Inicio / OPINION / Columnas / Al hilo de... / Metamorfosis del Primero de Mayo

Metamorfosis del Primero de Mayo

La del Primero de Mayo que celebramos el pasado jueves es un buen ejemplo de cómo se puede transformar una fiesta a conveniencia de los gobernantes o de las circunstancias.

Metamorfosis del Primero de Mayo
Metamorfosis del Primero de Mayo

Inicialmente, esta fecha conmemora unos terribles acontecimientos ocurridos en el año 1890 en la ciudad de Chicago, allá por los Estados Unidos de América. Unos obreros se declaran en huelga debido a las condiciones espantosas de trabajo que tenían: jornadas de 16 horas, nada de descansos, salarios de miseria, trabajo de mujeres y niños en condiciones infrahumanas, etc. Y todo termina en un baño de sangre. En memoria de esos mártires se instaura la fecha del Primero de Mayo como Día del Trabajo.

Vacaciones en pareja en el Caribe
Vacaciones en pareja en el Caribe

Ahora estamos en estas fechas, en las que este día reivindicativo se ha convertido en periodo vacacional, todo un “puente” que decimos los españoles, que nos permite olvidarnos un poco de nuestro día a día y en el caso de los más afortunados hacer un poco de turismo.

"Demostración sindical" en la época de Franco
“Demostración sindical” en la época de Franco

En época de Franco, y ante la imposibilidad de acabar con la fiesta obrera la transforman en una fiesta religiosa. Ahí tenemos al sufrido San José como patrón de los trabajadores. Nadie se dio cuenta de que era un empresario. Tenía su propio taller de carpintería según cuenta la historia; nada que ver con los obreros de Chicago. Pero bueno, a Franco le vino bien. Convirtió el día en una fiesta de los trabajadores, en la que no se reivindicaba nada: se celebraba con exhibiciones de bailes regionales. Seguro que a los jóvenes no les suena, pero sería bueno recordar que en los estadios de futbol se celebraban grandes festejos a base de jotas, muñeiras y filigranas que hacían los trabajadores para regocijo del dictador.

Cuando conseguimos las libertades -bien es verdad que tuvimos que esperar a que muriera Franco en su cama-, volvimos a la reivindicación. Durante las épocas duras de la Transición, la fecha era motivo de manifestaciones brutalmente reprimidas por el gobierno de turno, donde los sindicatos y partidos de izquierdas intentaban hacerse notar.

Manifestación sindical en Madrid
Manifestación sindical en Madrid

Pero, en fin, eso también es historia. Ahora con casi seis millones de parados es una ironía celebrar la fiesta del Trabajo. Ahora se ha transformado en un espacio para reivindicar un derecho que nos está siendo arrebatado. No sólo no hay trabajo, sino que el que hay es en condiciones penosas. Hemos oído a algunos empresarios añorar los métodos de trabajo en China, pero ahí vamos… Jornadas interminables, o cortitas, salarios de miseria con los que según dicen las informaciones de algunas instituciones, es imposible salir de la pobreza. Se da la paradoja de que para entrar en la exclusión ya no es necesario estar parado. Ahora se puede teniendo trabajo.

Esta semana estamos de cánticos de gloria. Parece que todo va bien, incluso a nuestro presidente Rajoy se le escapó en un pasillo decir que está contento. Hombre, pues no es para tanto. Según la última EPA (Encuesta de Población Activa), han bajado los parados pero ha crecido la destrucción de puestos de trabajo. ¿Cómo se come esto? Muy fácil: a los que se han cansado de buscar trabajo se les unen los que han cruzado las fronteras en busca de futuro y ya nos salen los números.

Como vemos, estamos hablando de una fiesta versátil. Pasamos de reivindicar un hecho luctuoso a una fiesta religiosa con coros y danzas, que se llamaban en aquella época, a ser hoy días festivos de sol y playa o jornadas para reivindicar un derecho constitucional como es el trabajo. No está mal.

Sobre María Rosa Medel

Maestra y licenciada en Geografía a Historia. Trabajó en la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE (1974-1988). Gerente de empresa editorial (Revista FOTO, 1988-2009). Vicepresidenta de la Unión de Mujeres Evangélicas (UDME). Responsable Ecuménica del Grupo Federal Cristianos Socialistas (PSOE). Miembro del Consejo de Redacción de la revista 'Nosotras'. Columnista habitual del periódico comarcal semanal 'Canfali Marina Alta' y Periodistas en Español ('Al hilo de...').

Ver también

Madrid: diputados y diputadas en sus escaños del Congreso

Diputados: mejor primar el género que el relevo generacional

Siempre que se celebra una fecha de las que nos recuerdan las grandes desigualdades sociales, …

×
×