Inicio / BLOGS / Los caballos de Dios: nadie nace mártir

Los caballos de Dios: nadie nace mártir

En “Los caballos de Dios”, película ganadora de la Espiga de Oro a la Mejor Película en la SEMINCI de Valladolid en 2012,  su director, Nabyl Ayouch (parisino de 46 años) se inspira en los atentados terroristas de 2003 en Casablanca para escribir una provocadora y valiente visión del terrorismo yihadista. 

Los-caballos-de-Dios-cartelEntre thriller y tragedia sentimental, esta historia de alienación y fundamentalismo realizada hace ya tres años resulta más actual que nunca tras los acontecimientos de los últimos meses en medio mundo, allá donde golpea con saña el integrismo islamista radical.

Una reflexión sobre el origen de la radicalización de muchos musulmanes que han pasado a integrar las filas del terrorismo, situada en los suburbios de la ciudad de Casablanca, en Marruecos, donde el 16 de mayo de 2003 se produjeron cinco atentados kamikazes simultáneos que causaron 41 muertes y cientos de heridos, en la que el cineasta intenta explicar como un grupo de chicos crecidos en el suburbio de Sidi Moumen –un mal lugar para nacer, donde realmente no existen oportunidades para salir y crearse un futuro diferente del de sus padres, “un suelo árido hecho de mugre y polvo, donde una población vive confinada en el ostracismo social, lejos de la realidad económica de un país que se va occidentalizando” aunque lentamente- llegaron a convertirse en “mártires”, autoinmolándose tras caer en las redes de una desafortunada y criminal manera de entender la religión.

Lejos de los oasis turísticos, en un lugar donde el maltrato, la violación, la depresión, el consumo de alcohol por la juventud y la venta de drogas al menudeo constituyen el grueso de la actividad local, Yachine tiene diez años y vive con su familia en un poblado de chabolas. La madre, Yemma, saca adelante a la familia sin preguntar la procedencia del dinero que le dan sus hijos. El padre atraviesa una depresión, que le mantiene ausente la mayor parte del tiempo. De sus tres hermanos, uno está en el ejército, otro es prácticamente autista y el más cercano a él, Hamid, de trece años, es el cabecilla de una banda y protege a Yachine. Cuando la policía detiene y encarcela a Hamid, Yachine efectúa pequeños trabajos y recupera objetos de los basureros, que luego vende a los chamarileros.

Hamid sale de la cárcel convertido en un islamista radical y convence a Yachine, y a sus amigos, para que se unan al grupo que dirige un imán integrista, quien les entrena física y mentalmente después de decidir que Alá les ha elegido como “caballos de dios”, destinados al martirio y a alcanzar el Paraíso, donde les esperan las 70 huríes prometidas en la leyenda.

Casi un documental por el realismo de algunas secuencias, “Los caballos de Dios” es la narración de un drama humano muy cercano, basado en hechos reales e inspirado en la novela “Las estrellas de Sidi Moumen”, del escritor marroquí Mahi Binebine, ganadora del Premio Novela Arabe en 2010.

Nabyl Ayouch, francés hijo de madre judía de origen tunecino y padre marroquí, empresario de comunicación y fundador de una empresa de microcréditos, y hermano del también realizador Hicham Ayouch, comenzó su carrera con spots publicitarios y en 1992 firmó su primer cortometraje, “Las piedras azules del desierto”. A “Mektoub”, primer largo realizado en 1997, siguieron “Ali Zaoua” y la comedia “Whatever Lola Wants”, todas con gran éxito en Marruecos.

Tras “Los caballos de Dios”, Nabyl Ayouch ha dirigido “Much Love”, presentada en la última Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes, prohibida en Marruecos después de que algunas secuencias, difundidas por Internet, hayan avivado contra Ayouch una campaña fundamentalista que ha llegado al paroxismo con algunos comentarios en los que se pide que sea ejecutado.

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Ricardo-Darin-Donostia-2017

65 Festival de San Sebastián: Cine Latinoamericano

Cine argentino en busca de la Concha de Oro El cine latinoamericano está presente este …