Clamidia, una enfermedad de transmisión sexual silenciosa

La infección por clamidia es una enfermedad de transmisión sexual que puede infectar tanto a hombres como a mujeres. Si no se cura, no se sabe que se tiene y se contagia a otra persona, es posible que los daños que se produzcan puedan ser graves y determinantes a la hora de tener un hijo.

Este tipo de enfermedades provocan también embarazos ectópicos (fuera del útero) y en algunas mujeres hace que sea muy difícil el embarazo en el futuro porque afecta al aparato reproductor.

El contagio de esta enfermedad suele ser por mantener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que esté contagiada y a lo mejor no lo sepa. En este sentido, si ha tenido anteriormente infección por clamidia puede volver a resultar infectado si no se protege y si estuviera embarazada, puede transmitírselo al bebé sin saberlo tampoco.

Hay que tener en cuenta que cualquier persona puede exponerse a tener esta enfermedad de transmisión sexual si lo contrae con una persona que sea activa y tenga relaciones con diversas personas. Es muy importante que si esto sucede se haga una prueba para descartar la infección pero ha de ser todos los años.

En el caso de transmisión de esta enfermedad al feto, este podrá tener problemas en los ojos o quizá la neumonía del recién nacido. Si sospechara que esto puede ser posible debe advertírselo al neonatólogo en cualquier caso.

Los únicos síntomas que pueden alertarle de un contagio son la sensación de escozor al orinar o de dolor en la zona vaginal si es mujer y del pene si es varón pero estos datos son parecidos a otras infecciones menos peligrosas; así que, en cuanto note cualquier síntoma acuda a su médico de familia y expóngale la posibilidad de contagio por clamidia si la hubiere.

Si existiera también sangrado tanto en el recto como secreciones anormales en el aparato genital debe advertírselo a su médico habitual.  Las pruebas que le serán prescritas solamente serán una muestra de orina y un hisopo para obtener una muestra de las secreciones vaginales, si es mujer. Hay que tener en cuenta que si estuviera infectado por clamidia, la infección se detendrá y disminuirán las complicaciones en el futuro siempre y cuando tome los medicamentos para pararla. La recurrencia de esta infección y no terminar el tratamiento correctamente puede procurar que se vuelva a contagiar al poco tiempo. Para ello es necesario que transcurridos tres meses le hagan pruebas de clamidia para saber si es positivo o no.

La falta de atención a esta enfermedad, puede causarle enfermedades severas tanto en el aparato genital; enfermedad inflamatoria pélvica, como la propagación de la misma a las trompas de Falopio o al útero. En los hombres, es bastante raro que se tengan complicaciones asociadas a la clamidia pero es más frecuente que vuelvan a recaer y tengan durante años esta ETS. En estas ocasiones, la infección puede propagarse al conducto que transporta el semen desde los testículos y puede que no pueda tener hijos cuando decida hacerlo. Muchos hombres que luego son estériles han podido padecer clamidia en su juventud y no han sido tratados.

La prevención como siempre, es la única alternativa para no padecer enfermedades de transmisión sexual. La otra, es utilizar convenientemente un preservativo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]