Becas Cardamomo para formarse en el flamenco

Fecha límite: 14:10:2019.

Cardamomo Tablao Flamenco cumple veinticinco años (1994-2019) y, para celebrarlo, el equipo que dirige Ivana Portales ha impulsado la creación de las Becas Cardamomo, una iniciativa que tiene como objetivo ayudar a la formación de futuros artistas.

becas Cardamomo

En la presentación de las becas en Madrid participaron Antonio Canales, padrino indiscutible del proyecto, acompañado de Ivana Portales, Laura Abadía, cantaora; y Kelian Jiménez, bailaor.

Antonio Canales puso todo su empeño en mostrar que ya el flamenco no es “esa cosa oscura que se refugia en las cuevas nocturnas a donde van los señoritos ociosos”, y añadió: “nosotros salimos a bailar limpios de cuerpo, con nuestros trajes limpios y nuestras mentes serenas. Así somos nosotros”.

En efecto, los artistas flamencos de hoy en día ya ni fuman ni beben dentro del teatro, aunque los clientes sí beban y cenen delante de ellos, lo que según él, hace más difícil la seducción mutua y ahí está el mérito y el sacrificio del flamenco puro: “hasta hace poco, lo raro era que un camerino no oliera a tabaco; ahora lo raro es que huela”.

Ivana Portales, por su parte, dejó muy claro que estas becas no aspiran a crear trabajo infantil, ni mucho menos a alejar a los niños de la escuela; muy por el contrario, su propósito es favorecer la salida de nuevos talentos para evitar precisamente el absentismo escolar: “existen casos conocidos en que un artista se frustró por no disponer de un par de botas adecuadas, que en el flamenco son muy caras, y hay talentos que necesitan no sólo magisterio sino también ayuda para lograrse”.

Becas Cardamomo

Las Becas Cardamomo están destinadas a niños y niñas con edades comprendidas entre dos y dieciséis años que estén desarrollando alguna capacidad artística (baile, cante o toque), y quieran formarse en el flamenco para dedicarse a ello profesionalmente.

Artistas que llevan colaborando con Cardamomo durante estos veinticinco años, como Tomatito, Estrella Morente, Diego El Cigala, Jorge Pardo o Antonio Carmona entre otros, colaborarán con el proyecto, apadrinando a todos los niños y niñas que aspiren a las las Becas Cardamomo.

Habrá una selección previa de niños y niñas a los que se les obsequiará con un premio para favorecer su formación en el arte flamenco. Un jurado compuesto por grandes personalidades del Flamenco puntuará a los aspirantes. Finalmente, los niños y niñas que obtengan mayor puntuación recibirán, además, una beca basada en masterclass profesionales para ayudar a impulsar su formación, en las que las que puedan desarrollar el talento y la capacidad artística sin limitaciones.

El 16 de Noviembre (Día Mundial del Flamenco) Cardamomo tablao flamenco se convertirá en un espacio cedido a los niños y niñas que disfruten y sientan el flamenco en su naturaleza más pura, convirtiéndose ellos en los protagonistas del espectáculo. Se celebrará un evento especial donde se llevará a cabo la entrega de las Becas Cardamomo.

Patricia Espín, responsable de comunicación de Cardamomo ha dicho que en comparación con otras disciplinas artísticas, el Flamenco sufre cierta discriminación a la hora de repartir oportunidades entre los más pequeños. Por ello, consideramos imprescindible empezar la formación en Flamenco desde edades tempranas”.

Requisitos para las becas

Podrán aspirar a estas becas todos los niños y niñas de edades comprendidas entre 2 y 16 años que desarrollen alguna capacidad artística relacionada con el Flamenco: baile, cante, guitarra o percusión.

Los aspirantes deberán enviar un vídeo ilustrativo de su talento al correo electrónico [email protected], con total libertad de exposición y duración antes del 14 de octubre de 2019.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.