Inicio / OPINION / Columnas / Una transición de risa: las elecciones se decidían en el ruedo

Una transición de risa: las elecciones se decidían en el ruedo

En aquel tiempo las elecciones generales resultaban ser un tanto diferentes, como diferentes eran los coches, las pensiones y la televisión, que solo había una y era en blanco y negro. Era este por entonces un país amante de los toros y de tomar unos chatos de vino en la taberna de la esquina, por lo que los cabeza de lista no tenían ningún inconveniente en vestirse de luces cual toreros consumados y lanzarse al ruedo a dirimir sus cuitas políticas, aunque alguno se llevara un revolcón al ser cogido por la taleguilla o cualquier otra corpórea parte. Pero todo era bien aceptado por servir a la causa, aunque alguno quedase inservible para los restos.

Conrad: la política en los ruedos
Conrad: la política en los ruedos

En esta estampa taurina de la época ofrecemos un viejo cartel que tuvo lugar allá por los últimos años setenta en la plaza de toros de Las Ventas, de Madrid, en una de las elecciones más importantes, y de ahí la prestancia de los diestros, que dieron lo mejor de sí en una tarde de fiesta y tronío.

De izquierda a derecha vemos a Miguel Roca, “Espumita del Penedés”, quien se inventó el llamado salto de la “operación roca”, que era como el salto de la rana, pero con más “seny”. Julio Anguita, “Califa de Córdoba”, quien por entonces usaba un capote bordado con la hoz y el martillo; estuvo ducho el diestro con la izquierda, si bien le mandaron el morlaco a corrales por falta de trapío. Adolfo Suárez, “Huevón de Santa Teresa”, maestro en la templanza, dando una tanda de buenos muletazos con la derecha, arrimándose a los centros en ocasiones y cosechando excelente resultado. Felipe González, “Morritos del Guadalquivir”, meritorio con la mano izquierda, se adornó con alguna que otra chicuelina que el público supo apreciar, pero reservándose para otras tardes, consciente de que la plaza de Madrid no era la de su Sevilla natal.

Finalmente el otro diestro en liza fue José María Aznar, “Alegría del Pisuerga”, quien cosechó buenos aplausos en los tendidos de sombra, normalmente los más caros, acabando una buena tanda de verónicas mirando hacia la calle Génova, que acabaría siendo su futura pensión.

Sobre Conrado Granado

@conradogranado. Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. He trabajado en la Secretaría de Comunicación e Imagen de UGT-Confederal. He colaborado en diversos medios, como El País Semanal, Tiempo, Unión, Interviu, Sal y Pimienta, Madriz, Hoy, Diario 16 y otros. Tengo escritos tres libros: Memorias de un internado, Todo sobre el tabaco: de Cristóbal Colón a Terenci Moix y Lenguaje y comunicación. Soy actor. Pertenezco a la Unión de Actores y Actrices de Madrid. Trabajos en series de televisión, películas y publicidad.

Ver también

Ramos Allup

Datos de por qué el PSUV volvió a ganar en Venezuela

Juan Manuel Karg [1] Las elecciones a gobernadores en Venezuela fueron un verdadero cimbronazo para …