Juan Eslava Galán: Misterioso asesinato en casa de Cervantes

Juan Eslava Galán es quien firma esta novela de aventuras ambientada en el siglo XVII, época de Felipe III, cuando se había publicado sólo la Primera parte de El Quijote de Cervantes y la corte se había trasladado a Valladolid.

asesinato-en-casa-de-cervantes_eslava-galanPues bien, al igual que hiciera el propio Cervantes, Juan Eslava Galán apela en ocasiones a «lo escrito», como si se basara en documentos históricos hallados por él que hubieran quedado incompletos y él no pudiera hacer otra cosa que respetar su carácter de fuente parcial.

Es así como se permite dejar muchos extremos a la imaginación del lector y el que más, su apasionado y prometedor final. Y no me refiero a la investigación, que sí se completa, sino a la peripecia vital de la protagonista, que es quien de verdad nos interesa. El resumen de la historia es el que sigue:

A las puertas de la casa de Miguel de Cervantes, aparece muerto un hombre. Es el hidalgo Gaspar de Ezpeleta, gran experto en lances amorosos con mujeres casadas, lo que hace pensar en un crimen por cuernos. Una vecina beata -y envidiosa de la casa que ocupan y de su estilo de vida- acusa al escritor y a sus alegres hermanas las Cervantas de estar implicados en este horrible hecho.

Es así como se nos pone delante el meollo de la historia, lo que ha de investigar por orden superior el viajero que llega a Valladolid. Llega a caballo y se ve de buenas prendas, pero no está solo y perdido en el enjambre enmarañado que es la corte. No es hombre sino mujer y actúa por cuenta de la duquesa de Arjona, una gran admiradora de Cervantes que, dolida por lo ocurrido y no creyendo a la acusación, requiere sus servicios para investigar el caso.

La joven se llama Dorotea de Osuna y todo lo que veremos será a través de los ojos de esta mujer, que es bellísima y sagaz, pero que cuando parece que está a punto de desenredar los hilos del misterio, se encontrará con otro aún mayor y que, para colmo, requiere sigilo.

El entorno en que se mueve es tan apasionante como chocante. De su mano, seremos testigos del ocaso de la España del Siglo de Oro, un país marcado por las guerras, con clases ociosas e improductivas, nobles y clérigos, muchos mendigos y pobreza entre muchos infortunios más. Una España en la que estaba mal visto ganarse la fortuna con sus manos. Pero lo mejor son las descripciones paisajísticas:

Juan Eslava Galán inicia el libro con una descripción de Valladolid que habla de su grandeza como corte de España. Eran tiempos de Felipe III y su valido el duque de Lerma, pero la vista de los palacios, iglesias, huertas y conventos, bien podrían alcanzarnos hoy. Un viajero que entrara a caballo a Valladolid se vería sorprendido por la riqueza de las casas nobles y empenachadas, pero por encima de todas ellas (o más bien por debajo y viviendo de ellas), le asombraría la vida riquísima del hampa. Y con el hampa habían de tratar los gobernantes si querían seguir teniendo las riendas del poder, pues la corrupción estaba tan entrelazada que no había venganza o ejecución que no hubiera sido pagada por un noble.

Con esta novela histórica de aventuras, Juan Eslava Galán ganó el Premio Primavera de novela 2015 que conceden El Corte Inglés y la editorial Espasa Calpe.

  • Título: Misterioso asesinato en casa de Cervantes
    Autor: Juan Eslava Galán
    Espasa Calpe
    19’34 euros

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.