Inicio / BLOGS / Juan Antonio Simarro, “the happy composer”

Juan Antonio Simarro, “the happy composer”

Tiene una sonrisa que llega al exterior desde muy dentro, destila esa felicidad por la que le dieron ese título en algún país asiático y que se ha convertido en su definición de carácter. The happy Composer es Juan Antonio Simarro, tinerfeño solo de nacimiento, pues de muy niño le trajeron a Madrid. Pianista y compositor de proyección mundial, arreglista y director musical, un día de 2006 decidió que desde ese momento su actividad principal iba a ser la composición.

Juan Antonio Simarro momentos antes de comenzar el concierto
Juan Antonio Simarro momentos antes de comenzar el concierto

El lunes 27 de noviembre estuvo celebrando con un precioso concierto, su reciente estreno como Compositor Oficial y Comisario Internacional de la orquesta Beverly Hills Simphony, en la Sala Manuel de Falla de la SGAE. Cuatro piezas para orquesta, en esta ocasión con arreglos para quinteto: Él al piano, Miguel Molina y Paulo Martín Acevedo violinistas, Milena Brody viola e Irene Rouco, cello.

Un concierto de música positiva, según reza su presentación. Cuatro acordes para expresarme por un desarrollo sostenible. Adagio para violín, piano y orquesta de cuerda. Obertura por los derechos humanos. Primer movimiento de la Sinfonía por un mundo mejor y para terminar Cádiz, una composición para orquesta bellísima y arriesgada, pues para Cádiz hay músicas para toda clase de conciertos. Este Cádiz ya tiene un amplio recorrido mundial. Solo le falta estrenarse en …Cádiz.

Dice que las composiciones vienen inspiradas por momentos muy diversos. Que no es cuestión de sentarse a componer como quien ficha para un trabajo. Es cierto que detrás está todo el estudio y trabajo artesano, pero él, compone desde el corazón y se olvida de la técnica.

Por ejemplo Cuatro acordes para expresarme por un desarrollo sostenible surgió un domingo jugando con mi hijo a improvisar en el piano. Me dijo que le gustaba mucho esa música, así que le pregunté si le gustaría que siguiera y la terminara. Así pues, fue como un juego que empezó con esos cuatro acordes. El juego, la ternura y el amor a la tierra están ahí, muy presentes.

Su éxito en el Foro de los Premios Nobel de la Paz y en la Universidad de Columbia de Nueva York le ha dado una gran satisfacción.

El Adagio para violín, piano y orquesta de cuerda surgió del deseo de componer una historia de amor, cualquier historia de amor, para un encargo del Ballet Nacional de Ecuador, un poema intenso y romántico, que cada espectador hace suyo, adaptándolo a cada situación o historia personal.

Juan Antonio Simarro al piano
Sala Manuel de Falla, SGAE, Madrid. 27.11.17

Dice Simarro que la Sinfonía por un mundo mejor, apoyada por la Unesco y Greenpeace y que está sonando por todo el mundo, fue propuesta y elegida para el estreno de la Orquesta Beverly Hills que será dentro de poco. La orquesta iniciará su primer concierto con esta sinfonía. Hoy escuchamos la Obertura por los derechos humanos que es el primer movimiento de la sinfonía. Simarro en la presentación de la pieza recuerda que todos los seres humanos somos iguales. Y se declara optimista: Aunque la gente diga que no, el mundo va mejor. Es una música emocionante a lo que contribuye está claro la composición pero no menos la maravillosa interpretación del quinteto, en una conversación de cuerdas que realmente crea momentos de un mundo mejor.

Antes de interpretar un fragmento del poema sinfónico Cádiz, el presentador del concierto que no es otro que Nacho Cano,  le pregunta algo que no es fácil de responder. ¿Quién eres tú, de dónde surges?

Yo soy Simarro, Simarrín…soy un compositor muy feliz que intenta transmitír este sentimiento a los demás. Estaba escondido en  la parte de atrás componiendo música para TV, cine, para cortos como el de Miguel Ángel Romero Conducta animal o como el  de José María Martínez Que el fin del mundo te pille bailando.

Un día decidí ponerme a componer. La música viene sola, pensando en la gente a la que quiero me pongo en situación. El corto  Que el fin del mundo te pille bailando es la historia de un violinista y una bailarina que están en la calle y que nos hacen descubrir lo que hay detrás de las historias de la calle…Y con esto había que componer una historia, triste cuando estaba triste, cuando estaba más feliz surgían sus momentos felices. Así surgió …

Cuando compongo comparto la música, me gusta componer para transmitir lo que hago con todo el cariño del mundo. Este poema sinfónico es una fiestecita de Cádiz, algo que compuse paseando por las playas de Cádiz, hoy un arreglo para cuarteto y piano.

Cádiz suena a Cádiz desde la primera nota, a Baja Andalucía, a background remoto con toda la historia que ha tenido el resultado de filosofía vital de este pueblo antiguo y actual, donde en cada acorde resalta la belleza, las culturas antiguas que han ido forjando nota a nota la vida construida a lo largo de siglos. Y ahí están el sur profundo de lo moro, las reflexiones sobre el amor, las conversaciones cómplices, la  solemnidad religiosa de lo cristiano en un paseo desde el remoto ayer que va acercándose en el tiempo. Tristezas y melancolías dejan paso a la explosión de un arte gitano que surge del fondo de la música. Está todo, siglos impregnados de belleza, avatares, calma, historias e Historia, crescendos y descensos hasta la arena. Hay una grandiosidad filosófica que se mueve al ritmo de las ondas marinas, porque si algo es Cádiz, es océano que lleva a otras tierras con sentires comunes e historias diversas que una vez llegaron a unirse.

Pregunto a Juan Antonio Simarro  por lo que más le interesa de la música, por el deseo o la necesidad de componer. Y me responde:

Lo que me interesa en la música es el sentimiento. Compongo para comunicarme con la gente. La técnica va detrás, pero hay que componer desde el corazón. De hecho cuando compongo me olvido de la técnica. Hago cosas que no deberían ser,  pero está claro que para que el edificio no se caiga hace falta una labor de compositor artesano que es lo que me gusta, fíjate que  yo orquesto todas las notas desde el primer flautín hasta el último contrabajo, no me gusta dejarlo en manos de orquestadores porque entonces la música no es mía. Me gusta componerlo yo todo.

Por un mundo mejor. Dices que todos somos seres humanos, también los poderosos a los que llamo tóxicos, tan lejos de contribuir a un mundo mejor. Dime qué influencia podría tener esta música en esa gente poderosa y…

Uy la música amansa a las fieras. Cuando compuse esta sinfonía que está dando la vuelta al mundo y me está dando muchísimas alegrías, pensé que si bien no podemos cambiar el mundo sí podemos cambiar nuestros círculos más cercanos, si cada uno cambiamos nuestro círculo y ellos a los suyos se notará mucho en el mundo.

 Hablando de Cádiz, desde la primera nota es inequívocamente Cádiz.

Cádiz es universal. Estaba paseando tranquilamente por la playa de Bolonia y a partir de ahí surgió todo. Espero estrenarla dentro de poco en Cádiz con orquesta sinfónica. Parece una paradoja que no esté estrenado allí y tengo mucha ilusión porque llegue ese momento. Porque  Cádiz está sonando en todas partes, en Bielorrusia, Ucrania, Rusia, Londres. En Lisboa tras el estreno me nombraron compositor oficial de la filarmónica lisboeta …

Despedida del concierto. De izquierda a derecha J.A. Simarro, Miguel Molina, Oaulo Martín Acevedo, Milena brody e Irene Rouco

Ahí es nada, la Playa de Bolonia, cercana a Tarifa, en la comarca del Campo de Gibraltar, frente a Tánger. Casi cuatro kilómetros de playa virgen, la playa de la romana Baelo Claudia del siglo II a.C., que ahí sigue. Anterior asentamiento fenicio, nexo de unión más cercano entre Europa y África, cuna de la pesca con almadraba del atún que se exportaba a todo el territorio romano. Árabe y cristiana. Claro ejemplo del devenir de la historia hasta hoy, joya del turismo gaditano.

Muchas gracias, Juan Antonio Simarro.

Sobre Teresa Fernandez Herrera

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Autora en Periodistas-es, colaboradora en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Ver también

Satoru Anzaki

Un japonés desahuciado organiza una “velada del adiós”

A Satoru Anzaki, japonés de 80 años y expresidente de la compañía Komatsu, compañía líder …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =