Cómo cambiar de una hipoteca variable a una fija

Tener una hipoteca variable no siempre es una buena idea y esto se debe a que, si la cotización se eleva, las cuotas serán mucho más costosas. Sin duda, estos efectos se verán reflejados en tu bolsillo, por lo que debes tener mucho cuidado al momento de seleccionar un tipo de hipoteca.

Por estas razones, son cada vez más los clientes que deciden contratar una hipoteca fija a buen precio y dejar de lado la hipoteca variable, recordando que este pudiera no ser el mejor momento para contar con ella.

Si quieres saber más al respecto, debes saber que este es el sitio indicado, ya que aquí te explicamos todo lo que debes tener en consideración al momento de pasar de una hipoteca variable a una hipoteca fija para que puedas obtener mayores beneficios.

La subida del euríbor

Para el mes de octubre del presente año, se ha evidenciado que el euríbor ha aumentado a un 2.639 por ciento, que ha sido el nivel más alto que se ha registrado en los últimos trece años. Lo que quiere decir que el aumento de las cuotas de las hipotecas variables es inminente.

Por fortuna, existe una manera de sobrellevar esta situación y es cambiando a una hipoteca fija, ya que estas cuotas no se ven alteradas por esta inminente subida. Como podrás notar, este es el tipo de decisiones que no pueden posponerse y que deben ejecutarse de inmediato, por lo que te recomendamos que te animes a pasar de una hipoteca variable a una fija lo antes posible.

Cambiar de una hipoteca variable a una fija: ¿Es buena idea?

En este caso, lo primero que deberás preguntarte es, si en efecto, esta es una decisión que será positiva para ti y la manera de comprobarlo es evaluando si las cuotas de la hipoteca variable están aumentando consecuentemente o si existe la posibilidad de que aumente en un periodo de tiempo cercano.

Es importante tener en cuenta que con una hipoteca fija, tendrás la opción de acceder a cuotas más económicas y estáticas, con intereses mucho más bajos y, por ende, con mejores beneficios, sin mencionar el hecho de que te sentirás mucho más tranquilo al olvidarte de la incertidumbre de las variaciones existentes con las cuotas de la hipoteca variable.

En este sentido, es fundamental que tengas en mente lo siguiente:

●     Con la hipoteca fija, podrás estar a salvo de las subidas de los intereses y pagarás siempre una cuota constante que no sufre fluctuaciones a causa del euríbor.

●     Con este tipo de hipoteca, pagarás menos incluso si el euríbor sube, lo que quiere decir que, bajo cualquier circunstancia pagas mucho menos que si se tratara de una hipoteca variable.

La ventaja fundamental del interés fijo, es que permite que el cliente pueda estar tranquilo sin necesidad de estar constantemente pensando en cómo la subida del euríbor puede afectar sus cuotas, siendo este el principal motivo por el cual se recomienda hacer el cambio para evitar efectos negativos a futuro que puedan poner en riesgo tus finanzas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.