Chanel: la moda pasa, el estilo sigue

Coco Chanel marcó el comienzo de la moda moderna. Con ella se iniciaba una era de libertad de movimientos para una mujer nueva.

Las claves del estilo Chanel. Infografía de Rodrigo L. Alonso

Esta mujer autodidacta, que pasó su infancia y adolescencia entre orfanatos e internados, se convirtió con el inicio de la década de los años veinte del pasado siglo, en el principal referente de la moda en un sentido moderno. Fue capaz de crear y consolidar un estilo dirigido a la nueva mujer. «La elegancia en la ropa, afirmaba, significa libertad de movimientos».

Mezclar la vida y la moda

El significado de la revolución que protagonizó en la moda Coco Chanel  se resume en que por primera vez se produce una auténtica fusión entre la vida y la moda. Se adelanta así, como sostiene Giles Lipovetsky, a una era de ligereza modernista que “destierra los bordados, la pasamanería, los volantes y otras florituras: se consolida el reinado de la ligereza sin adornos, depurada, minimalista”. Ese estilo recto y sencillo lanzado por Chanel en los años veinte, continuaría a partir de los  años cincuenta con Balenciaga, Yves Saint Laurent o Courrèges.

Chanel marcó en la moda, y en la estética, un nuevo canon estilístico que se puede resumir en cinco puntos, basados en combinar aspectos hasta entonces impensables:

  • Mezcla entre alta cultura y cultura popular
  • Mezcla de trajes masculinos y vestidos femeninos
  • Mezcla de ropa de trabajo y de ocio
  • Mezcla de lo rural y de lo urbano
  • Mezcla de la ropa deportiva y la de noche

Eran diseños de líneas simples, formas cómodas, liberadas de corsés, puesto que, según sus propias palabras, “no hay más belleza que la libertad corporal”. De manera similar a la de otros artistas de vanguardia de la época, como Le Corbusier, Mondrian o Mies Van Der Rohe, que habían encumbrado la belleza de las formas simples y prácticas.

En cuanto al color, y a esa contención y sobriedad características, para Chanel, tanto el negro, como el blanco eran colores, que iban con todo. Poseían una belleza absoluta y su armonía era perfecta.

“La moda es la manifestación social más emblemática del espíritu y la estética frívolos” afirma Lipovetsky en su ensayo “De la ligereza”. Chanel inició la ruptura con ese concepto de moda vigente hasta aquel entonces.

Iconos Chanel

El perfume Chanel nº5, creado y comercializado en 1921, es un icono universal todavía vigente. La intuición de su promotora consiguió lanzar algo nuevo y atractivo en tres aspectos clave para su éxito: el color, el envase y el propio nombre del producto (en este caso un número, nº5).

Otro hito en la carrera de Chanel como diseñadora fue su Little Black Dress, pequeño vestido negro, corto y recto, presentado en 1926. Se trataba de un vestido que, emulando a Ford cuando anunciaba en Estados Unidos la popularización de sus automóviles, ella decía que era el vestido que todas las mujeres llevarían en el futuro.

Al fin y al cabo, como en la recién estrenada era del automóvil, se buscaba una nueva figura para una mujer activa que baila, trabaja, conduce un coche. Una moda pues para “una mujer activa que necesita sentirse a gusto con su ropa”

Incipiente cultura de la imagen

Chanel fue capaz de observar y aprovechar las grandes posibilidades mediáticas que se presentaban en esa incipiente cultura de la imagen y de los signos, aún por descubrir y por explotar. Dicho de otra forma: supo “vender” sus obras/productos y su imagen personal con constancia y habilidad. Su presencia en el “candelero” fue constante durante esa década de los años locos: periódicos, revistas, espectáculos teatrales y musicales, estrenos cinematográficos… También se preocupaba por colaborar con el nuevo mundo del cine, con el teatro o con el ballet, además de cultivar la amistad con los artistas de vanguardia de la época.

«La moda no existe solamente en la ropa, la moda está en el aire, la trae el viento». Era uno de los muchos aforismos que Coco Chanel dejó escritos. Se adelantaba así al uso creativo de los eslóganes publicitarios.

Ella y sus diseños estaban impregnados de ese nuevo mundo que se iniciaba en el París de los cafés de Montparnasse, y que frecuentaba en compañía de escritores como Jean Cocteau o Maurice Sachs. Un mundo en el que la comunicación y el marketing iban a jugar un papel decisivo, y no solamente en el campo de la moda.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, infografista, visualizador de información. Autor de los libros Imagen de marca, Diseño y edición de la A a la Z y Diseño de revistas y periódicos en la era digital. Publica el blog GRAFICAMENTE, centrado en Infografía, ilustración y fotografía.

3 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.