Ida, de Pawel Pawlikowski

Pawel Pawlikowski: Mi película dice que también se puede ser polaco y judío

cartel-IdaAsegura el autor de Ida –película que se estrena en España el 28 de marzo de 2014 y cuyo argumento es de enorme actualidad precisamente en este país, donde tantas familias pelean setenta años después para poder buscar a sus muertos por las cunetas- que para describir las relaciones de los polacos con los judíos “habría tenido que escribir un libro enorme. Los personajes de la película son contradictorios, delicados, no son la ilustración de un discurso. Yo quería separar la fe de su dimensión tribal, que está muy presente en los nacionalistas actuales, para quienes la identidad polaca es la identidad polaca católica”.

A Pawlikowski, hoy ciudadano británico, le apasiona la complejidad de la historia. Su primera película polaca –realizada a los 50 años y después de casi 40 de exilio- es el reencuentro con un pasado tortuoso. Cuando se encuentra a punto de pronunciar los votos, la novicia católica Ida (Anna en la partida de nacimiento) se entera de que nació en una familia judía; el resto de los miembros –padres y un hermano- fueron asesinados durante la guerra.

La historia de Ida es también para Pawlikowski una forma de recuperar el origen judío de su padre, con el que vivió en Roma parte de su infancia y adolescencia (el resto del tiempo estuvo en Inglaterra y Alemania junto a su madre, que le sacó huyendo de Polonia); en cierta manera una forma de contar una historia personal escrita en tercera persona.

Tras su paso por distintos festivales en 2013, Ida acumula ya los premios a la mejor película, guión, actriz (Agata Trzebuchowska), dirección artística y Premio de la Juventud, de Gijón; el Premio FIPRESCI de la crítica internacional a la mejor película en Toronto; el galardón a la mejor película en Londres y el de la mejor película del año de la Academia del cine polaco.

En la Polonia de 1962, comunista “a la polaca”, lo que incluye una fortísima dosis de catolicismo, Anna, una joven de 18 años novicia en un convento donde ha vivido desde que quedó huérfana siendo muy niña, a punto de convertirse en monja descubre que tiene una pariente viva, Wanda, hermana de su madre, a la que no ha visto nunca y va a visitar. Wanda (Agata Kulesza), apodada “la roja” es juez, estalinista y célebre por haber dictado sentencias de muerte colectivas de “traidores”, además de judía, bastante adicta al alcohol y oculta la tragedia que en ocasiones vive como una esquizofrenia. Tras un primer momento de rechazo, ambas mujeres inician un viaje a sus raíces, al pueblo donde nacieron y al terrible pasado que comparten. Para Ida, el dilema está entre su identidad y la religión que le acogió salvándole de la masacre de la ocupación nazi; Wanda tiene que enfrentarse a las decisiones que tomó cuando eligió la fidelidad a la causa política.

En la Polonia nevada y gris de los años sesenta, Ida es una visión casi fantasmal de una realidad histórica suspendida en el tiempo: las fuertes raíces del catolicismo, la resistencia de todo un pueblo a los ucases del “imperio ruso” y la cuestión judía, nunca hasta ahora “tratada realmente de manera política, cultural y afectiva”. Con una cámara inmóvil, un montaje sutil y unos personajes cuyos rostros parecen aplastados por el peso del destino, Pawel Pawlikowski ha realizado una obra maestra de espiritualidad” (Michèle Levieux, L’Humanité).

Es también una road movie y casi un film policiaco clásico en el que dos mujeres que van a saldar sus cuentas con el pasado –la que lo conoce y la que va a descubrirlo- investigan juntas la amnesia voluntaria de un país, “los horrores negados y jamás expiados, la maldad de tanto mediocre, muchas veces por motivos viles y desesperantes: apropiarse un terreno, una casa… ¿Cómo vivir después de conocerlo? ¿Cómo creer en Dios?… ¿Cómo creer en los hombres?” (Pierre Murat. Télérama). El periplo es un resumen de la compleja historia de un país “dividido entonces entre el misticismo y el materialismo”.

A medida que avanza el viaje, a medida que descubre la Polonia que existe fuera de los muros del convento, después de encontrar los huesos de sus padres, enterrados en el bosque por el granjero que aprovechó la ocupación nazi para asesinarles, la realidad lleva a Ida a entrar en callado (siempre silenciosa, está acostumbrada a hablar poco, solo lo necesario) enfrentamiento con las convicciones ancladas por casi dos décadas de vida monacal. Sentimientos que se materializan en la fugaz relación que mantiene con un músico, un saxofonista, al que conoce por el camino.

«Ida es el recitado magnífico de un poema melancólico impregnado de religiosidad, de militantismo ateo… un deber de memoria ejemplar, suficientemente hábil como para no fastidiar a los espectadores con su mensaje. Aquí las almas son grises y el ser humano está descrito en toda su complejidad. Pawel Pawlikowski no es un juez, sino un artista con una auténtica visión del cine, seguramente una de las bellas de 2014”. (www.avoir-alire.com).

En blanco y negro que, dice, son los colores de sus recuerdos, acompañada por el saxo de John Coltrane y una coral de Bach, la Ida de Pawlikowoski es “una película tan depurada que corta el aliento” (Le Figaro), una joya estética que deja un regusto de melancolía: “La gente me pregunta: ¿Por qué muestras una Polonia tan gris y triste? Y yo les contesto: ¿Queréis que enseñe la actual Polonia de los nuevos ricos, la Polonia de colores salmón y pistacho? Ida es la Polonia de mis sueños, es la nostalgia”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

1 Comentario

  1. Interesantísima película. No obstante pone que el estreno es el 28 de marzo (hoy) y no la encuentro en la cartelera de Barcelona…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.