EE. UU. veta el rechazo de la ONU a establecer misiones diplomáticas en Jerusalén

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no pudo adoptar el lunes 18 de diciembre de 2017 un proyecto de resolución que reflejaba el rechazo sobre «decisiones recientes sobre el estado de Jerusalén», debido al veto impuesto por los Estados Unidos, informa UN News Service.

El texto, presentado por Egipto, reiteraba la posición de las Naciones Unidas sobre Jerusalén y establecía «que las decisiones y acciones que pretenden haber modificado el carácter, el estado o la composición demográfica de la Ciudad Santa de Jerusalén no tienen ningún efecto jurídico, son nulos e inválidos y deben rescindirse de conformidad con las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad «.

El texto también pedía a todos los Estados «que se abstengan del establecimiento de misiones diplomáticas en la Ciudad Santa de Jerusalén».

Cartel belicista en Jerusalén con la leyenda «Fuertes juntos, amamos a Israel y confiamos en el ejército». Crédito: Pierre Klochendler/IPS

El voto negativo -o el veto- de uno de los cinco miembros permanentes del Consejo (China, Francia, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos) impide la aprobación de una resolución.  Por lo tanto, el borrador fue rechazado a pesar del apoyo de los otros cuatro miembros permanentes y de los 10 miembros no permanentes.

La votación siguió a una sesión informativa de Nickolay Mladenov, coordinador especial para el proceso de paz en Oriente Medio, quien dijo que el conflicto palestino israelí no ha visto avances significativos hacia la paz durante el período del informe del 20 de septiembre al 18 de diciembre.

Dijo también que la situación de seguridad en Israel y el territorio palestino ocupado se ha vuelto más tensa después de la decisión del presidente estadounidense Donald Trump el 6 de diciembre de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, citando un aumento de incidentes, especialmente cohetes disparados desde Gaza y enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes.

La incertidumbre sobre el futuro del proceso de paz se cierne sobre la situación en el terreno: «Ninguno de los desarrollos en el terreno puede separarse del contexto más amplio en el que están sucediendo: incertidumbres sobre el futuro del proceso de paz; acciones unilaterales que socavan la solución de dos estados; ocupación; y violencia «, dijo el Mladenov al Consejo.

La reunión informativa del Coordinador Especial se centró principalmente en el estado de la aplicación de la resolución 2334 del Consejo de Seguridad, que fue aprobada en diciembre de 2016 por 14 votos, y los Estados Unidos se abstuvieron.

En ese texto, el Consejo reafirmó que el establecimiento por parte de Israel de asentamientos en territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén oriental, no tenía validez jurídica, constituía una violación flagrante en virtud del derecho internacional y un obstáculo importante para la visión de dos Estados que vivan en paz y seguridad, dentro de fronteras internacionalmente reconocidas.

Y subrayaba que no reconocería ningún cambio en las líneas del 4 de junio de 1967, incluido el estatuto de Jerusalén, que no sean los acordados por las dos partes en las negociaciones.

«Las Naciones Unidas mantienen la opinión de que la cuestión de Jerusalén debe resolverse mediante negociaciones directas entre las dos partes sobre la base de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y la Asamblea General teniendo en cuenta las preocupaciones legítimas de los palestinos y los israelíes», dijo Mladenov, advirtiendo que existe un riesgo creciente de que las partes vuelvan a tomar medidas unilaterales.

Añadió que desde la decisión de Estados Unidos, los líderes palestinos cancelaron las reuniones con el vicepresidente visitante, Mike Pence, y pidieron el establecimiento de un nuevo mecanismo para lograr la paz.

El presidente palestino Mahmoud Abbas también ha prometido buscar el reconocimiento unilateral de Palestina y buscar la membresía plena en las organizaciones internacionales en ausencia de un proceso de paz significativo, añadió Mladenov.

En cuanto a las actividades de asentamiento de Israel, la construcción de viviendas en territorio palestino ocupado ha continuado, con un número significativamente mayor de unidades avanzadas y aprobadas en 2017, dijo.

Por ejemplo, en Jerusalén Este, el aumento ha sido de 1600 unidades en 2016 a unas 3100 en 2017.

Además, 2017 ha visto preocupantes iniciativas legislativas, judiciales y administrativas que apuntan a cambiar la política israelí de larga data sobre el estatus legal de Cisjordania y el uso de tierras privadas palestinas, advirtió Mladenov.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.