Inicio / BLOGS / Aumento alarmante de pacientes psiquiátricos por droga en Madrid

Aumento alarmante de pacientes psiquiátricos por droga en Madrid

Cerca de un 50 % de los jóvenes y un 30 % de adultos ingieren cannabis todos los días. Esto ha supuesto que cada vez más, se encuentren casos de ingresos hospitalarios por psicosis y otras patologías psiquiátricas tras las horas de recreo con esta droga que dicen textualmente los consumidores que es inocua. La importante banalización de la ingesta de la misma, los tópicos y otros factores determinantes entre jóvenes ha despertado su interés y la edad media comienza hoy a los 13 años de edad. 

La cocaína sigue siendo la principal causa de atención sanitaria en urgencias hospitalarias, cerca del 48 % pero le sigue, el llamado cigarro de la risa, que aparentemente es inocuo según citan los jóvenes. La vía de consumo del cannabis actualmente es diversa y puede tomarse o bien masticado, fumado o untado.

La heroína, por otro lado, ha tenido un repunte con respecto a otros años ya que también de forma popular se comenzó a decir que era letal y ahora se empieza a escuchar entre los jóvenes que, “ha mejorado y ya no hace daño”; absolutamente incierto.

Lo que los chicos de hoy llaman tendencia, sucede cuando existe un consumo masivo de algo que no les deja indiferentes. La aceptación del grupo, la falta de autoestima, la falta de límites y las personas sobreprotegidas son el cocktail perfecto para ser víctimas de sus propios amigos, que les hacen ser los primeras en caer en la trampa de probar sustancias tóxicas que les producen efectos rápidos de placer pero que les daña seriamente la salud.

Si su hijo tiene malas notas, si tiene resfriados frecuentes, no se encuentra bien habitualmente, falta a clase o tarda mucho en llegar, algo está pasando. Si nota que ha variado su conducta, que está más agresivo, que no duerme o padece episodios de insomnio; algo está pasando. Si nota que no come, que vomita, que sale hasta la madrugada; algo está pasando.

Entre las diversas enfermedades que padecen los jóvenes al entrar a urgencias destacan los cuadros psicóticos, las conductas alteradas, la ansiedad y el riesgo de poder padecer esquizofrenia; problemas que los jóvenes no solo no ven, sino que piensan que no suceden nunca. Normalmente los padres cuando atienden las llamadas de los facultativos que están tratando a sus hijos en urgencias, el 60 % responde pero desconoce que su hijo esté ingiriendo tóxicos.

Si bien es cierto que son unos grandes consumidores, no se quedan atrás los mayores de 45 años que entran a urgencias con cuadros de las llamadas drogas sociales. El perfil del consumidor suele ser un varón de 44 años con alto poder adquisitivo y consumidor ocasional de heroína y cocaína además de alcohol a diario. Esto junto a los ansiolíticos y antidepresivos el paciente presenta un cuadro psiquiátrico complejo. Una epidemia que no debe dejar indiferente a ninguna persona ya que las consecuencias de tomar drogas ya sea a diario o de forma esporádica son muy importantes a nivel psiquiátrico. La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid cifra en un 45 % los universitarios que toman droga, tranquilizantes, drogas de diseño, cocaína, anfetaminas o heroína.

El problema no solo no ha desaparecido, sino que ha aumentado en el último año. Quizá porque en algunos casos tiene un uso terapéutico que interfiere en la baja percepción del riesgo en el uso lúdico, por desinformación o porque se puede pensar que si es bueno para determinadas enfermedades, ¿por qué no lo va a ser en el ocio? Fumar porros daña seriamente la salud, y todas las personas que lo hacen, finalmente pagan las consecuencias; a corto, a medio o a largo plazo.

El rendimiento escolar, la mezcla con el alcohol y otras sustancias y la posibilidad de adquirirlo fácilmente hace que los estudiantes no tengan una percepción correcta de los daños mentales. Casi todos ellos, cerca de un 75 % cree que sabe todo en cuanto a las drogas se refiere y considera que está informado de los efectos de las mismas y por tanto no acepta consejos ni opiniones. La prevención, poner los datos encima de la mesa, las campañas del gobierno y el seguimiento de los padres así como su ejemplo, debe ser el comienzo del fin de estas enfermedades; que hoy son nuevas porque comienzan en la adolescencia y no son otra cosa que el producto del ocio de sus respectivos hijos. Ciertamente, si los padres ingieren alcohol, tienen conductas no adecuadas delante de los hijos y fuman tabaco y/o porros, no ayuda a que la percepción de estos sea la correcta.

Los datos están ahí; detrás de ellos, cuadros psicóticos de por vida, un posible suicidio y la falta de expectativa es el futuro más inmediato de esas personas, que hoy, sin criterio, ingieren droga sin saber realmente las consecuencias; las terribles consecuencias.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Ana De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. Editora Adjunta de Periodistas en Español.- Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Médica - Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la infancia y la tercera edad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Miembro del Comité de Derechos Humanos, Económicos, Sociales y culturales, (Comité DESC) de la ONU, Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya. Consultora de Comunicación Médica. -www.consultoriadecomunicacion.com.-

Ver también

España activa radares para detectar el uso del móvil

España ha adoptado la misma medida que hace meses se puso en marcha en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.