Noruega no perforará nuevos pozos de petróleo en el Ártico

El partido laborista de Noruega se ha posicionado en contra de la exploración y perforación petrolera en el archipiélago de Lofoten, en el Ártico, informa Santiago Sáez en lamarea.com.

Los laboristas, que están en la oposición a pesar de ser el mayor partido del país, asestaron así un golpe sin precedentes a la enorme industria petrolera del Estado nórdico. De esta manera se forma una mayoría parlamentaria en contra de la exploración en Lofoten.

Noruega es el undécimo país en ingresos por exportación de petróleo, y extrae alrededor de 1.600.000 barriles de crudo al día del Mar del Norte.

El petróleo es la principal fuente de la riqueza de este país y según Equinor, la empresa petrolera nacional (anteriormente conocida como Statoil), explorar y perforar el archipiélago de Lofoten era “fundamental” para mantener la producción del país. Se estima que la zona podría contener entre 1000 y 3000 millones de barriles adicionales.

El representante de la patronal petrolera noruega, Karl Eirik Schjott-Pedersen, declaró a Bloomberg que el sector está “sorprendido y decepcionado” por la decisión de los laboristas, ya que reduce la predecibilidad del mercado de la que dependen los productores. La decisión también ha sido atacada por el principal sindicato petrolero del país.

La actividad petrolera en el archipiélago de Lofoten ha estado durante años en el centro de la diana de los ecologistas noruegos.

El Arctic Sunrise de Greenpeace en el mar de Barents, agosto 2017
El Arctic Sunrise de Greenpeace en el mar de Barents, agosto 2017

El 19 de agosto de 2017, guardacostas noruegos confiscaron en el mar de Barents el emblemático buque Arctic Sunrise y arrestaron a 35 personas, entre activistas de Greenpeace y la organización Natur og Ungdom (rama juvenil de Amigos de la Tierra en el país nórdico), así como observadores internacionales y tripulación. El arresto se produjo al entrear el barco en la zona de exclusión del pozo petrolífero Korpfjell, de la compañía estatal Statoil.

Las organizaciones ecologistas acusan desde esa fecha a la administración noruega de incumplir la constitución, que prevé que el Estado debe velar por unas condiciones ambientales estables y saludables para las generaciones actuales y futuras.

Argumentaban que continuar extrayendo petróleo, especialmente en una región tan frágil como el Ártico, era incompatible con la disposición legal. Además, perforar el Ártico tampoco sería consistente, según Greenpeace y Natur ug Ungdom, con el cumplimiento de los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.