Quiero cantarle a mi tierra

El planeta Tierra puede ser útero o ataúd; punto de partida o destino

Xulio Formoso: planeta Tierra
Xulio Formoso: planeta Tierra

Hoy es un día cualquiera de esos que amanecen a medianoche; día de los que suenan a yunta cansada y olor de bosta en el campo. Día bonito que se inició con neblina a ras de suelo que se fue alzando despacito como telón de teatro para mostrar que tras los rojos flamboyanes la basura se acumula, el hollín mustia los colores y no hay nada bucólico en el paisaje.

Hoy es día de incubar esqueletos que se abrazan estrechamente, de almacenar agua hasta en la última tapara y, también, de sacudir el hollín del alma, de aferrarse a la fortaleza de una caricia y cantar junto a Víctor Heredia, Mercedes Sosa, al borracho bohemio que tiene curda ecológica o frente al pastel de cumpleaños de Matusalén, la canción del argentino Damián Sánchez musicalizada por Rafael Paeta:

Quiero cantarle a mi tierra y que florezca dentro del clima mi pueblo y su primavera Inaugurar mil palomas de pan y que no mueran.

Confieso mi pecado de optimismo.

Mientras me maquillo para ir al trabajo, Michael Jackson entona Earth Song:

“What about sunrise? what about rain? What about all things you said gain? (…) What about the bleeding Earth (What about us) Can´t we feel it’s wounds (What about us) What about nature’s worth?…

No me rindo

Amado planeta Tierra: bebo de tus fuentes; hallo posada en ti. Me dedico a hacer turismo por tus cordilleras y cavernas; dejo que mis pies descalzos descubran tus promontorios, que mis dedos trencen tus cabellos de palmeras y mi cuerpo se sumerja en las profundidades de tus lagos.

Recorro con la malicia de una potra resabiada tus sabanas abiertas, acaricio tus vellos de millo, soy semilla que se desliza por la garganta de tu silo para que ningún gorgojo ni polilla carcoma mi corazón nutricio.

Me gusta temblar de emoción mientras admiro el esfuerzo con el que conservas el frágil ecosistema de tus bosques nublados y humedales. Veo descorrerse tus neblinas mientras me aproximo; mojas mis párpados con gotas de rocío que se desprenden de tu piel, me acunas en tus brazos de bejucos mientras te afirmas en tus piernas de manglar.

No me importa si el macizo de tus rodillas tiene sesenta, setenta y uno o 570 millones de años, lujuriosamente voy por él aunque el vértigo me acompañe al borde de tu abismo. ¡Ah, mundo, amor dame consuelo! ¿No ves que te requiero? ¡No pongas tantos obstáculos para alcanzar tu cima!

Hay días que me siento mimada por tu condición tropical. Con generosidad te desprendes de la exuberancia de tus frutos y me das a elegir entre la miel del níspero o el cítrico de la mandarina aunque sabes que, siendo caribe, siempre preferiré la esperma salobre del agua de coco.

Me toca, a veces, atravesar tus desiertos. Son horas de camino sin que ocurra nada, salvo el merodeo de algún ave de rapiña. Debo tener paciencia ante tu infecundidad que altera los humores. Me convierto en lagartija que se trepa a tus rocas esperando que salga la luna y llene de agua nuestro pozo.

Vicente Huidobro con sus versos de Altazor me reafirma:

“La Tierra seguirá girando sobre su órbita precisa temerosa de un traspié como el equilibrista sobre el alambre que ata las miradas del pavor”

Y, en cambio, Maná me confirma la otra cara de la realidad:

“La Tierra está a punto de partirse en dos el cielo se ha roto ya se ha roto el llanto gris la mar vomita ríos de aceite sin cesar”.

Amado planeta Tierra, Yo sigo empeñada en este intento pasional de seducirte palmo a palmo.

Eres el sueño que sueño mientras no estoy dormida.

Músicas citadas:

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Ileana Ruiz (Venezuela). Activista de derechos humanos, investigadora social y periodista. Asesora en resolución de conflictos, educación popular, participación ciudadana y derechos humanos y profesora de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad. Articulista en el semanario venezolano “Todosadentro” del Ministerio de la Cultura desde 2006. Premio Nacional de Periodismo de Opinión, 2013. Entre sus publicaciones: De la indignación a la implicación (2006); Pueblo de agua: Cuentos para la educación en derechos humanos sobre la identidad del pueblo warao (2009); Servicio de policía bajo la mirada ciudadana (2010); La clave del acuerdo. Practiguía para la resolución pacífica de conflictos (2011); Pasos dados poco a poco. Memoria y cuentos del proceso de constitución de los Comités Ciudadanos de Control Policial (2012).

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.