Inicio / NOTICIAS / Los reumatólogos comprometidos con la violencia dentro del ámbito familiar

Los reumatólogos comprometidos con la violencia dentro del ámbito familiar

Una guía práctica alertará a los reumatólogos de posibles casos de violencia de género, de maltrato infantil o a las personas mayores y, en general, a cualquiera dentro de ámbito familiar, así como desatención y abusos.

“Protegiendo a los más vulnerables” es un libro publicado por la Sociedad Española de Reumatología (SER), cuyo presidente, el doctor Andreu, destaca la responsabilidad que tienen los reumatólogos, quienes deben detectar el maltrato a las  personas más vulnerables. En el caso de la fibromialgia se han detectado casos en mujeres y niños especialmente. Estos pacientes con enfermedades crónicas e incapacitantes son el grueso de las atenciones de un reumatólogo, y es por ello que serán los encargados de este compromiso social.

“Ello no implica una denuncia. Más bien se trata de ofrecer una atención holística, centrada en las circunstancias de las personas más allá de la enfermedad por la que acuden a nosotros”, concluye el presidente.

Los datos que se manejan aún son alarmantes, ya que solo se registran un total de entre el 5 y el 10 % de los casos de malos tratos que son denunciados. Según la Comisión Europea, una de cada cinco mujeres ha sufrido maltrato en algún momento de su vida; un 25 % de las mujeres tienen entre 18 y 64 años y muchas al menos tienen una discapacidad física, psíquica o sensorial. También se registran importantes cifras en el entorno de los inmigrantes, en zonas rurales o en mujeres en situación de exclusión social, que son las más vulnerables del sector, así como en drogodependientes, etc.

“Habitualmente, cuando pensamos en la violencia contra las mujeres la limitamos a la violencia física grave (palizas, agresión con armas, muerte). Sin embargo, la violencia comprende también el maltrato psicológico, sexual, de aislamiento y control social, que suelen pasar mucho más desapercibidos”.

En relación a los niños, el maltrato es un problema a escala mundial que atenta contra la integridad física y psicológica, así como a los derechos de niños y adolescentes. Comprende negligencias a la hora de ser atendidos, incumplimientos en la guarda y custodia de los niños, o no atender su estado de salud tanto física como mental, así como la higiene, la alimentación o el cuidado general.

“El maltrato en la infancia es lamentablemente muy frecuente, no solo el físico, que es más detectable, y muchas personas que en la vida adulta consultan por dolores generalizados y ese cortejo de síntomas que acompañan la fiubromialgia, han sufrido durante la infancia malos tratos”.

Abusos sexuales, tocamientos genitales, violaciones, incesto, prostitución de niños, pornografía infantil o exhibicionismo, son también datos a apuntar a la hora de valorar el maltrato infantil. Por ello se ha conminado a los reumatólogos a que estén alertas frente a estos casos, tanto en el aspecto físico como en el psíquico, y a que valoren también cómo son los progenitores, cómo los tratan, y si ven maltrato, insultos u otras formas de violencia en los menores.

Respecto a los ancianos, aunque sigue siendo un problema global ya reconocido, es importante ver qué tipo de negligencias se están cometiendo y qué tipo de maltrato se produce, porque ellos están desvalidos y no siempre son ignorados por la sociedad, sino por sus propios hijos, que olvidan su cuidado y lo delegan en centros asistenciales.

El reumatólogo, incide el doctor Chamizo, ve muchos ancianos en consulta por las características de la especialidad y porque la vida media de la población es cada vez mayor:”Hay que estar atento a la falta de higiene, a la sensación de abandono, tristeza , perdida de peso, e incluso a señales físicas sospechosas, como marcas de sujeción o rasguños”.

En cuanto a los casos diagnosticados con fibromialgia, los pacientes siempre tienen antecedentes de una vida traumática o bien ponen de manifiesto ser víctimas de violencia de género, y padecen otras enfermedades mentales. Relacionar la enfermedad con lo acontecido en la vida del paciente ofrece pistas para poder valorar la enfermedad y, por ella, saber si ha existido o no maltrato en su entorno.

 

Sobre Ana María De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. @anadeluis Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación. -www.consultoriadecomunicacion.com Comprometida con la Discapacidad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Presidenta de D.O.C.E Discapacitados otros Ciegos de España @asociaciondoce www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía social, Editorial Anaya.

Ver también

Una comunidad de 35 familias indígenas del pueblo nahñú, originarias del central estado de Querataro, levantaron un campamento ante el viejo inmueble que ocupaban en el centro de Ciudad de México y que quedó muy dañado por el terremoto del 19 de septiembre. En la imagen, la tienda que sirve de cocina y comedor colectivo. Crédito: Emilio Godoy/IPS

Terremoto sacude doblemente a minorías marginadas de México

La indígena ñañhú Maricela Fernández muestra los daños que el terremoto del día 19 infringió …