Inicio / BLOGS / La ciencia demuestra que el tipo de manta influye en la calidad del sueño

La ciencia demuestra que el tipo de manta influye en la calidad del sueño

Hay personas que, sin importar la estación, ya sea verano o invierno, duermen con mantas de lana. Esto, según la ciencia, es una costumbre que debe ser imitada por todos, pues recientemente se ha descubierto que el peso de la manta influye en el sueño.

Un estudio publicado en la Occupational Therapy in Mental Health, en Estados Unidos, reveló que dormir con una manta gruesa ayuda a mejorar la calidad del sueño. Básicamente, se consiguió corroborar que el hecho de sentir su peso guarda una estrecha relación con el sistema nervioso.

Una explicación razonable

La investigación, que fue ratificada por el medio especializado Australasian Psychiatry, llegó a la conclusión de que cuanto más pesada es la manta, más fácilmente llega el sueño. Esto ocurre porque el tacto fuerte tranquiliza el sistema nervioso, lo relaja. Muy al contrario, las sábanas suaves lo estimulan y, por ende, el individuo estará más alerta y le costará dormirse.

Este fenómeno se conoce como deep touch pressure (presión de toque profundo). Los científicos explican que cuanto más abrigada y envuelta en una manta gruesa esté la persona, más se calmará. El cuerpo asimila esto como un abrazo, con momentos de relajación, comodidad y quietud, por lo que resulta más fácil poder dormir.

mantas-grazalema

Las mantas ideales para dormir son las de lana, que abrigan pero la tela es muy suave. Como bien detallan los expertos de Mantas de Grazalema, la calidad de las mantas es muy importante, y este estudio ha expuesto que, de hecho, tienen una gran incidencia en el sueño y la salud.

Esta técnica puede ser aplicada por personas que sufren de insomnio leve, para que les ayude a mejorar su sueño y dormirse más rápido.

Lo mismo ocurre con los plaids. Estas mantas que se utilizan como complemento de decoración también deben ser acogedoras, para que la persona se relaje en el sofá viendo películas o en la cama leyendo un libro. Los plaids se han puesto muy de moda y también se pueden encontrar en lana. Son indispensables para los climas fríos.

Las mantas gruesas disminuyen la ansiedad

Las mantas gruesas, que ejercen una suave presión sobre el cuerpo, hacen que se libere la serotonina, la hormona de la felicidad, que en la oscuridad termina transformándose eventualmente en melatonina, que es responsable de activar el ciclo del sueño.

Pero las mantas no solo influyen en la forma de conciliar el sueño de una persona. El mismo estudio indicó que las mantas gruesas, preferiblemente las de lana, ayudan a disminuir los signos de angustia y ansiedad en las personas.

El PhD Temple Gradin explicó que la presión un tanto profunda que ejercen estas mantas sobre el cuerpo relaja de la misma forma que cuando se da o recibe una caricia.

La ansiedad disminuye porque, al estar envueltos en un material grueso y suave, se tiene la sensación de seguridad y cobijo. Esto tiene que ver con la forma en que los padres envuelven a los niños con mantas durante los primeros días de vida.

De hecho, los psiquiatras recomiendan a los pacientes que sufren estrés, ansiedad y hasta otras enfermedades, como TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y bipolaridad, acurrucarse en una manta. Y no solo para dormir, sino cuando se sientan en el sofá a ver televisión o para realizar cualquier otra actividad en casa. La explicación es muy sencilla: la mayoría de estos trastornos tienen que ver con los bajos niveles de serotonina.

Dormir bajo las mantas produce un sueño más agradable. Es por eso que las madres tienden a envolver a sus bebés en pequeñas mantas, para que estos se sientan cómodos y protegidos, y no se despierten durante la noche.

La técnica de la presión del toque profundo es ideal para pacientes con insomnio, pues la manta producirá en ellos el mismo efecto de relajación que el de un masaje, logrando que concilien el sueño de una forma rápida y sin estrés.

Los expertos recomiendan que el peso de la manta sea de acuerdo con el de la persona. Para los adultos, es aconsejable que la manta pese de 6 a 15 kilos. El cobertor en ningún momento puede causar sensación de pesadez, sino de abrigo y comodidad.

Esta investigación revela el poder que tienen las mantas para generar un sueño ligero y agradable en las personas. Conviene buscar el mejor material y el peso adecuado para dormir tranquilamente.

Sobre editor

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Ver también

Satoru Anzaki

Un japonés desahuciado organiza una “velada del adiós”

A Satoru Anzaki, japonés de 80 años y expresidente de la compañía Komatsu, compañía líder …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 11 =