El em-pal-ma-do y la im-putada llegado el caso

 

Madre mía, ¿quién nos ha visto, y quién nos ve? Recuerdo al principio de los noventa cuando no se podía decir nada de nada acerca de la familia real española. La sobriedad vino con Doña Sofía que ha dejado el listón tan alto que no sé quién la podrá superar. ¡Vaya sufrimiento ver a una hija casada con un chorizo! Luego vinieron las andanzas de un monarca que habló más de lo que debía y al que se le atribuyeron asuntos de faldas de mal gusto; porque estas cosas siempre se hacen con el peor de los sentidos y finalmente vinieron comentarios de sus respectivos hijos.

La cosa empezó con el del patinete…Marichalar llegó a formar parte de los chascarrillos de las personas que debatían hora tras hora si el traje era verde o era azul turquesa, si iba a un desfile o salía del gimnasio y ese fue el principio de los noticiones de los yernos de España. Ese fue, hasta simpático si nos ponemos a comparar paños. Luego vinieron los ceses temporales de convivencia que a la sazón era una separación en toda regla, y los compañeros vertieron ríos de tinta acerca de los porqués, del hombre que se quedó ladeado por un ictus y de las razones que hacían que una infanta de España se separara; como si eso fuera una cosa extraña en este siglo.

Luego vino el hermano, príncipe de Asturias, al que se le han atribuido más novias que a Casanova y decidió casarse en contra de todo pronóstico con una persona de la que se enamoró. ¿Tampoco eso es lícito? El caso es hablar por no callar, meter la nariz en donde no nos llama nadie y sospechar para llegado el caso, vender libros, mantener una audiencia y sostener una mentira tras otra. Creo que a nadie le incumbe si Doña Letizia lleva zapatos peep toes  o si ha ido al cine con unas amigas. Ese no es asunto de nadie. Ahora bien, cuando hablamos de dinero de otros, siendo infanta de España, no hay precedente posible ni comparación que pueda atribuírsele a alguna otra familia real europea. Esto allí arriba no sucede porque les sacan del parchís antes de los dimes y diretes.

Urdanga e Infanta (El mundo)

Me parece  impresentable que un señor que juega con la pelota como toda profesión, le falte el respeto al título que le dió el Rey. No puedo comprender cómo se puede robar estando en una posición privilegiada y no entiendo cómo su esposa, desconocía parte de lo que se estaba cociendo en esa olla. Eso si que me parece triste, me parece de poca monta que hoy tengamos que hablar de la imputación real de una persona que habla en nombre de España cuando la representa. Esos niños, ya marcados de por vida, saben que su padre no ha sido trigo limpio y me sigo preguntando, ¿para qué? ¿por qué?

La codicia humana no tiene límites, la avaricia, tampoco, pero hay algo que desconocemos que nos hace ser pequeños cuando de cosas grandes se tratan. ¿Qué razón hay para que hablemos de corrupción como si tal cosa? ¿es una forma de vida que se ha adoptado en España? ¿un modus vivendi que forma parte de nuestro ADN?. Esto no es una broma. La avaricia rompe el saco pero en este caso ha roto y resquebrajado el gran trabajo que sus padres han hecho después de la muerte de Franco.

Nadie nos podría haber dicho que hace menos de diez años todo eran sonrisas y pocas lágrimas. Ahora solamente tenemos lágrimas que hace que sostengamos como podemos un país lleno de miserias, de gente que pasa hambre y lo vuelvo a repetir cada vez que puedo, mientras muchos mangantes de momento, están imputados, viven de lujo y parece no preocuparles su devenir. No sé si le quedarán ganas al tal Iñaki de poner, empal-ma-do más al firmar sus correos, porque sigue siendo duque, nadie sabe por qué, pero  aparte del gesto soez que dice poco en su favor, no creo que esté para empalmes. Es tal la grosería que me cuesta escribirla.

Don Felipe tiene una buena tarea; limpiar la imagen que ha dejado el de la pelota que tan bien las usaba. ¡Vaya tela marinera! Y ahora resulta que la infanta algo sabía, oiga, algo sabía… Esto no tiene buena pinta. Menos mal que nos queda la familia Real. Vamos a decir que éstos eran unos advenedizos y la infanta se ha debido trastornar de amor porque esto no se comprende.  Con esos cuatro niños tan lindos cómo les ha podido joder la vida su pelotudo padre. No sé, tendrá alguna razón; quizá tener más y más hasta ser más rico que Amancio Ortega.

Ser partícipe del 50 % de una sociedad limitada, contratar a personal sin que éstos presten servicios, el uso de tarjetas de crédito, tener el domicilio conyugal como el de la sociedad, no hacer la declaración de la renta, no sé, huele todo mal pero hasta que no se demuestre lo contrario no existe nada más que una imputación que ya es mucho cuando se habla de una infanta de España. Al final el juez le va a dar la oportunidad de que en una sede judicial facilite explicaciones que justifiquen esos hechos considerados delito.

La prensa no decía nada de la familia real en aquellos años de gloria. Ahora Le FIgaro, destaca que llega el peor momento para la realeza española, Le Monde, El Rey comienza mal el año, Süddeutsche Zeitung, Corrupto real, y la prensa española no les deja ni a sol ni a sombra.

Siempre nos quedarán nuestras doñas; Doña Elena, Doña Sofía, Doña Leonor, Doña Sofía y Doña Letizia. Al menos a este pavo que le sigan llamando Iñaki, Ignacio o chorizo, que es lo que le va llegado el talante del mister. ¡Lo siento Majestad!  ¡Vaya yerno que le ha tocado en gracia!  ¡No sé en qué pelotas estábamos pensando! Muy guapo pero tonto de remate, porque hace falta ser tonto para robar teniéndolo todo.

¡Es un ladrón de pelotas! Y ese juego no sé si es olímpico. Llamaré al COE para ver si lo tipifican llegado el caso…

Foto cedida El Mundo

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.