Inicio / OPINION / Correos al editor / El respeto, en el fútbol y en la vida

El respeto, en el fútbol y en la vida

¡Un poco de respeto para este hombre!

Ángel Andrés Jiménez Bonillo

Esas palabras las pronunció un chaval cadete (en torno a quince años) a finales del siglo pasado. Acababa de terminar su partido de fútbol, del que yo era el árbitro, y su equipo había perdido por tres a dos.

balón de fútbol
balón de fútbol

Camino ya de los vestuarios, una persona, muy cerca de mí, me gritó uno de los muchos insultos que escuché aquella tarde, y el chico, con una fuerza y una sinceridad que le salían del alma, respondió con las citadas palabras. Era el mundo al revés: el menor educando al adulto.

Algunos años después empecé a parar los partidos en los que se emitían insultos. Aunque ya no sea árbitro en activo, sigo trabajando para que el fútbol no viva ajeno a los valores que deben reinar en nuestras vidas y con los que debemos educar a los jóvenes, entre ellos el respeto y la honestidad. Y no creo que sea correcto decir que una persona puede insultar en un campo de fútbol pero ser en su vida muy educada, o ser muy honesta en su vida pero dedicarse a engañar al árbitro cuando juega.

Los ámbitos de nuestras vidas no son departamentos inconexos, sino que lo que aprendemos y vivimos en cada ámbito, en cada actividad, nos va formando en nuestro camino de crecimiento. Lo que aprendemos en un terreno lo llevaremos en nuestro interior estemos donde estemos y hagamos lo que hagamos.

Por eso en cualquier campo hemos de trabajar para que los grandes valores que dan sentido a la vida sean los que nos guíen, los que presidan nuestras relaciones. El fútbol no puede vivir ajeno a esto, sino que debemos aprovechar su gran repercusión para dar mucha luz; esa luz que el mundo necesita, que todos necesitamos.

Sobre editor

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Ver también

Jerry Lewis

Jerry Lewis, el profesor chiflado, ha muerto

Me pagan por hacer reír, así fue su vida, solo hacer reír…