Eduardo Luque se pregunta si las ONG son manos ejecutoras del filantrocapitalismo

Un largo e interesante artículo de Eduardo Luque abre como tema de portada el número de octubre de la revista El Viejo Topo: Las ONG ¿manos ejecutoras del filantrocapitalismo?

El Viejo Topo 381 portadaQue en América Latina haya cerca de un millón y sea, paradójicamente, uno de los continentes con mayor desigualdad social, da pie a pensar que el “humanitarismo neoliberal”, también reconocible como filantrocapitalismo es un enorme negocio: genera alrededor de 150 mil millones de dólares anuales.

Christine Arnaud analiza en las páginas siguientes el movimiento Chalecos amarillos, dirigido de manera muy concreta contra el poder y muy particularmente contra Macron. Una entrevista con Marciano Sánchez Bayle examina el panorama actual de la sanidad pública, hostigada por privatizaciones y externalizaciones, consecuencia de oscuros intereses económicos.

Un artículo de mi autoría se ocupa de La muerte del poeta García Lorca en la prensa republicana.

En el número 381 de El Topo se entrevista también a dos reputados profesores de cine, Gómez Tarín y Agustín Rubio Alcover, quienes nos dan la lista de las mejores películas de los últimos años. Muy recomendable es asimismo el artículo de Higinio Polo sobre Walter Benjamin, a propósito de dos de sus libros: Infancia en Berlín hacia 1900 y Diario de Moscú.

Miguel Ángel Domenech nos habla de Kant para comunistas, y David Linden hace una selección de respuestas entre cuarenta eminentes neurocientíficos acerca de esta cuestión: De los diferentes aspectos de la función cerebral, ¿cuál es la idea que más te gustaría explicar. Miguel A. L. Nicoletis elige esta: El cerebro humano, el verdadero creador de todo, no puede simularse con una máquina de Turing. Y Michael D. Mauk afirma, por su parte, que no hay ningún principio que nos impida construir finalmente máquinas que piensen.

Es de destacar igualmente el artículo de Mikel Aguirre sobre El cambio climático en el Cuerno de África: allí sus efectos ya se dejan notar con la paulatina extinción a causa de la sequía de la vida agropastoril, 5000 años después.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.