Eduardo Lolo miembro numerario a la ANLE

Con un sugestivo discurso sobre el teatro y la infancia titulado “Mambrú se fue a la escena”, el profesor y autor cubanoamericano Eduardo Lolo se incorporó como miembro numerario a la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE).

Eduardo Lolo con Gerardo Piña-Rosales
Eduardo Lolo con Gerardo Piña-Rosales

“Es probable que el teatro sea el género literario más cercano a la naturaleza infantil como tal”, afirmó el doctor en letras y profesor titular de la City University of New York en el acto celebrado en el Centro Español La Nacional el viernes 23 de octubre de 2015: “Incluso, no creo que sería conjeturar en exceso suponer las más antiguas raíces de la escenificación teatral en esa condición innata que permite a los niños ‘desdoblarse’ en medio del juego y, momentáneamente, ser madre, o ave, o centauro: las posibilidades son tan infinitas como inagotable es la imaginación de los infantes”, señaló.

“De ser así, los adultos habríamos ‘inventado’ el teatro para poder seguir ‘jugando’ como lo hacíamos de chicos –continuó–. Técnicas, teorías y estudios académicos le darían luego cierto viso de seriedad al juego y perfeccionarían sus reglas, adaptándolas a condicionantes estéticas epocales, objetivos ideológicos e, incluso, al comercio mismo. Pero allá en lo hondo, oculta entre bambalinas internas, la condición lúdica del teatro permanece tan vigente en el último estreno millonario de Broadway como en el vuelo imaginativo de los niños”.

El doctor Lolo, autor de una aclamada edición crítica de “La edad de oro”, la revista para niños de José Martí, pertenece al Comité Internacional de la Asociación de Literatura para Niños (ChLA). Ha sido ganador de importantes premios de ensayo, y en 2004 recibió la Medalla de Plata que otorga la Société Académique d’Éducation et d’Encouragement de París.

El director de la ANLE, Gerardo Piña-Rosales, contestó el discurso del nuevo numerario: “Las soterradas y profundas pulsiones que laten en estos cuentos de hadas madrinas y brujas sibilinas revelan nuestra ansia y ambición de poder, de nuestra lucha constante entre el bien y el mal, entre el eros reprimido y el placer prohibido”, afirmó Piña-Rosales. “Pero dejémoslo ahí porque no es ahora el momento de hurgar por terrenos tan escabrosos. Que los psicoanalistas sigan viendo en esas historias complejos de Edipo o de Electra, que nosotros nos quedamos con la sencillez e ingenuidad de nuestro corazón infantil”, concluyó.

La presentación del nuevo numerario estuvo a cargo del secretario general de la ANLE Jorge Ignacio Covarrubias. El doctor Lolo, en vez de responder el formulario que se le había presentado previamente, prefirió hacerlo espontáneamente contando interesantes anécdotas de su niñez.

Covarrubias también formuló una pregunta a la esposa del doctor Lolo, doña Circe Lolo, quien después de trazar una elocuente semblanza del homenajeado, dijo: “Eduardo disfruta muchísimo de la literatura infantil; en el fondo, no es más que un niño grande lleno de fantasía”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.