Inicio / EN ESPAÑOL / El español en el mundo / El español en Marruecos y el Sáhara según el Instituto Cervantes

El español en Marruecos y el Sáhara según el Instituto Cervantes

El reciente anuario ‘El español en el mundo 2015’ editado por el Instituto Cervantes analiza las cifras sobre el idioma español en todo el mundo, incluyendo Marruecos y el Sáhara, y se recogen los mismos datos que el año anterior, que 1,5 millones de marroquíes, en concreto 1.529.665 poseen una competencia limitada del idioma castellano y tan sólo 6586 son nativos en español, -se supone que se refiere a los españoles residentes en Marruecos-.

Stand de España en la feria del libro de Casablanca
Stand de España en la feria del libro de Casablanca

 

Con estas cifras se refleja que, tras Estados Unidos, Marruecos es el país donde hay más ciudadanos que tienen un conocimiento del castellano no siendo su lengua nativa. Esto reitera el llamamiento de los hispanistas marroquíes para que haya una extensión de la Real Academia Española (RAE) en nuestro vecino país ya que existe en Guinea Ecuatorial donde, sin embargo, el número de hispanohablantes sumando los nativos y los que lo conocen superan algo la cifra de los 750.000.

Más datos: en Marruecos según el referido estudio son 70.000 los estudiantes que han optado por el idioma de Cervantes en la enseñanza primaria (se estudia desde tercero) y secundaria y un total de casi 2700 los que lo estudian en las diferentes universidades marroquíes a través de la carrera de Filología Hispánica. A estas cifras hay que añadir otros 8700 que estudian español en los Institutos Cervantes –con seis centros y siete subsedes o aulas en Marruecos- contando con diez centros de examen de los Diplomas de Español como Lengua Extranjera (DELE) que otorga el Cervantes y que han obtenido más de mil estudiantes.

El DELE es la máxima oferta académica que ofrecen los Cervantes
El DELE es la máxima oferta académica que ofrecen los Cervantes

 

En total, más de 80.000 estudiantes marroquíes aprenden español, según datos también del año 2014, ocupando el puesto 16 en los países que se estudia español, el año pasado ocupaba el 13 por lo que es superado en estudiantes de castellano por tres países africanos, Benin, Guinea Ecuatorial y Gabón.

Por último, llama la atención que la cifra de 1,5 millones coincida con las del marroquí Instituto Real de Estudios Estratégicos, que cifraba en un exiguo 5 % el porcentaje de marroquíes que “comprende” el español, porcentaje mucho menor si se trata del uso hablado y más disminuido si es el escrito.

Las fuentes que se usan para todos estos datos expuestos en el anuario 2015 y su comparativa con 2014, son las estimaciones del propio Instituto Cervantes, registros de residentes extranjeros y otras fuentes –sin especificar-.

Hay que añadir tres datos: la mayoría de marroquíes que estudian y chapurrean el español se ubican en la zona norte, nuestro antiguo Protectorado hasta 1956, en especial el Rif y la región Tánger-Tetuán: el alto analfabetismo de la población, un 30 % y una población no muy urbanizada, el 40 % reside en zonas rurales.

El Instituto Cervantes separa Marruecos del Sáhara en este estudio, por eso aparecen 22.000 personas con competencia limitada del español en el Sáhara Occidental y sin embargo la cifra de nativos en dicho territorio está en blanco. Se repiten los datos del año pasado. Los que mantienen la huella española son, sin duda, los saharauis, algunos a favor del Sáhara marroquí, que se quedaron y sus descendientes que ya estaban en el territorio desde antes de 1975 puesto que la numerosa colonia de marroquíes que llegó tras esas fechas provienen de la zona del antiguo Protectorado francés.

No obstante, no aparecen por ningún lado los saharauis que viven en los campamentos de Tinduf y que tienen dominio del castellano. Bueno sí, se supone que se los han adjudicado a Argelia donde sí figuran 175.000 nativos –cuarto país donde no es lengua oficial y hay más nativos de lengua española tras Estados Unidos, Brasil y Canadá- y 48.000 con competencia limitada. En las prolijas explicaciones del anuario no se especifica nada al respecto, ni una triste aclaración a pie de página, pero cualquier avezado lector puede dar con la tecla del alto número de argelinos que hablan español y que el Cervantes soslaya que son refugiados saharauis.

Un dato significativo y que lo aclara todo: en el anuario del año 2014 del Cervantes referido a Argelia había tan solo 300 nativos españoles y 48.000 con competencia limitada. Mientras el segundo dato permanece, el primero pasa nada menos que de 300 a 175.000 en un año. Sin más comentarios.

Ya se cumplen más de diez años desde que un grupo de escritores españoles solicitó en junio de 2004 al Instituto Cervantes que abriera un aula en los campamentos de Tinduf, petición reiterada en 2010 por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS). Ya no sólo el silencio ha sido la respuesta sino que está previsto que este año se abra en el colegio español La Paz de El Aaiún una extensión del Cervantes dependiente de Rabat. Por cierto, colegio con dos únicos profesores de español y sólo 29 alumnos. Y es que, desde hace cuatro décadas, Marruecos quiere borrar todo recuerdo de cualquier tipo, del paso de España por su antigua colonia, incluido el idioma, lo primero que eliminó fueron los letreros en español.

Precisamente acaba de fallecer el arquitecto canario Joaquín Casariego Ramírez (Santa Cruz de Tenerife, 1948-2016) que realizó el casi único estudio sobre la arquitectura de El Aaiún en la época de la colonización española: ‘El proyecto Aaiún. La estructura del espacio urbano en la colonización española del Sahara’ (Mercurio Editorial, 2014).

En la capital del Sáhara apenas queda como huella española la iglesia de San Francisco de Asís, el antiguo Casino y el citado colegio La Paz, además de antiguas edificaciones en los barrios más antiguos.

Sobre Jesús Cabaleiro Larrán

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona con estudios de doctorado, posee estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Ver también

Hay que escribir correctamente en español

Abatir puede equivaler a matar

La Fundéu indica que el verbo abatir no siempre es sinónimo de matar, aunque según la última edición del …