Laurent Joffrin: ¿Antigua izquierda o nueva derecha?

El periodista y editorialista Laurent Joffrin ha anunciado su decisión de «dejar el periodismo y lanzarse en la política» para crear un «movimiento de izquierda» y «reinventar la socialdemocracia».

Laurent Joffrin
Laurent Joffrin

«Es necesario que la antigua izquierda reformista se reinvente» afirma este editorialista que tras contribuir a la decadencia del Nouvel Observateur y de Liberation, no ha cesado nunca de hacer política desde su posición de director de esas publicaciones, contribuyendo a la elección de Emmanuel Macron, un enarca¹ sin pasado político y directo representante del CAC 40.

El problema de Joffrin y su «reinvento» es que la antigua izquierda socialdemócrata se confunde hoy con la nueva derecha LREM y LR.

La denominada «antigua izquierda» con líderes como Manuel Valls, Segolene Royal, Dominique Strauss-Khan o Francois Hollande, es hoy la nueva derecha, que se ha adherido a la más abyecta política neoliberal, al diktat de la troika europea y del FMI, y que hizo posible la elección de Macron.

A partir de ahora, Laurent Joffrin nos anuncia que expresará sus ideas directamente como «político» y no desde su supuesta «objetividad» periodística. Caen pues las máscaras y su entrada en la política profesional no hace más que anunciar una evidente tentativa de retorno del catastrófico Hollandismo socialista.

Como lo analiza con mucha razón Stephane Alliès en Mediapart, «Joffrin es al periodismo lo que Francois Hollande es al partido socialista». Yo añadiría además que Joffrin es al periodismo y a la política lo que la dirección de Laurent Berger en la CFDT es al sindicalismo. Un caballo de Troya del liberalismo para vendernos la misma política antisocial con barniz o etiqueta socialdemócrata, ante el anunciado fracaso rotundo del mandato presidencial de Emmanuel Macron.

La trayectoria de Joffrin no deja lugar a dudas, como «editocrata» guardián fiel del sistema político de la Quinta república y del poder de una elite de enarcas, sean derechistas liberales o socialdemócratas no menos derechistas, o como miembro del consejo de administración del think tank «En tiempo real» allegado a Emmanuel Macron.

Del casi desaparecido partido socialista francés poco queda hoy de izquierdas, a excepción de ciertas posiciones de Benoit Hamon, de Arnaud Montebourg, o Gerard Filoche, minoritarios sin embargo frente a una multitud de oportunistas Strauss-khanianos, Hollandistas, o Vallsistas, que cambian de chaqueta con vertiginosa facilidad, atraídos más por el poder que por la defensa de los «antiguos» ideales socialistas.

La Unión de una verdadera izquierda es la única alternativa para hacer frente al neoliberalismo de las multinacionales en el poder con sus marionetas enarcas, y para evitar una deriva fascista con la victoria electoral de la extrema derecha.

Pero esa Unión solo puede venir de una alianza entre las fuerzas parlamentarias de izquierdas, a saber: Francia Insumisa, los ecologistas, la izquierda socialista y el Partido Comunista francés, con el apoyo del movimiento feminista, de las organizaciones antirracistas y de defensa de los derechos humanos, así como de las organizaciones sindicales, y de la extrema izquierda implicada en las luchas sociales. Es decir la unión de todos aquellos que luchan contra el poder de las multinacionales y de su impunidad fiscal.

Esa alternativa política en las urnas solo será posible como consecuencia o reflejo de la multiplicación de las luchas sociales en el país. Como dice Francois Ruffin en su brillante libro ‘Su locura, nuestras vidas’: «Un nuevo mundo es posible… le temps est venu de leur boté le cul» (Ya es hora de patearles el trasero). O como decía Rafael Alberti: A galopar, hasta arrojarlos en el mar.

  1. ENA: Escuela Nacional de Administración, reputado vivero de las élites en Francia, políticos, administradores del Estado y ministros, que practican alegremente las puertas giratorias (aquí se denomina «pantouflage») entre el sector público y el privado, más interesados por su poder y enriquecimiento personal que por los intereses generales de la República que representan

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.