Ante la ola de calor, ¿bebidas calientes o frías?

Hace calor, perdemos líquido y estamos expuestos al sol a una media de 30 grados. Una mala hidratación hará que sintamos síntomas tales como náuseas, dolor de cabeza, somnolencia y sed intensa. Si estas exposiciones al sol conllevan una mala hidratación constante, podremos padecer deshidratación derivada de insolaciones, o golpes de calor.

Si lo que tenemos que hacer es beber, ¿cuáles son los líquidos que mejor alivian el calor? Como hemos perdido líquido en forma de sudor, podemos evitarlo restableciendo el equilibrio hídrico y, por tanto, el buen funcionamiento del organismo. Es muy simple, bebemos agua.  El agua transporta nutrientes y oxígeno al organismo, regula la temperatura del cuerpo o elimina residuos. Es importante para la digestión, para la absorción y para el metabolismo, y es una manera eficaz de estar hidratados. Podemos tomar sopas, frutas, verduras, zumos de frutas, te sin teína y limón, con agua o granizado. También son aconsejables los batidos con frutas y las infusiones.

El agua con gas nos producirá hinchazón, y las bebidas azucaradas no son aconsejables; todas las de limón, naranja o cola, contienen un elevado número de azúcares que harán que tengamos más sed. El alcohol, en todas sus variantes, tampoco es aconsejable, porque nos hace perder agua corporal y tiene un efecto deshidratante.

Las bebidas frías nos provocarán una sensación refrescante en la boca, pero nada más, ya que nuestro cuerpo está a 37 ºC. Si ingerimos una gran cantidad de líquido muy frío, el organismo tendrá que hacer frente a esa bajada brusca de la temperatura e implicará un elevado gasto de las reservas energéticas, que da como resultado el acaloramiento rápido. Es la misma sensación que tenemos cuando nos damos una ducha de agua fría. El choque térmico del agua sobre el cuerpo produce una sensación de frescor muy agradable, pero sentimos calor casi de inmediato.

Las bebidas calientes, por otro lado, suelen provocar rechazo, porque no apetece dada la temperatura ambiental. Si se ingiere una bebida caliente, empezaremos a sudar y, por tanto, refrescaremos el organismo. Lo más aconsejable es que tomemos bebidas a temperatura ambiente para evitar las alteraciones en el organismo y los sobresfuerzos innecesarios. Una bebida fresca nos hará bien y podremos tomarla constantemente para hidratarnos.

El agua es la mejor opción en cualquier caso.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.