Inicio / BLOGS / La entrevista de H. G. Wells con Stalin

La entrevista de H. G. Wells con Stalin

En 1934, el escritor británico H. G. Wells era presidente del PEN Club Internacional. Con ese motivo viajó a Moscú para reunirse con los escritores soviéticos, aprovechando la visita para entrevistarse nada menos que con Stalin. 

portada-358-El-Viejo-TopoEl viejo topo, en su número de noviembre y coincidiendo puntualmente con el mes y año del centenario de la Revolución rusa, ha rescatado esa larga interviú, cuya primera pregunta respecto a lo que su entrevistado está haciendo para cambiar el mundo, tal como Wells le había preguntado antes al presidente Roosvelt, obtiene una respuesta muy breve: No mucho.

Hay otras contestaciones que también puede interesar al lector: Apartar la vista de la división fundamental de la sociedad, o de la lucha fundamental entre las dos clases principales significa cerrar los ojos ante los hechos, explica Stalin. El fascismo es una fuerza reaccionaria -afirma- que, utilizando la violencia, intenta conservar el viejo mundo. ¿Qué quiere hacer con los fascistas? ¿Discutir con ellos? ¿Tratar de convencerlos? No hemos de esperar ningún cambio de sistema social que se caracterice -dice- por ser una imperceptible transición de un sistema a otro, por vía de reformas, a través de concesiones de la clase dominante. Por este motivo es imposible caracterizar una reforma como revolución.

Manuel Castañeda  reflexiona en el artículo que abre el número 358 de la revista sobre la necesidad de pensar la renta básica desde los movimientos que luchan contra el desempleo y la pobreza, desde la antesala de las oficinas de empleo y de los servicios sociales, desde las mil formas que adquiere la incertidumbre sistémica que denominamos con el nombre de precariedad.

Frente al cambio climático, la dictadura financiera y el paro tecnológico, la apelación constante a la salida keynesiana representa para el autor una fábula ridícula. Castañeda tiene en cuenta en su análisis la experiencia  de los Campamentos Dignidad de Extremadura y la Marea Básica.

Muy inquietante el artículo que Higinio Polo dedica en esta ocasión a Ucrania, ardor nacionalista, un país empantanado en la corrupción, herido por la guerra civil después del golpe prooccidental y sometido a los intereses imperiales sin gozar de ningún privilegio.

Encabezada, además, por una clase política envilecida, Ucrania se asoma a un precipicio de autodestrucción. La exaltación del nacionalismo, según Polo, es constante en la vida cotidiana y en todas las decisiones gubernamentales. Instructores militares del Pentágono adiestran a los soldados del batallón nazi Azov, mientras el saqueo del país por los oligarcas es constante. El gobierno ha prohibido las emisiones de la televisión rusa y los programas de radio en ese idioma.

La publicación reciente del tan interesante como necesario libro Estados Unidos en la Guerra Civil de España ha llevado a Salvador López Arnal a entrevistar a su autor, el profesor Andreu Espasa, quien analiza las razones por las cuales ese país negó su ayuda a la segunda República para combatir al fascismo, pese a que París, Londres y Washington estaban obligadas, por respeto al derecho internacional, a vender armas al gobierno español legalmente constituido.

”Cuando analizamos la dimensión internacional de la guerra española –dice Espasa-, no podemos olvidar que este conflicto fue decisivo y aleccionador para las élites políticas de Estados Unidos, un país que, justo en aquel momento, estaba en pleno proceso de tomar el relevo a Londres como primera potencia mundial”.

A destacar finalmente el artículo de Ana M. ValenciaPilar CarreraEduardo Luque ¿Inteligencia o capitalismo emocional? La Inteligencia emocional empieza a ser aplicada a cualquier cosa, como una peligrosa epidemia, definiendo qué emociones son deseables y cuáles son negativas, como si todos los habitantes del planeta fueran copias homogéneas que deben albergar el mismo sentimiento. A pensamiento único, emociones uniformadas, nada menos.

Sobre Félix Población

Periodista

Ver también

M. Saboya en la Semana de Francia en Miami

Francia y su impacto económico en Florida

Francia está en el corazón de los Estados Unidos, imposible olvidar al marqués de La …