Inicio / OPINION / Like a Rolling Stones

Like a Rolling Stones

Ya empiezan a cambiar las reglas. Los monarcas reciben al colectivo de gays y lesbianas mientras El Greco se vuelve a dejar ver en Madrid. De ahí a ver al papa hay un trecho pero aquí cabemos todos según nos dijo Su Majestad; hasta los Rolling Stones. Mercadona remodela su horno gracias a una inversión de 26 millones. No sé si meterme dentro y hornear mis neuronas, después de ver a sus satánicas majestades cincuenta años después. Va de majestades este mes porque en Madrid si que cabe todo.

Rolling-Stones-2012

La ciudad ha hervido cuando Mick ha salido al escenario treinta años después del primer concierto que dieron en España. Es la vuelta a la vida o el retorno a la misma; aquella que tuvimos en aquella época cuando no había tanta “Satisfaction”.

Un escenario distinto acaso en donde ya no se prenden los mecheros. Son las luces de los móviles las que permiten que exista tanta luz. Todos grabando las canciones que nunca más volverán a escuchar para ser compartidas al instante; el periodismo casero que se ha apoderado de nosotros pero ha hecho que todo se difunda en un segundo.

Esto si que es el final; el último concierto de unos septuagenarios que danzan al son de los acordes que todos cantamos mientras viejos, jóvenes y niños regresan al lugar de donde partimos todos, con ustedes, los Rolling Stones mejor retransmitidos de la historia. “Cantais muy bien España..:” Un estadio lleno de ilusión saltando con “Jumping Jack Flash” para abrir boca y detenido ante “Angie”. Unos “selfies” buscados para justificar a propios y a extraños que tú estabas allí, en aquel lugar privilegiado, viendo a un grupo que nunca más volverá a Madrid.

Es el final o el principio de una historia nueva que comienza el día en la que todo el mundo retuitea, envía videos, fotos, whatsapps… todos han visto en directo lo mismo que tú; el poder de la comunicación del siglo XXI en manos de sus satánicas majestades. Al fin y al cabo todos se han hecho partícipes de la última vez. Es curioso pero es así de real y a esta hora ya estará colgado en You Tube.

cartel-Rolling-Stones-Madrid-1982El  olor a porro junto con el tabaco y la cerveza nos podía transportar a aquellos años de delirio en donde todo se prohibía y todo se hacía. Ahora se hace todo y se sigue prohibiendo pero da lo mismo, es la diferencia.

Hemos vibrado con un grupo que no solo no muere sino que permanece en la memoria de todos los que aman la música. Una pasarela en donde Mick ha bailado y ha hecho bailar a un público que al principio permanecía sentado. “Somos cuarentones, cincuentones, no estamos para muchos trotes”, decían. Y al ver a Jagger saltar, han empezado a moverse en los asientos y todos bailaban al son de sus brincos hasta levantarse.

Cuatro pantallas gigantes han permitido ver las manos llenas de anillos de Keith Richards, las baquetas y la artrosis de un Charlie Watts que no ha parado ni un instante y el bajo y la pandereta de Ron Wood. Una armónica ha llenado la imagen de Mick Jagger y un coro ha cerrado el concierto antes de los bises. Quizá nos podríamos seguir preguntando eso que nos hizo saber Jagger ó Bob, o los dos.

How does it feel? How does it feel? To be on your own, like a complete unknown, like a rolling stone….

(¿Cómo te sientes? ¿Cómo te sientes? Cuando estás solo, como un desconocido, como una piedra rodante…)

Ninguno nos hemos sentido solos, todos estábamos allí, quizá en aquellos años de nuevo habiendo sido trasladados por un momento a ese lugar y de repente, aquí, hoy, en Madrid, ya con canas y con los sueños medio alcanzados. Nos han hecho saltar por los aires y en nuestra memoria permanecerá su recuerdo; el de un día de verano cuando varias generaciones llenaban las gradas. Abuelos, hijos y nietos; todos bailando con los Rolling Stones.

Tener “satisfaction” es lo mismo que haber vivido el último concierto; el de los grandes, el de las personas que no morirán jamás porque el rock n roll permanece en ellos y ahora en nosotros.

Quizá mañana necesitemos otro “Start me up” porque hay que madrugar pero iremos con la “Satisfaction” en metro pensando que cualquier tiempo pasado, fue mejor.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland), Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

“Risacracia” o el gobierno de la risa.

El capitalismo atornillado a tiempo completo en directo y en diferido. El gobierno de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.