Ejercitando el «coco»

Teresa Gurza[1]

El funcionamiento de nuestro cerebro sigue siendo un misterio, pero se sabe que el ejercicio físico y mental es básico para su buen desempeño.

A quienes tenemos más de 65 años, nos preocupa tener Alzheimer; la más terrible de las demencias seniles, porque anula toda la existencia.

La semana pasada escribí aquí, sobre algunas investigaciones científicas que partiendo de que puede iniciarse a los veintiocho años, tres o cuatro décadas antes de advertirse síntomas, buscan medicar anticipadamente a quienes, por antecedentes familiares, edad, comportamiento cotidiano y manejo del lenguaje, son candidatos.

Y hace meses me referí al hibris, la arrogancia y desmesura que enloquece el cerebro de los gobernantes; trastornando, aún más, a cretinos como Boris Johnson, Putin, Trump y por supuesto López Obrador, quien tiene los catorce síntomas del hibris, todos.

Hoy resumiré algunas recomendaciones para una ancianidad sana y autónoma.

Por mucho tiempo se pensó que el cerebro se degeneraba a medida que envejecíamos, pero actualmente hay certeza que la neurogénesis no se detiene.

Debemos el hallazgo a Marian Diamond, bióloga de la Universidad de Berkeley y pionera en sostener desde 1964, que el entorno afecta al desarrollo cerebral.

Lo descubrió colocando doce ratas en una jaula espaciosa con objetos para jugar y ruedas giratorias para ejercitarse y otras doce, en una jaula pequeña sin estímulos.

Tras solo en ochenta días, el cerebro de las ratas del ambiente enriquecido tenía más neuronas, vasos sanguíneos, ácidos y proteínas fundamentales para los procesos de memoria y aprendizaje.

Y otras muchas investigaciones han ratificado que ejercicio físico, dieta, actividad mental, ambiente social y novedad, reparan el daño neural y combaten la inflamación que se observa en el Alzheimer y obstaculiza la comunicación entre neuronas.

Por sus efectos antiinflamatorios los más completos ejercicios físicos son los aeróbicos, como caminar, andar en bicicleta y nadar; porque aumentan el flujo sanguíneo al hipocampo, región de la memoria y zona más afectada por ese padecimiento.

Equivalentes a abdominales cerebrales, y que evitan que el cerebro se canse de la rutina y por pura aburrición se ponga en piloto automático, son ajedrez, dominó y cartas, crucigramas, lectura y análisis crítico; que podemos practicar, resumiendo por escrito lo visto o leído.

Y el resultado es mejor en compañía, clubes de lectura, clases de idiomas, pintura, o para tocar algún instrumento.

Escuchar música es muy benéfico para las conexiones neuronales, porque causa emociones, estimula recordar personas y situaciones y provoca que el cerebro, -como sucede al ejercitarnos, tener relaciones sexuales y comer lo que nos gusta- libere dopamina; neurotransmisor causante de relajación y sensaciones placenteras y responsable de funciones regulatorias del metabolismo.

Hallazgos arqueológicos de instrumentos musicales muy primitivos muestran que antes del lenguaje hubo música; desde siempre, la gente se ha juntado a cantar y bailar y aún en el vientre materno, los bebés se calman si la mamá oye música o canta.

Los especialistas explican que los cerebros sanos anticipan lo que ocurrirá; actitud que se aviva con la música, porque vamos adelantando ritmos y palabras de melodías y canciones que conocemos. 

Otros hábitos saludables son reír, dormir bien, no fumar, bajar el estrés, consumir poca sal y muchas frutas, verduras, granos enteros, chía, nueces y cacao, por su contenido en minerales y vitaminas; eliminar refrescos, alimentos procesados y palomitas de microondas y tomar pocas grasas y azúcar, sin quitarlas del todo porque alimentan algunas células cerebrales.

Según médicos y familiares, los primeros síntomas de demencia son: preguntar lo mismo una y otra vez; ansiedad, irritabilidad, agresividad; caminar sin rumbo; no reconocer lugares y rostros; olvidar información básica y la incapacidad de solucionar problemas.

El País publicó este mes, un reportaje titulado El enigma del Alzhéimer; que asienta que, pese a que los fármacos conocidos no lo curan, su incidencia bajó el 32 por ciento en los últimos veinte años.

Lo que indica que está siempre asociado a otras enfermedades y que su disminución podría deberse a los mayores conocimientos que hoy tenemos, sobre salud cardiovascular y dental.

Y que conducen a evitar hipertensión, obesidad, depresión, diabetes, aislamiento social, consumo de alcohol, golpes en la cabeza y contaminación atmosférica.

Las estadísticas anuncian que para 2050, el Alzheimer aumentará en el Norte de África y Oriente Medio.

Que Nicaragua, Guatemala y Perú casi los cuatriplicarán, por sus altas tasas de tabaquismo y bajo nivel educativo. 

Y por la correlación entre demencias seniles y mayor esperanza de vida, en países desarrollados como Francia, Alemania, Inglaterra, Italia y España el porcentaje bajará, pero no el número de enfermos. 

Japón será el país con menor aumento y en América Latina, Uruguay, Argentina y Cuba. 

Las mujeres somos 70 por ciento más propensas a padecer demencia, séptima causa de muerte en el mundo, y debemos recordar que con buenos hábitos puede prevenirse.

  1. Teresa Gurza es una periodista mexicana multipremiada que distribuye actualmente sus artículos de forma independiente

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.