El año más violento, excelente thriller con los mejores ingredientes

“Para vivir fuera de la ley hay que ser honesto”
(Bob Dylan, Absolutely Sweet Marie)

cartel-el-ano-mas-violentoEl año más violento, un ejemplo de cine negro conseguido en torno a la confusión entre conseguir la parte alícuota del sueño americano y formar parte del hampa, lleva la firma del estadounidense J.C. Chandor (Margin Call, All Is Lost).

El filme tiene como protagonistas a la pareja formada por Oscar Isaac y Jessica Chastain, acompañados por un casting acertado que encabezan Davis Oyelowo, Alessando Nivola y Albert Brooks; actores todos con el talento y carisma suficientes para hacer sin complejos “una de gansters”, con todos sus defectos y algunas virtudes: ambiciosos, esclavos de sus egos, faltos de escrúpulos, tipos de los que únicamente respetan la amistad… y tampoco. Esto es cine negro del bueno.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, el año 1981 fue el más peligroso, el que registró mayor número de actos violentos en la ciudad de Nueva York: más de un millón de delitos, entre ellos cientos de asesinatos y violaciones. Ambientada en los meses de aquel terrible invierno, y escrita a partir de la novela del mismo nombre, de la que es autor el realizador Chandor, El año más violento es un drama criminal casi perfecto en torno al destino de un inmigrante mexicano que intenta hacerse un hueco en el lucrativo negocio de la gasolina, en un Nueva York nevado.

En medio de esa violencia onmipresente, Abel Morales (Oscar Isaac, A propósito de Llewyn Davis), un latino que se ha abierto camino en la jungla de los negocios, intenta sacar adelante un honesto negocio de camiones de reparto de gasolina, junto a su ambiciosa esposa Anna (Jessica Chastain, La noche más oscura), hija de un notorio mafioso de Broolklin. Rodeado de corruptos y criminales –que estaban en el mismo “business” ante que él y se niegan a hacerle sitio-, y a pesar de los esfuerzos por mantenerse firme en unas convicciones que chocan irremediablemente con la corrupción galopante de su entorno, irá asistiendo impotente al desmoronamiento de su pequeño imperio “en una espiral de traición y violencia sin control, hasta desembocar en una carrera por la propia supervivencia”.

Están también, como no podía ser de otra manera, el abogado fiel, el fiscal (honesto pero extremadamente ambicioso) que le persigue por estafa y malversación, el mafioso “dandy”, que juega al tenis solo, aislado en su casa bunkerizada… están los grandes hangares donde se dan palizas de muerte, los descampados donde se cierran sospechosos negocios, las lujosas casas y apartamentos… esta todo, o casi todo, lo que habíamos visto en los grandes clásicos y también en las más que dignas películas de serie B de la industria de Hollywood.

El realizador de El año más violento, J.C. Chandor, con apenas 40 años “parece haberlo visto todo”… y se divierte recreando sus recuerdos de cinéfilo, reiventando el clasicismo y aportando audaces variaciones”: viendo El año más violento pensamos inevitablemente en Serpico, en Scorsese, en los muchos Al Pacino, en las persecuciones de camiones de French Connection, en las intrigas de algún Hitchcock “que incitaba a los personajes a matarse entre ellos: todo es cine en El año más violento. Todo sirve al cine, todo exalta al cine ( … ) Y la belleza de Nueva York que Abel, de camino hacia el éxito, contempla en una iluminación dorada y polvorienta…Excitante e indispensable” (Pierre Murat, Télérama).

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.