Y Fellini soñó con Picasso

Federico Fellini fue escribiendo durante treinta años un Libro de los sueños a sugerencia de su psicoanalista Ernst Bernhardt. De ahí salieron dos gruesos volúmenes que contenían un respetable repertorio de imágenes que fueron el germen de muchos personajes de sus películas. Una terapia muy productiva, solo al alcance de mentes muy creativas como la del cineasta italiano.

Y entre esos sueños estaban cuatro que tuvo con Picasso, en 1962, 1967, 1968 y 1980. En el primero Fellini y su esposa Giulietta Masina se reunían con la familia Picasso en la cocina de su casa, donde como amigos de toda la vida charlaban durante toda la noche. En los sueños de 1967 y 1980 sigue viendo a Picasso como amigo y maestro, que le muestra gran cariño, como un hermano mayor, un padre artístico, como colega a su altura, de la misma familia. En el sueño de 1968 recibe una falsa noticia, la muerte de Picasso.

Fellini Cartel exposición

El pasado 13 de febrero, el Museo Picasso de Málaga (MPM) estrenó una muestra que documenta  las sensibilidades de estos dos genios del siglo XX con dibujos, películas, fotografías y otros documentos por parte del director y con pinturas, esculturas, dibujos y obra gráfica de Picasso. Ambos artistas invitan a reflexionar sobre dilemas   referentes a temas como la sexualidad, la exaltación de la vida, su exuberancia y sus metamorfosis de forma muy singular.

Audrey Norcia, historiadora de arte y comisaria de la exposición, opina sobre los elementos oníricos y visionarios presentes en la obra expuesta y cómo estos proponen siempre un diálogo en torno al amor a la vida desde la perspectiva de los sueños.

Fellini

El mundo de Federico Fellini inicia su expresión en el Museo Picasso Málaga
con  ese Libro de los sueños. Continúa por la Vía Margutta, la pequeña calle en el centro de Roma que a partir de la película de los años cincuenta Vacaciones en Roma se convirtió en lugar de residencia de famosos, los Fellini/Masina, Anna Magnani, Giorgio de Chirico, el propio Picasso durante alguna estancia en Roma. Ambos, Fellini y Picasso establecen contacto en algún momento de sus vidas con la antigüedad clásica que se encuentra en ese enclave, a través de vestigios griegos y romanos con imágenes de personajes mitológicos.

Dibujo del primer sueño de Fellini con Picaso
Dibujo del primer sueño de Fellini con Picasso. Museo del Comune di Rimini

Sin duda, la característica predominante en la muestra es la poderosa presencia de las mujeres en la obra de ambos creadores. Insertas en una especie de espacio onírico, ellas aparecen como figuras divinas, terribles o sublimes, delicadamente sensuales o intensamente carnales, temperamentales o serenas.

No podía faltar el circo. Tanto para Fellini como para Picasso el mundo del circo es un espacio de inspiración e interacción popular, así como un universo irreverente, en el que acróbatas, arlequines  y polichinelas personifican la sorpresa, el humor, la mentira y la transformación.

Para Fellini el cine es un aliado de la pintura, ya que tanto uno como otra no pueden existir sin la luz: Para mí el cine es imagen y la luz es su factor fundamental. Lo he dicho muchas veces: en el cine la luz es ideología, sentimiento, color, tono, profundidad, atmósfera, narración. Durante toda su vida, Fellini hizo la crónica del mundo que le rodeaba con dibujos grotescos, a los que añadía algún comentario. Pero el cine acabó siendo su medio de expresión artística durante cuatro décadas, desde 1950 hasta 1990. Recibió premios internacionales, Óscar por La Strada, Las noches de Cabiria, Amarcord y Ocho y medio. Con esta última comienza la segunda etapa del cine felliniano, plena de fantasía y humor con toques surrealistas.  Palma de Oro en el Festival de Cannes por La dolce vita, (1960) que marcó el comienzo de su colaboración con Marcello Mastroianni.  Giulietta de los espíritus (1965) creará polémica, por lo que entonces se consideraba erotismo impúdico, para él una crítica satírica de la sociedad italiana.  En los 70 y 80, películas como Roma, la ciudad de las mujeres o Y la nave va,  marcan  un universo muy personal con un estilo extremadamente libre. En 1993, poco antes de su muerte, recibió su quinto Oscar al conjunto de su carrera. Fellini asociaba las imágenes de su cine a la pintura y ciertamente en no pocas de sus películas hay episodios calificables de pictóricos.

Picasso

El cine formó parte de la vida de Picasso, y parece indiscutible que influyó en su pintura. París es la ciudad en donde nació la experiencia del cine y no hay duda de que éste cambió el rumbo del arte y el de la historia. A partir de 1909 Picasso frecuentó las salas de cine. Sin duda,  la descomposición del movimiento, los efectos de velocidad y la distorsión de las imágenes en pantalla coincidieron con las preocupaciones plásticas cubistas del artista en ese periodo.

Mujer de pie con una mano en la cadera 1908. Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte.
Mujer de pie con una mano en la cadera 1908. Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte.

En los años cincuenta Picasso participa de la experiencia  del cine, dirigiendo junto a Frédéric Rossif la película La mort de Charlotte Corday, en la que utilizó cerámicas, esculturas y dibujos sobre los propios actores. La película nunca llegó a comercializarse aunque sí fue exhibida en el Festival de Antibes. En 1951, Robert Picault filmó La corrida de Picasso, para la que el maestro creó una escenografía en cartón de una plaza de toros con sus personajes. Picasso también acudió al Festival de Cine de Cannes en el año 1955, donde Luciano Emmer presentó Picasso. Un año más tarde, también en Cannes, H.G. Clouzot recibió el premio especial del jurado por Le Mystère Picasso, la película que puso al alcance de los espectadores la posibilidad de contemplar la técnica y el modo de trabajar del artista. Rodada en el estudio del pintor malagueño mediante novedosas técnicas cinematográficas, muestra pincelada a pincelada el nacimiento de una obra de arte. Picasso también asistió al festival cuando Fellini presentó su película Las noches de Cabiria (1957), por la que Giulietta Masina recibió el premio a la mejor actriz. De nuevo coinciden en Cannes en 1961.

Toda esta documentación puede verse en las distintas secciones de la muestra, presentada en forma de diálogo entre ambos genios, poniendo de relieve las afinidades y coincidencias entre sus intereses artísticos, en el museo malagueño hasta el próximo 13 de mayo.

Entre los museos a instituciones prestadores de obra para Y Fellini soñó con Picasso, están la Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte; Museo Picasso de Barcelona, Museo Picasso de Antibes, la Cinemateca Francesa – Museo del Cine de París, Comune di Rimini y varias colecciones privadas.

Ficha de la exposición:

  • Museo Picasso, Málaga.
  • Del 13 de febrero al 13 de mayo 2018 (13:05:2018)
  • Comisaria Audrey Norcia, historiadora de arte.
  • Coproduce la Cinemateca Francesa.
  • Colaboran Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso, Festival de Málaga y Comune di Rímini.


Si te interesan nuestros contenidos,

subscribe nuestro boletín de titulares

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.