Un Congreso con goteras

La humedad calaba hasta los tuétanos la esencia de la democracia. El Partido de la Podredumbre impedía preguntas, mociones, comisiones e investigaciones sobre su corrupción desinhibida y profesional. Y llovía, sobre los tejados del Congreso, de la Democracia y de la Verdad. Y sus goteras empapaban de mentira los escaños, los sueldos y las dietas. Y la honestidad se quedaba humedecida de mentiras.

Lucas León

“Su historia es una patraña envuelta en una mentira que, finalmente, desemboca en un embuste», dijo —parafraseando al dirigente británico Winston Churchill- uno de los “mojados” por aquella gotera chapucera.

Un gran embuste que quería tapar un gran robo, masivo y reincidente en el tiempo, que destruía pruebas, ordenadores, discos duros y agendas de secretarias compradas al precio de sobre y que mentía, con empacho, en el Parlamento, en la prensa y en los plasmas.

Era eso, una plasma, un escombro, una reverencia al latrocinio, del mal llamado “gobernante” de aquel país de chorizos y morcillas. Una democracia chapucera y goterosa, contemplada desde afuera; maloliente y desvirtuada, hasta el límite del Golpe de Estado, desde dentro.

Tal era la fuerza de aquella fatalidad que arrastraba su basura por todo la desgracia de País, e inundaba Autonomías, Ayuntamientos, Fiscales, Jueces y Medios de Incomunicación, y el abismo se asomaba en forma de marhuendas, cospedales y florianos, que tomaban su inspiración desde sus propios zapatos, manchados de barro y agua corrupta de sus goteras.

Era un circuito obsesivo: el partido, la donación, el sobre, la dieta y la mentira parlamentaria. Que aplastaba la cabeza de los vencidos por el Gran Robo: los asalariados, los pensionistas, los probos funcionarios de sueldo recortable. Una maquinaria de destrucción que se retroalimentaba de recortes y ladrones. Por igual. Pero entre jeroglíficos y cenefas ocurrió lo inesperado. A fuerza de goteras, de mentiras y fraudes repetidos, se hundió el techo de aquel Congreso y perecieron, ahogados en la gran ola cenital que se formó, el Gran Mentiroso, sus Acólitos de la Fraudulenta Mayoría, la Oposición Mojada, los Conserjes y Secretarias, sus Gin-Tonics de módico precio.

Todas sus horas estaban –están- contadas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.