2019, rebelión animal en la granja Trump

0
195

Donald JohnTrump se queda mudo después de que los gremlins de Twitter le salpiquen la lengua con sus espumarajos. La Casa Blanca se convierte en un pub abierto día y noche. El jefe de la CIA pasa a ser un camarero con horario preferentemente diurno.

Caricatura de Patrick Chappatte @PatChappatte para The New York Times

El saudí Mohammad bin Salmán bin Abdulaziz Al Saud obtiene un contrato por horas en la Casa Blanca. Tiene turno de noche. Siempre. Controla (y valora también) la suciedad o la limpieza de los urinarios.

Recep Tayyip Erdoğan libera a todos los periodistas presos y deja la política. Se convierte en corresponsal de un diario kurdo en Alaska. Bashar Háfez al-Ásad abandona Damasco y se convierte en un monje budista de la escuela Theravada. Ingresa en un monasterio laosiano.

Al pacto de la ONU sobre migraciones sigue otro de lucha contra la pobreza, que suscriben todos los países. Los estudios de cultura africana abren las mentes de los más reticentes reaccionarios.

Se inauguran miles de casas rurales en Afganistán, que se convierte en un país pacificado, seguro y altamente turístico.

India gana el campeonato mundial de cricket, entre la admiración fraternal de los pakistaníes. El día de la final, muchos se visten como el Mahatma Gandhi o se preparan a comprar un elegante sari para ver mejor el futuro.

Mahatma-Gandhi
Mahatma Gandhi

Los rohingyas reciben garantías internacionales y del régimen de Myanmar para regresar a sus lugares de origen. Aung San Suu Kyi abre los ojos, tras su siesta más larga. Llama por teléfono a Donald John Trump, quien desvía la llamada hacia Vladimir Vladímirovich Putin. Le pide consejo.

Nelson Mandela no resucita, pero su espíritu inspira cambios sorprendentes: todos votamos al irlandés Michael D. Higgins como presidente universal. Whiskey in the jar (versión The Pogues/Dubliners) se convierte en himno planetario.

Los hielos polares dejan su deriva de 2018 y regresan a sus niveles del siglo XIX. Las aguas del mar dejan de crecer.

Los Juegos Olímpicos tienen lugar en Vanuatu. Los emiratos árabes, incluyendo al gobierno de Qatar, financian alegremente los JJOO.

Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron se compra un chaleco amarillo, tras celebrar elecciones presidenciales anticipadas (que pierde). Juliette Binoche recibe el voto mayoritario y se convierte en primera presidenta de la República Francesa, donde los derechos sociales empiezan a ser respetados de verdad. Macron hace un cursillo acelerado sobre “pilares republicanos”. El primer trimestre estudia -con éxito- la asignatura de Igualdad.

Los resultados de las elecciones del Congo son admitidos por todos los candidatos y el presidente Joseph Kabila Kabange acepta ceder el poder sin más dilaciones. Solidarios, los músicos de Malí lo celebran con un gran concierto, al que acuden centenares de miles. Todos imitan a Alí Farka Touré, quien -desde el más allá- ampara espiritualmente esos progresos.

Arabia Saudí y China liberan a sus prisioneros y perseguidos políticos. Todos reciben una reparación pública y son indemnizados. Sus familiares reciben abonos gratuitos para los transportes públicos. Los religiosos saudíes dejan de incordiar y su clase política acude a Costa Rica para comprobar cómo funciona un sistema humanamente aceptable. Cae el muro que divide Palestina y también los restos del muro de Trump. Los hondureños tienen libre acceso a los empleos en Texas.

Los británicos derrotan a Theresa Mary May y a los euroescépticos en las urnas. Su nuevo gobierno da pasos rápidos y claros para impedir legal, constitucionalmente, la consumación del Brexit.

Caricatura de Steve Sack en el diario Minneapolis Star Tribune

El Celtic gana la liga escocesa, el Athlétic de Bilbao hace lo mismo en España. El Leganés pierde la final de la Copa con el Athlétic, pero gana su derecho a competir en Europa donde obtiene la Liga de Campeones sin que sus futbolistas lleguen a desatar los cordones de sus zapatos.

Nicolás Maduro Moro es iluminado por espíritus benignos que le hacen comprender sus errores. Unas nuevas elecciones limpias, aceptadas por todos, reabren el futuro para los venezolanos, en un nuevo espíritu de concordia general.

El italiano Matteo Salvini se marcha con el presidente brasileño Jair Messías Bolsonaro a un desierto, donde ambos deciden dejar la política y convertirse en monjes de un monasterio copto del Sinaí. Descubren unos valiosos manuscritos egipcios sobre la democracia apócrifa. Comprueban que los derechos humanos ya eran respetados en la época del Imperio Medio.

Otros dirigentes xenófobos se exponen públicamente -más de lo debido- y sus posiciones retroceden en todas partes. Las elecciones europeas refuerzan a las fuerzas contrarias a las políticas de austeridad y la Unión rectifica en voz alta: el festival de Eurovisión se celebrará siempre en Portugal. Los lisboetas lo celebran bebiendo ginjinha en los alrededores de Campo Pequeno.

Marine Le Pen se recluye en un lugar apartado. Semanas después se casa con Benedicto XVI y ambos empiezan estudios electrónicos de teología luterana. El Vaticano hace santo a Thomas Münzer, histórico teólogo revolucionario del campesinado alemán.

China lanza otra campaña de las mil flores para profundizar en los derechos sociales de sus ciudadanos. Los cielos de Pekín se limpian con aguarrás y soplidos. Ai Wei Wei es elegido presidente y convoca elecciones abiertas, que gana una coalición liderada por tranquilos ciclistas pequineses.

Trump se adelanta a su destitución inminente y se dedica a jugar al golf en Mar-a-Lago y en Las Vegas. Antes de hacerlo, se enamora de “Thatcher”, una elefanta de turbio carácter. La convierte en su mascota. Hace testamento y le deja toda su fortuna a ella y a sus elefantitos. Bob Dylan compone una balada rápidamente legendaria que eleva la figura de Chelsea Manning. Ésta se convierte en la primera presidenta de Estados Unidos.

Un nuevo partido verde gana las elecciones legislativas en Estados Unidos. Los alternativos -al modo de Die Grünen– dominan tanto el Congreso como el Senado.

La felicidad universal domina Latinoamérica que prospera a un ritmo imbatible. Los dirigentes latinoamericanos enseñan al mundo a gozar y dan lecciones de democracia en Corea del Norte.

Varios países divididos se reunifican entre abrazos múltiples de sus ciudadanos. En Chipre, todos los chipriotas lo celebran bebiendo unas copitas de raki de excelente calidad.

India y Pakistán se ponen de acuerdo sobre el problema de Cachemira, donde la calma reanima la prosperidad, la música y el comercio.

Los países de Oriente Medio celebran un sínodo de clérigos de todas las religiones monoteístas, que decide imponer la reconciliación de todos.

Una campaña de voluntarios, apoyada por todos los países del Mare Nostrum, consigue limpiar el Mediterráneo, donde dejan de perecer los náufragos. Los traficantes de humanos y quienes los apoyan se convierten en estatuas de sal. El desarrollo sostenible y acelerado se impone en muchos países pobres y deja de haber necesidad de migración forzosa de ningún tipo. Se empieza a emigrar sólo por curiosidad y para expresar simpatía hacia otras culturas.

Las multinacionales de la minería dejan de amenazar a los geoparques de la UNESCO. Los dirigentes regionales dejan su ambigüedad y hacen cursillos rápidos para dedicarse a la apicultura y a la producción de aceite.

Finalmente, los proletarios del mundo se unen y el fantasma de la austeridad, conocido por el nombre de Schäuble, se dedica a la contemplación. El verdadero Wolfgang Schäuble se mantiene en su puesto actual de presidente del Bundestag, pero pide disculpas por su testarudez y su pasado pecaminoso. Angela Merkel se aleja de Schäuble y piensa -con sincera lástima- en el vencido Martin Schulz.

Merkel se convierte -durante unas semanas- en sucesora de la reina Isabel II y acepta convertirse -provisionalmente- en cabeza de la Commonwealth, antes de que los británicos establezcan una república tolerante que devuelve la cordura a las orillas del Támesis. El Bréxit queda en suspenso hasta que el tiempo mejore.

La flora y la fauna se recuperan espectacularmente en 2019. Vuelve a haber cantos de tórtolas autóctonas en Extremadura. Los lagartos reaparecen para celebrarlo. En Asia y África, desaparece el comercio de marfil. Los elefantes sudafricanos lo festejan lanzando chorros de agua con sus trompas.

Trump participa en un congreso de brujería. Pregunta quién era Jesús Gil y Gil. Se compra un caballo filósofo y le enseña a jugar al golf en Mar-a-Lago (Florida). Empieza un curso a distancia sobre políticas ambientales y lucha contra el cambio climático. Se ha olvidado de cómo funciona Twitter. Sigue mudo y ya no hay fake news en ninguna parte.

Únase a más de 1000 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.