Inicio / BLOGS / Netflix terminará The Other Side Of The Wind, de Orson Welles

Netflix terminará The Other Side Of The Wind, de Orson Welles

La plataforma de vídeos Netflix ha comprado los derechos de la última película de Orson Welles, «The Side of The Wind», para montarla y terminarla supervisada por uno de los productores del filme, rodado intermitentemente entre 1970 y 1975, y jamás acabada debido, entre otras cosas, a las diferencias entre el realizador estadounidense y el principal financiero del proyecto, el iraní Mehdi Bushehri, cuñado del sha Reza Palevi.

Según la información que publica Culturebox, el suplemento cultural diario del canal France 24, la carrera de Orson Welles –Oscar al Mejor Guión de 1941 por «Ciudadano Kane»- “estuvo jalonada de películas inacabadas, entre ellas «Don Quijote», «The Deep» o «El Mercader de Venecia», rodadas, incluso montadas pero nunca estrenadas”.

En «The Other Side of the Wuind», Welles eligió a su amigo y también realizador John Huston («El halcón maltés», «El tesoro de Sierra Madre») para encarnar a un realizador que no consigue trabajar después de haber conocido días de gloria.

El californiano Frank Marshall, quien fue uno de los productores del proyecto, ha sido encargado por Netflix de terminar la película. Se va a restaurar la banda sonora y se va a terminar el guión, escrito por Orson Welles en colaboración con la croata Oja Kodar, última compañera sentimental de Welles. En 2015, una recogida de dinero consiguió 406 000 dólares para terminar la película, pero Oja Kodar se negó a separarse de los negativos.

John Huston, Orson Welles y Peter Bogdanovich
John Huston, Orson Welles y Peter Bogdanovich

En la terminación de «The Other Side of the Wind» va a colaborar igualmente el realizador, productor y autor polaco Filip Jan Rymsa, quien ha jugado un papel importante en los esfuerzos por salvar la película del olvido, así como el actor estadounidense Peter Bogdanovich, en la época distribuidor y ahora consultor del proyecto.

Para completar historia de la última película de Orson Welles (hasta ahora inédita), estos párrafos escritos hace algún tiempo por uno de los mejores columnistas actuales en castellano, el argentino Juan Forn:

«En 1969, en plena revolución del Nuevo Cine en Hollywood (Busco mi destino, de Dennis Hopper; La pandilla salvaje, de Sam Peckinpah; Bonnie & Clyde de Arthur Penn), el joven Peter Bogdanovich va a México a entrevistar a Orson Welles, que está actuando en una película de cuarta. Su plan es hacer un libro sobre el legendario director que lleva doce años gitaneando porque Hollywood no le pone dinero para dirigir. Durante la charla, Bogdanovich le cuenta que no sólo los jóvenes directores sino también leyendas como John Ford y Howard Hawks empiezan a tener el mismo problema. Orson golpea la mesa, dice que está planeando una película sobre el tema. Bogdanovich le pregunta si ya tiene guión. Orson procede a mostrarle cinco páginas arrugadas y manchadas de café: Tengo hasta el título: Las bestias sagradas.

Bogdanovich piensa que es una más de sus bravatas, pero igual queda encandilado, porque la idea de Orson es filmar, como si fuera un documental, el último día de vida (que a la vez es el día del cumpleaños) de un director de cine legendario del viejo Hollywood. El tipo está filmando una película que va a ser su testamento, se ha quedado sin plata y sin actor principal en medio del rodaje, pero decide dar igual una fiesta enorme, a la que invita no sólo a todos sus amigos sino a sus enemigos también. Durante la fiesta muestra fragmentos de lo que tiene filmado para tentar a algún productor. En la fiesta hay periodistas entrevistando famosos, estudiantes de cine cámara en mano haciendo verité, agentes encubiertos del FBI, ríos de champagne, un apagón que obliga a la comitiva a trasladarse a un autocine al amanecer, un auto deportivo hecho trizas y una inconfundible voz en off diciendo: Este es el auto de Jake Hannaford, muerto el día en que cumplió setenta años. Lo que van a ver es la reconstrucción de sus últimas horas, realizada con todo el material que se filmó esa noche.

Un año después, Bogdanovich lee en Variety que Orson está en la ciudad para filmar tres comerciales de café y aparecer haciendo el bufón en el show televisivo de Dean Martin. Horas más tarde suena su teléfono. Es Orson: “¡Estamos filmando, te necesito! Estaba haciendo la película de canuto. Con el dinero de esas apariciones televisivas y un equipo técnico de seis voluntarios, todos jóvenes, todos fans, había logrado colarse en un estudio abandonado de la MGM (oficialmente se lo prestaban a unos estudiantes de la UCLA, Orson entraba escondido bajo una manta en el asiento trasero del coche todas las mañanas) y la idea era filmar hasta que se acabara el dinero, luego conseguir más y seguir filmando. El rodaje debía durar ocho semanas, pero se prolongó durante cuatro años, a salto de mata. Como la película era un collage de distintas texturas fílmicas, Orson no veía problema en interrumpir y reanudar, y como la fiesta debía ser un aquelarre, tampoco le importaba cambiar todo el tiempo de locación, usando diferentes mansiones prestadas. En cierto momento le habilitaron una espléndida casa con pileta en Arizona, enteramente rodeada de rocas gigantes, como un paisaje de otro mundo: en los papeles era para que se recluyera a escribir sus memorias, pero él llegó con su troupe y con John Huston (a quien había conseguido para el papel principal) y ocho meses después devolvió la casa en ruinas, además de usar todo el anticipo por aquel libro inexistente para seguir filmando.

Según Bogdanovich, la actuación de Huston, combustionada por el alcohol y la improvisación sin red, es superior a la que ofreció en Chinatown (a tal punto que, cuando Orson murió, Huston intentó comprar la película y terminar de editarla él mismo)».

 

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

Logo del programa ‘2018 World Monuments Watch’

Teatro Cervantes de Tánger: nominado al World Monuments Watch

El teatro Cervantes de Tánger fue nominado para su inclusión en el programa ‘2018 World …

×
×