El porvenir, o como reinventar una vida cuando otra se acaba

“Mi marido me ha dejado, me han echado de la editorial y se ha muerto mi madre. He reencontrado mi libertad…”

Oso de Plata a la mejor dirección en el Festival de Berlín 2016, El Porvenir (L’Avenir), quinto largometraje de la realizadora francesa Mia Hansen-Love (Edén, Un amor de juventud) es una reflexión sobre la libertad y la felicidad, y las estrategias (sentimentales y prácticas también) para reinventar una vida cuando se acaba otra rutinaria y banal.

Nathalie (Isabelle Huppert, Amor, La pianista, Elle), en la cincuentena, es profesora de filosofía en un instituto y dirige una colección de ensayo en una editorial. Adora el contacto con los alumnos. Casada con un alemán (André Marcon, Madame Marguerite, 3 corazones) también profesor de la misma materia, y madre de dos hijos adultos, se ocupa de su madre (Sarah Le Picard), una antigua modelo maniaco-depresiva que empieza a dar señales de senilidad.

Comunista en su juventud, con el tiempo Nathalie se ha aburguesado y ya no comparte las ideas libertarias de Fabien (Roman Kolinka, Edén), quien fue uno de los alumnos preferidos y ahora comparte una granja en el campo con su novia y algunos amigos. En la editorial las cosas no van bien, están empezando a sacrificar la calidad al marketing, le cuesta seguir publicando. Cuando su marido la deja –empujado por los hijos que, enterados de que tiene una amante, le piden que elija- y fallece su madre, decide iniciar una nueva vida que comienza por visitar a su antiguo alumno en el campo.

Cuando todo parece fluir tranquilamente, cuando la pareja de intelectuales se considera perfectamente ensamblada tras casi treinta años de convivencia, empiezan las preocupaciones: la madre, siempre posesiva, se vuelve angustiosa, invasiva, obligándole a modificar sus planes, impidiéndole casi vivir con sus intempestivas llamadas de socorro; el marido anuncia que se ha enamorado y quiere irse a vivir con otra mujer (“Creía que me ibas a querer siempre”, le dice Nathalie antes de que asome la primera lágrima). En el momento en que marido y madre desaparecen de su vida, se da cuenta de que ahora tiene que vivir sola una vida distinta, transformar la derrota en victoria.

En un papel escrito expresamente para ella, instalada en “un presente que parece infinito” (Jacques Morice, Télérama), Isabelle Huppert hace una brillante y nada estridente interpretación de esa mujer que se plantea como vivir el tiempo que le queda. En El Porvenir cuentan tanto las cosas que se dicen como los silencios, y las personas como la gata Pandora, herencia de la madre neurótica, “negra, vieja y gorda”, con la que nadie quiere quedarse.

El porvenir es un drama triste y tranquilo, sereno, sin ruidos perturbadores pero cargado de emociones y tensiones. Desde las calles de París a los paisajes de Vercors, de la primavera al invierno, se va materializando el recorrido de esta mujer que quiere continuar con su vida y construir su futuro. “El viento que esparce los folios de los exámenes que lleva en una carpeta Nathalie, dormitando en un parque, es como el tiempo que pasa y permite barrer la tristeza, reinventarse, reconstruirse».

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.