Inicio / BLOGS / Stefanie Costa y Paulo Castro, ganadores del Glassberries Design Awards 2015

Stefanie Costa y Paulo Castro, ganadores del Glassberries Design Awards 2015

Los portugueses Stefanie Costa y Paulo Castro se han proclamado ganadores del Glassberries Design Awards 2015, un galardón que premia el diseño en vidrio y que este año introduce también el corcho en sus diseños.

En una ceremonia que tuvo lugar por primera vez en Madrid, las empresas BA Glass, líder europeo del sector de los envases de vidrio, y Corticeira Amorim, líder mundial del sector del corcho, han entregado los galardones de la IV edición de los Premios Internacionales de Diseño Glassberries Design Awards. Un reconocimiento que busca premiar la innovación de los jóvenes diseñadores en el sector de los envases de vidrio y corcho, ya que ambas empresas se esfuerzan en fomentar valores de sostenibilidad.

La entrega de premios tuvo lugar el 8 de junio en el espacio Medialab-Prado en una gala abierta al público que estuvo presidida por Tiago Moreira da Silva, director de Marketing de BA.

El premio honorífico más importante de esta edición ha sido para estudiantes de la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona, ELISAVA, quienes han incorporado el corcho a los diseños de vidrio.

La edición de este año ha sido la más internacional, ya que ha contado con la participación de más de 140 jóvenes de Portugal, España y Polonia, que fueron invitados por BA Vidro para crear una nueva gama de envases para la industria alimentaria, en concreto, para el sector del aperitivo.

El concurso ha contado con la participación de tres universidades españolas: EINA – Centre Universitari de Disseny i Art (Barcelona), ELISAVA (Barcelona), IED Madrid, junto con otras reconocidas universidades en Portugal y Polonia.

Los ganadores:

premio-envase-convertible

Stefanie Costa y Paulo Castro son dos estudiantes de la Universidad de Aveiro (Portugal) quienes, con su original propuesta para crear un envase gourmet de pepinillos reconvertible en bol, se han llevado el premio más importante, el Golden Glassberry.

 

Premio-pepinillos

El segundo y el tercer premios han sido para la Escuela Superior portuguesa de Artes y Diseño (ESAD, ya que la estudiante Maria Teresa Soares se ha llevado el segundo galardón, Silver Glassberry, gracias a un envase sencillo y elegante para presentar este aperitivo; y otra estudiante, Cláudia Baltarejo, se ha hecho con el tercer premio, el Bronze Glassberry, tras haber presentado una propuesta de packaging estilizada y con líneas sugerentes.

En cuanto a los estudiantes premiados de la Escuela Superior de Diseño e Ingeniería de Barcelona ELISAVA, BA Vidrio ha querido entregar un total de seis galardones honoríficos, de los cuales el más destacado ha sido para Jameny Rivera, Roni Zaslavsky e Isaac Soler Ramos, por un diseño equilibrado en el que corcho y vidrio están igualmente presentes.

Todos los premios han sido otorgados por un jurado internacional formado por responsables de BA y Corticeira Amorim, así como por António Lacerda, presidente de la Asociación Nacional de Diseñadores de Portugal y Gonzalo Ybarra, director de Marketing de Ybarra, además de por los propios consumidores.

BA fue creada en 1912 y se dedica a la producción de envases de vidrio para la industria alimentaria y de bebidas. La empresa tiene implantado un modelo de negocio inspirado en los valores del grupo que se asienta en la innovación permanente y en el emprendimiento interno que promuevan la sostentabilidad del negocio y permitan contribuir a la creación de riqueza local.

Corticeira Amorim inició su actividad en el siglo XIX y se convirtió en la mayor empresa transformadora de productos de corcho del mundo, generando un volumen de negocio superior a los 500 millones de euros en 103 países en un esfuerzo concertado por la conservación y preservación de millones de árboles de corcho en la cuenca mediterránea, que desempeñan un papel clave en la retención de CO2, la biodiversidad y la lucha contra la desertificación.

Sobre Nunci de León

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Ver también

una-historia-de-locos

“Una historia de locos”, el genocidio armenio contado por un cineasta

El 30 de diciembre de 1980, cuando el periodista José Antonio Gurriarán, de 41 años, caminaba por la Gran …

×
×