que él y sobre el que había puesto sus ojos con un amor totalmente correspondido. Aquí, en estos juicios a los que asistimos y en los se basa Gross Indecency, no se habla de homosexualidad ni de gays, ya que dichos términos no se habían inventado todavía, pero sí queda claro que se condena a un hombre por algo que era de buen tono y hasta aconsejable en épocas pretéritas consideradas por la tradición más consagrada como guías de la humanidad, como la Grecia clásica (véanse los Diálogos de Platón), pasando, la época helenística (véase El muchacho persa) y la Roma de los emperadores y filósofos (Memorias de Adriano), lo cual no impedía que estos hombres fueran padres y esposos competentes. Trasfondo que resuena con fuerza en la función, lo que no obsta para que Wilde acabe perdiendo a sus hijos.

El propio reo en su apasionada defensa de la belleza, tanto en la escritura y el arte en general como en la elección del ser amado, deja claro lo que hay que esperar del arte y cuál es la obligación del artista hacia su arte. De nada le valdrá. Es condenado a prisión por dos años, sus obras desterradas de los teatros y la ruina personal y económica llegará inexorable.

Al salir, tendrá todavía el consuelo de su amante, pero enfermo ya desde la cárcel y con muchos dolores encima, apenas sobrevivirá a su desgracia.

Hoy Oscar Wilde es el escritor inglés más leído después de Shakespeare.

Argumento:

En abril de 1895 Oscar Wilde llevó a cabo una demanda por difamación contra el marqués de Queensberry, padre de su joven amante, quien públicamente le tachó de sodomita. Al hacer esto, el imperante hombre de letras inglés, puso en marcha una serie de eventos que culminarían en su asedio y encarcelamiento. A lo largo de un año un desconcertado Wilde fue juzgado por cometer actos de “grave indecencia” e implícitamente, por una visión sobre el arte que indignó a la sociedad Victoriana.”

  • Texto: Moisés Kaufman
    Adaptado por Gabriel Olivares y David DeGea
    Intérpretes:  Javier Martín, David DeGea, Eduard Alejandre, César Camino, Alex Cueva, Guillermo San Juan, David García Palencia, Andrés Acevedo, Asier Iturriaga, Alejandro Pantany, Carmen Flores Sandoval
    Dirección: Gabriel Olivares
    Escenografía y vestuario: Felype de Lima
    Iluminación: Carlos Alzueta
    Espacio Sonoro: Ricardo Rey
    Una producción de TeatroLab Madrid y El Reló
    Fecha de la función comentada: 24 de septiembre de 2017
    Teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa- Sala Jardiel Poncela

Sobre Nunci de León

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino “Juan del Enzina” de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Ver también

Castillo Luis XIV

Millonarios árabes a la compra de lo más caro

Después de que el Wall Street Journal revelara quien era el comprador del “Salvator Mundi” …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + veinte =