Inicio / BLOGS / Pobres solventes

Pobres solventes

La crisis económica en España está mostrando nuevos perfiles personales que rompen la estructura tradicional de la clase media al perder recursos por regulaciones de empleo, con una merma sustancial de ingresos que les obliga a refinanciar los compromisos familiares en la compra de bienes y servicios, con pérdida de la calidad de vida que venían manteniendo.

Un ejemplo es el de las personas que caen en la llamada pobreza energética, porque el subsidio por desempleo, la prejubilación o la renta que pasan a percibir por otros conceptos no cubre las obligaciones adquiridas, y hasta que no consiguen una refinanciación adecuada tienen que eliminar gasto corriente para no perder elementos básicos de subsistencia.

En este colectivo estarían personas que en plazos que no suelen ser superiores a tres meses pasan de tener una nómina de 56 000 euros anuales netos a una jubilación de 28 000 euros anuales netos, con la necesidad de suprimir 2000 euros mensuales de gasto corriente.

Hasta que consigan regularizar su situación estarían en un limbo que podemos llamar de “pobres solventes”, porque tendrán que prescindir de vacaciones, restaurantes, cines, abonos y a pesar de ello tendrán dificultades para llegar a fin de mes, aunque con unos ingresos de 2000 euros mensuales no se les puede considerar insolventes.

Hasta la llegada de la crisis económica este tipo de problemas familiares se resolvía mediante la refinanciación de deudas contraídas con entidades financieras, como hipotecas o créditos personales, pero la banca no responde adecuadamente y vemos cómo se disparan datos relacionados con el corte del suministro de la luz por el imago de recibos, o cómo las asociaciones civiles piden que no se cierren los colegios en vacaciones para garantizar al menos una comida caliente a los escolares.

En este escenario, para los “pobres solventes” están surgiendo múltiples iniciativas de financiación en paralelo a la banca tradicional, que facilitan desde créditos rápidos a refinaciación de deudas, evitando caer en manos de usureros que pueden llevar a familias a una ruina total, y que debido a la competencia que se ha establecido ofrecen tasas de interés aceptables y bajas comisiones, tanto por empresas como por préstamos entre particulares.

Una facilidad añadida es poder gestionar todo el proceso desde casa, a través de internet, con periodos de respuesta muy cortos, ya se trate de minicréditos que permiten solucionar un problema concreto de liquidez, de operaciones entre particulares a través de comunidades que unen prestatarios e inversores, de reunificación de deudas, o incluso para trabajadores autónomos mediante descuento de pagarés para adelantar el dinero de la facturación.

Sobre editor

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Ver también

Fachada del Teatro Cervantes en Tánger

Teatro Cervantes de Tánger: sin acuerdo para su cesión a Marruecos

El Teatro Cervantes de Tánger, propiedad del Gobierno español desde 1928, no ha sido aún …

×
×