Prueba definitiva del acoso a los indígenas aislados

Un vídeo muestra una banda de pistoleros que atemoriza a una comunidad guaraní desde que regresó a su tierra ancestral

Guaranies
Unos 200 guaraníes han vivido atrapados en una “isla” entre un río y un “mar” de soja. © Survival

El pasado mes de marzo, Survival, la organización internacional que trata de proteger a las tribus indígenas minoritarias, advertía que los indígenas aislados de la Amazonia, recientemente fotografiados desde el aire, habían sido abandonados a su suerte después de que los traficantes de drogas y los madereros ilegales invadieran un puesto gubernamental que monitoreaba la zona donde se encontraban.

Este grupo de indígenas, próximos al río Xinane, en el estado brasileño de Acre, se encuentra justo en la frontera con Perú, donde los activistas llevan denunciando desde hace tiempo la escalada de la tala ilegal. También se enfrenta a la grave amenaza de una carretera que parece ha sido construida en la zona por el gobierno del estado de Acre. Organizaciones regionales han avisado de que esto podría destruir a los indígenas no contactados del río Xinane, pues se tiene la experiencia de que otros proyectos anteriores de la Amazonia han conducido a la aniquilación de incontables tribus.

Hace mucho tiempo que Survival lleva difundiendo sorprendentes imágenes aéreas de estas personas, para demostrar su existencia y denunciar los peligros que afrontan. Ahora lo hace con un video reciente, en donde muestra a integrantes de una violenta banda de pistoleros que atemoriza a la comunidad guaraní Pyelito Kuê (Brasil) desde que regresó a su tierra. Se piensa que el grupo ha sido contratado por un terrateniente ganadero que ocupa la tierra de esta comunidad de indígenas brasileños, que les fue usurpada en la década de los años 70 y que ha sido talada para la ganadería.

Hace escasamente un mes que la gente de esta zona regresó a su pequeña parcela, forzando la salida del ganadero que ocupaba su territorio y bloqueaba el acceso a sus hogares. Desde entonces, los pistoleros no han parado de amenazarles: les rodean, les disparan e impiden a los trabajadores sanitarios que visiten la comunidad. En el último ataque una mujer resultó herida y muchos otros guaraníes se vieron forzados a huir.

La policía brasileña clausuró recientemente la empresa de seguridad Gaspem, acusada de haber asesinado, al menos, a dos líderes guaraníes y de haber atacado de forma brutal a cientos más. Sin embargo, muchas empresas similares que proporcionan servicios “de seguridad” a los ganaderos siguen activas, y políticos brasileños del poderoso lobby agro-ganadero antiindígena han estado alentando a los terratenientes para que expulse a los indígenas de sus tierras. El video recientemente grabado es la prueba palpable de que las denuncias de Survival, y las quejas de los indígenas, están más que justificadas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.