Grecia, terrorismo, repugnancia y esclavitud

Por fin un alto responsable político ha reivindicado la exactitud de un lenguaje no corrompido ni embaucador, ni tampoco «políticamente correcto». Ha sido el hasta el lunes ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, cuando definió a lo que llaman Europa -luego nos referiremos a qué es esta Europa de los negreros del siglo XXI, los corruptos personajes que van desde Merkel a Lagarde- como terroristas que intentan destruir Grecia.

Porque llevamos décadas soportando el empleo de esta palabra, terrorismo, aplicada a atentados individuales o colectivos de comandos nacionalistas o ejércitos o grupos religiosos -empleamos estos términos porque ellos se los atribuyen para ocultar los verdaderos intereses que les motivan y la repugnancia que tantas veces provocan, y sobre ellos se desarrollan contínuas e interminables campañas que sirven al tiempo para justificar la aplicación de otras medidas represivas y punitivas que atentan contra todos los ciudadanos a la hora de reivindicar sus derechos y protestar contra las leyes que los poderes políticos manejan para cercenarlos.

Y hora es de que se llame terroristas a quienes no atentan sorpresivamente contra personas o grupos indefensos de hombres, mujeres y niños, sino sobre pueblos enteros a los que intentan sumir en la desigualdad, la miseria, la explotación inicua.

Les sirven para estos objetivos sus leyes y las condiciones que imponen a los pueblos para desarrollar, mediante el saqueo, a través del trabajo explotador y las injusticias sociales, sus infinitas riquezas, sus incontables beneficios que guardan en las fortalezas de lo que denominan paraísos fiscales que también debieran denominarse paraísos terroristas aunque respondan a lugares tan exquisitos como Suiza.

Y este lenguaje que se oculta, debiera aplicarse en todo momento, como hizo Varoufakis, para que los ciudadanos pasaran de la sumisión, el miedo, y la aceptación del «orden establecido», a la rebelión, al ataque contra quienes les quieren sumir en las tinieblas de la nueva esclavitud.

Repugnantes han sido las palabras que antes del referéndum griego han empleado gobernantes y dirigentes de lo que llaman fondos monetarios, Bancos centrales, Comisiones Europeas o jefes de Gobierno a lo Rajoy, para inmiscuirse en la voluntad de los griegos a la hora de votar lo que era una pregunta muy simple y nadie ha querido ver: libertad o esclavitud, aunque el futuro, como siempre decimos siguiendo a Machado, todavía no está escrito, y ya sabemos como terminó él y quienes lucharon contra el viejo fascismo, que el nuevo no usa fusiles y cañones, sino índices bursátiles y primas de riesgo.

Aunque también son repugnantes las medias palabras de esos señores Sánchez u Hollande, culpables desde hace década de ir limando los derechos que se adquirieron tras siglos de luchas y represiones, que encima tienen la desvergüenza de continuar usando el nombre de socialistas para descrédito de quienes lo fueron en los inicios del siglo XX.

La inexistencia de un lenguaje claro es el catecismo diario con el que se intenta alienar y someter, como la vieja Iglesia Católica, a los ciudadanos. Increíble que los medios de comunicación apoyen la desvergüenza de medidas electorales como las que proclama Rajoy cuando llenan páginas de periódicos y tertulias de radio o televisión para hablar de una rebaja del IRPF mensual que viene a suponer 10 euros al mes a cada contribuyente de clase trabajadora, no hablamos de los parados, mientras podría rastrearse los miles de euros diarios que ganan los señores que en los bancos, las oligarquías o los fraudes políticos les conminan a los sacrificios, es decir, a aceptar la esclavitud, ahora sin cadenas, Terrorismo.

Y Europa. ¿Pero que es Europa sino una mafia de banqueros, grandes empresarios que utilizan a los gobiernos y a los políticos a su servicio como lacayos para imponer sus prácticas terroristas? Y quienes dirigen esa Europa -véanse sus vidas, las denuncias que en distintas ocasiones sufrieron, pronto archivadas, sus ganancias anuales por dedicarse, en su ejercicio terrorista del lenguaje, a expoliar a los pueblos, legislar las condiciones de hambre y miseria que a través del trabajo cada vez más esclavizante les imponen- no son sino los negreros del siglo XXI.

Lo primero que habría que recuperar es el lenguaje. Y a partir de ahí impulsar en las nuevas luchas necesarias para no sumirse en el pozo en que se intenta convertir a los pueblos al servicio de esos malditos esclavizadores vestidos con corbata y que ya no necesitan llamar «chulo» a Varoufakis, ni tener que torcer el gesto ante su sola presencia. Ellos quieres esclavos, pero sumisos, educados y que acepten las buenas maneras del neofascismo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Escritor, nacido en Segovia durante la guerra civil. Fue corresponsal de Radio España Independiente entre 1962 y 1971 y dirigió en París la publicación Información Española. A la muerte de Franco regresó a España y colaboró en diversos periódicos y publicaciones de izquierda, entre los cuales destaca la fundación en 1984 del diario Liberación. Ha sido durante muchos años secretario general de la Asociación Colegial de Escritores de España, y director de la revista República de las Letras.

1 Comentario

  1. Muy bien don Andrés, por su artículo que es exacto. Qué bien que hay escritores, periodistas y demás con gran lucidez para decir verdades auténticas, que no todo el mundo creemos en las mentiras de gobiernos lacayos y explotadores que nos quieren esclavos, sumisos y mudos. Pero poco a poco los ciudadanos tomarán conciencia de tanta mentira y estafa, y quieren que pensemos que la dignidad es terrorismo, pero para eso están personas como vosotros, para enterarnos de las manipulaciones de estos personajes. Gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.