Inicio / NOTICIAS / Comunicación / Phubbing, nombre sugestivo para una grosería

Phubbing, nombre sugestivo para una grosería

Ya tiene nombre, se llama phubbing, contracción de las palabras inglesas phone y snubbing, equivalente del castellano despreciando, y lo cuenta el blog francés L’homme simple: hacemos phubbing cuando, estando con alguien y dejando de prestarle atención, nos ponemos histerícamente a chatear, “wasapear”, o similares, en una pantalla móvil.

phubbing-stop

“Convertido a la comunicación móvil sin preguntarse acerca de la forma en que debe usar esa posibilidad en grupo, el ser humano cae en el absurdo antisocial” puede leerse en la página. Creada en mayo de 2013 por el joven australiano de 23 años Alex Haigh, a casi 15.000 personas les gusta la página de Facebook de la campaña anti-phubbing y más de 18.000 han votado en contra en la web.

Según los profesionales de la comunicación, que tienen en cuenta no solo los mensajes hablados sino también los corporales, la persona que estando con otra, u otras, dedica su atención al teléfono móvil (tableta, etc.), está enviando un mensaje: exactamente “lo que aparece en mi móvil es más importante que lo que ocurre aquí”. En el caso de que nadie haya llamado a ese móvil, y el usuario lo consulte solo para verificar si le han llegado mensajes, alertas o avisos de redes sociales, entonces el mensaje varía ligeramente, aunque no es más positivo: “Voy a ver si en este momento ocurre algo en el mundo que pueda interesarme más que lo que está pasando aquí”.

La campaña anti-phubbing, nacida al mismo tiempo que el vocablo, recuerda que ya basta de consultar compulsivamente las pantallas móviles. Hasta ahora se ha tolerado por lo que tenía de novedad; pero ya se han cumplido veinte años de la salida al mercado de los primeros dispositivos móviles, tiempo más que suficiente para que los humanos “sean conscientes de lo que significa encerrarse voluntariamente en un mundo virtual embrutecedor”. La campaña anti-phubbig tiene por objetivo “recuperar la higiene de la comunicación humana, volver a la buena educación y mantener las interacciones afectivas”. “Los expertos en etiqueta han dicho que el phubbing es el fin de la civilización”, puede leerse en la página del australiano iniciador de la campaña que, entre otras, facilita la cifra de 87% de adolescentes que prefieren comunicar por sms a hacerlo cara a cara.

En el digital Rue 89, la periodista Elsa Ferreira escribe un largo trabajo titulado con la pregunta ¿Puede usted soltar su teléfono?, del que hemos sacado algunos datos e informaciones de gran valor social.

portada-alone-togheterPor ejemplo, que la profesora del prestigioso MIT (Massachussetts Institute of Technology) Sherry Turkle, analiza éste y otros fenómenos relativos a las nuevas formas de comunicación adoptadas por “el planeta de los connected people” en el libro Alone Together: Why We Expect More from Technology and Less from Each Other (Solos juntos), donde entre otros casos cuenta el de un adolescente de 18 años que le dijo: “Algún día, aunque no ahora, me gustaría aprender a mantener una conversación”.

Ferreira comenta también una información del New York Times en la que se afirma que en varios restaurantes estadounidenses empiezan a prohibir que en su interior se saquen fotos con los móviles; pionero en la lucha anti-phubbing, un establecimiento de Los Angeles ofrece un 5% de descuento a los clientes que acepten depositar el móvil en la entrada. En otros locales se está poniendo de moda, en las cenas de grupo, el juego de que los comensales dejen los móviles en el centro de la mesa: el primero que no pueda resistirse, y lo use, paga la cuenta.

Más adelante, el artículo de Ferreira proporciona unas cifras que lo dicen todo, relativas al papel del móvil en las relaciones sexuales; según un sondeo de Vodafone, el 36% de los británicos manifiesta que respondería al teléfono durante el acto sexual y el 63% durante una cita amorosa. Y, centrándose en las mujeres, una europea de cada cinco consultaría su Smartphone mientras se encontrara haciendo el amor.

En el libro Sex Made Easy: Your Awkward Questions Answered-For Better, Smarter, Amazing Sex (Sexo fácil), la autora Debbie Herbenick escribe que las personas que hacen phubbing a su compañero amoroso “no deberían sorprenderse si le ven levantarse y marcharse”.

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

RSF-free-chitour

Periodismo en Argelia: Said Chitour sigue pendiente de juicio

Un juez de instrucción ha decidido remitir el expediente del periodista freelance argelino Said Chitour …