Mallorca: hotel solo para mujeres

El Som Dona Hotel, un cuatro estrellas inaugurado en abril de 2019 en Manacor, Mallorca, a un par de cientos de metros de las cuevas del Drach, dispone de 39 habitaciones “solo para mujeres”.

Som dona Mallorca
Piscina del Som dona Mallorca

A partir de los catorce años, las mujeres solas, en familia o en pareja, pueden reservar una de sus habitaciones (en este momento a 69 € noche, aunque el precio original es de 110 €) en este hotel donde están prohibidos los hombres “incluidos los visitantes nocturnos”, según la información publicada en el diario británico The Independent. A cuenta de la ley de igualdad, el hotel tiene algunos hombres entre sus empleados, “aunque siempre se priorizan las candidaturas femeninas”.

En todo el mundo están apareciendo este tipo de hoteles, reservados para mujeres. Por lo visto es la respuesta a la demanda, cada vez mayor, de mujeres que buscan espacios en los que no tengan que convivir con personas del sexo masculino, tanto para los momentos de ocio como para los de trabajo.

En el Reino Unidos hay un festival “solo para mujeres”, en Finlandia toda una isla paradisíaca llamada SuperShe. Su fundadora, una exconsultora  de finanzas llamada Kristina Roth, cree que “las vacaciones con hombres no son verdaderas vacaciones, testosterona y relax no hacen buena pareja”: “La idea de SuperShe Island es decir a las mujeres: concentraos sobre vosotras mismas y no dejéis que las hormonas tomen el control”.

«Las mujeres necesitan pasar un tiempo entre ellas, cuidar sus sueños y sus deseos», ha dicho un portavoz de la isla a The Independent. Según cifras de los organismos de turismo mundiales más de la mitad de los viajes en solitario son efectuados por mujeres. En un estudio de la compañía aérea British Airwayss de 2018, el 50% de las mujeres preguntadas respondía que ya había viajado sola, y más de tres cuartas partes tiene previsto hacerlo en los próximos años.

En las antípodas de esta prohibición, los veinte monasterios del monte Athos, situado en Grecia, están prohibidos a las mujeres y a los animales hembras, excepto a las gatas. Salvo que se  disfracen de hombres, y no sería la primera vez que ocurre, las mujeres deben contentarse con mirar la montaña sagrada desde el mar, a medios kilómetro de distancia, por decisión del Consejo de los Monjes y el gobernador de la zona.

El Monte Athos se encuentra en la península Calcídica, en Macedonia, un lugar dedicado a la Virgen María, en el que viven 3000 monjes repartidos en veinte monasterios; por contradictorio que pueda parecer, allí rige el “avaton”, o prohibición de que las mujeres y animales hembra, a excepción de las gatas, puedan pisarlo, por un decreto de 1046 del emperador bizantino Constantin Monomaque.

Maryse Choisy Monte Athos cubiertaLa especificidad del república del Monte Athos está reconocida en el tratado de adhesión de Gracia a la Comunidad Europea en 1981, y también en el de entrada de Grecia en la zona Schengen. En 2003, el Parlamento europeo aprobó una resolución pidiendo que se abriera el monte Athos a la entrada de mujeres, sin resultado. Varias veces ha habido manifestaciones pidiendo que desaparezca la prohibición, pero los monjes alegan su voto de celibato y la necesidad de “alejar la tentación”.

En 1920, Maryse Choisy, psicoanalista y escritora francesa, pasó una temporada en el Monte Athos vestida de hombre; la experiencia le sirvió para publicar el libro “Un mois chez les hommes”. Un década más tarde, Aliki Diplarakou, la primera Miss Europa griega, provocó un escándalo violando la prohibición: la revista Time Magazine lo contó en un artículo de 1953 titulado “The Climax of sin” (El colmo del pecado”).

Más recientemente, en 2008, los monjes dejaron que se refugiaran  en el Monte Athos, “por caridad cristiana”, cuatro mujeres, pertenecientes a un grupo de inmigrantes moldavos procedentes de Turquía,  cuya barca se hundió al pie de la Montaña sagrada.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.