Grecia : No a la dictadura del FMI

Cuando leo el artículo de mi colega Rafael Jiménez Claudín sobre la vergonzosa actitud de la prensa española en el tratamiento de la crisis entre Grecia y la Unión Europea, no puedo dejar de reaccionar y poner de relieve que también en Francia los perros guardianes  del sistema neoliberal comentan y analizan en la prensa  la crisis griega, con tanta desinformación como mala fe.

le-parisien-portada-2015-07-01“La amenaza del referendo”  o “Tsipras el chantajista” dice Le Parisien, que como otros medios informativos  conservadores se hace aquí paladín de ese falso postulado que es:  “la política del FMI o el caos”.

Televisión, radio y prensa escrita, salvo algunas honrosas excepciones, alimentan ese clima de pánico y chantaje que consiste en achacar al gobierno griego actual la responsabilidad de la crisis europea. Al oír aquí a algunos comentaristas, cabe imaginar que a las doce en punto de la noche de este martes, Grecia estaría al borde del precipicio y del caos. Se olvidan  sin embargo esos perros guardianes de que es la política de la troika y del FMI la que ha llevado a Grecia a la asfixia total del pueblo griego.

El pueblo griego ha dicho con su voto No a lo inaceptable, que es la política de austeridad y la desastrosa gestión de los gobiernos  griegos que aceptaron con sus “reformas” las presiones y orientaciones del FMI.

La crisis de la Europa neoliberal y de su  abortada constitución, -recusada en Francia en referéndum popular-, no es la culpa del pueblo griego ni de su gobierno,  sino de la política de austeridad preconizada en toda Europa por el Fondo  Monetario Internacional.

Las elecciones en Grecia llevaron al poder a una coalición de izquierdas que recusa esa política dictada por el FMI, pero con buen sentido político y mucho pragmatismo el gobierno griego ha intentado desde  su llegada al poder negociar un reescalonamiento digno de la deuda.

Desde la llegada al poder de Syriza en Grecia, asistimos  en Europa a una farsa antidemocrática  y a un chantaje permanente del neoliberalismo ideológico  contra el voto democrático del pueblo griego. Si el voto soberano de los pueblos es  pisoteado por la dictadura del FMI, otros pueblos se levantarán en Europa contra ese totalitarismo económico y político.

Aunque me siento profundamente europeo, pienso que una Europa común solo podrá ser social, generosa y solidaria, o simplemente no será. El tema de la deuda publica de los Estados europeos es una gigantesca estafa bancaria, que va mucho mas lejos que la situación en Grecia, cuyo peso económico en Europa es por cierto muy relativo y sobre todo  profundamente simbólico.

Digamos pues: Si a la democracia en Grecia, como en cada uno de los países europeos, y no a la dictadura y al chantaje del Fondo monetario Internacional, cuyos dirigentes no han sido elegidos por sufragio universal y carecen  pues de toda legitimidad.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

2 Comentarios

  1. La solucion es bastante sencilla si el FMI es una dictadura, no dejes que te preste. Yo al menos no le pediria un prestamo a ningun usurero, no se el autor del articulo

    • Ocurre que el FMI no es un usurero, sino un ente financiero transnacional de carácter público, dirigido por personas elegidas por los gobiernos de los países con influencia económica, que impone condiciones de política económica sin tener en cuenta la voluntad de los gobiernos a los que se presta dinero, dinero que también se nutre de nuestros impuestos.
      En Grecia concretamente el FMI rechaza que el Gobierno de Tsipras recaude el dinero necesario para devolver el crédito subiendo los impuestos a las grandes empresas y a las grandes fortunas, y quiere en cambio que se recaude subiendo el IVA para gravar al conjunto de la población, penalizando así a las personas de renta más baja.
      Y eso es una decisión política, no económica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.