Varoufakis dimite para no servir de excusa al eurogrupo

Yanis Varoufakis ha anunciado este lunes (6 de julio de 2015) su dimisión como ministro de Finanzas para no servir de excusa al Eurogrupo en las negociaciones que deben producirse en los próximo días sobre la reestructuración de la deuda de Grecia.

Varoufakis-dimite-tuit

Varoufakis ha revelado que existía «una cierta preferencia por parte de algunos miembros del Eurogrupo y otros ‘socios’ a favor de su ‘ausencia’ durante sus reuniones», y después de debatirlo con el primer ministro, Alexis Tsipras, decidió dejar el cargo.

«En la izquierda sabemos cómo actuar de forma colectiva sin importar los privilegios del cargo. Apoyaré totalmente al primer ministro Tsipras, al nuevo ministro de Finanzas y a nuestro Gobierno», sostuvo Varoufakis.

Varoufakis ha protagonizado varios enfrentamientos durante la negociación con los acreedores de Grecia, en la que desplegó argumentaciones económicas sólidas para rechazar el recurso único a la austeridad promovido desde Alemania y países nórdicos que, como explica Ignacio Muro, «es solo un discurso religioso que fomenta el castigo a los heterodoxos mientras nos quiere hacer olvidar la evidencia: que como dijo Stiglitz la UE  no rescató a Grecia sino a los bancos alemanes”.

En un comunicado titulado ¡Ya no soy ministro!, Varoufakis sostiene que el referéndum «permanecerá como un momento único en el que una pequeña nación europea se levantó contra la servidumbre por las deudas», y aunque olvida mencionar que hace 26 siglos otro griego, Solón, estableció la “seisachteia” o alivio de las cargas: la nulidad de las deudas que esclavizaban a gran parte de la población y la prohibición de estipular en adelante préstamos avalados por la libertad personal, coincide en promover una decisión audaz: «sacrificar las ambiciones de los acreedores en favor de la supervivencia de los deudores, situar al hombre por encima de la riqueza en la base del nuevo sistema político [la democracia]”, como recuerda Pedro Olalla en el libro «Grecia en el aire».

«Como todas las luchas por los derechos democráticos, esta negativa histórica del ultimátum formulado el 25 de junio por el Eurogrupo llega con un gran coste asociado» y por ello Varoufakis considera necesario «que el gran capital concedido a nuestro Gobierno por el espléndido ‘no’ sea invertido inmediatamente en un ‘sí’ a una resolución adecuada, a un acuerdo que contemple la reestructuración de la deuda, menos austeridad, redistribución a favor de los necesitados y reformas reales».

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.