63 festival de San Sebastián: “Magallanes” e “Ixacanul”

0
21

Quechuas y mayas en el cine peruano y guatemalteco

En dos películas de Horizontes Latinos se evoca con fuerza la fractura social y étnica entre la sociedad “blanca” y las comunidades indigenas, quechuas en Perú, mayas en Guatemala, con temas que evocan las violaciones de los derechos humanos en dichos paises, con tratamientos y géneros diversos. 

Ambas películas fueron ganadoras de premios en  Cine en  construcción , lo que permitió su acabado, estreno , distribución,  y  circulacion en festivales  internacionales y su presencia ahora en San Sebastián.

Fotograma de Magallanes
Damián Alcázar en un fotograma de Magallanes

“Magallanes” ópera prima como director del veterano actor peruano Salvador del Solar, está construida como una película policíaca, con suspense y acción. Cuenta la historia de un miserable exmilitar, en Lima, que trabaja como taxista y como chófer de un coronel paralítico, con el que coincidió en Ayacucho durante los años de la guerra sucia contra el terrorismo.

Ese personaje de “Magallanes”, interpretado por el actor mexicano Damián Alcázar se va a improvisar como chantajista y secuestrador intentando sacar provecho de una comprometedora fotografía que tiene en su poder.

Coproducción entre Perú, Argentina, Colombia y España, cuenta en su reparto también con el argentino Federico Luppi, y con los peruanos Magaly Solier, Bruno Odar y Cristian Meier.

Los crímenes contra la humanidad perpetrados por los militares peruanos en el marco de la lucha antiterrorista son vistos aquí desde cuatro puntos de vista diferentes, el de los militares que cumplieron ordenes, el del coronel enfermo que es como un muerto en silla de ruedas, el de su hijo que no participó en esos horrores y, finalmente, el de la víctima interpretada por Magaly Solier.

Una joven indígena violada por los militares y convertida en esclava sexual del coronel durante la guerra en Ayacucho, que intenta sobrevivir en medio de grandes dificultades  económicas en Lima, junto con un hijo minusválido fruto de aquellas violaciones.

El tema no es nuevo en el cine peruano, sino mas bien recurrente y la propia Magaly Solier había interpretado ya con brío una historia similar en “La teta asustada” de Claudia LLosa. Pero, no obstante los esfuerzos de artistas y cineastas por recuperar la memoria perdida sobre esos crimenes de guerra de un pasado reciente, la cultura de la impunidad persiste en el Perú.

Hasta la fecha ningún militar, ni responsable de esos crímenes ha sido perseguido por la justicia de su país. La fractura social entre el Perú “blanco” y  las comunidades indigenas son evocadas con fuerza en una secuencia en la que Magaly Solier expresa en quechua su indignación, ante la mirada atónita de los presentes. Una escena que  Salvador del Solar ha preferido no subtitular.

“Ixcanul” significa “Volcán” en quechua.

Se trata de una ópera prima del jóven director guatemalteco Jairo Bustamante, coproducida con Francia. Una película que viene  también de Cine en construcción y que ganó premio en Berlín.

Ixcanul-fotograma

Aunque Bustamante ha cursado estudios de cine en  Francia y en Italia, su película es  bien guatemalteca y entronca con sus propias raíces y con su propia experiencia personal. “El origen del guión –afirma Bustamante- es una historia real de una  joven indígenea maya de la etnia cakchiquel, que me relató mi madre, cuando trabajaba en un programa de sanidad en esa región volcánica de San Vicente de Pacaya”.

Paisajes magníficos e inquietantes los del Volcán de Pacaya en donde se ha rodado la película, haciendo participar a las comunidades del lugar en esta ficción de tono documental, que cuenta la historia de María, una joven de 17 años que vive con su familia campesina regida por usos y costumbres ancestrales, que sueña con conocer el mundo que existe del otro lado del volcán. Pero buscando escapar a un matrimonio forzoso organizado por su familia, la chica tiene una relación y se queda embarazada.

Si en su primera mitad la narración es muy documental describiendo la vida cotidiana, los ritos y creencias de esa comunidad maya aislada del mundo, el drama estalla cuando en la clínica en que da a luz le roban el hijo, haciéndole creer que falleció.

Con actores no profesionales y una  brillante dirección artística, Ixcanul constituye una vigorosa denuncia de esa fractura social y étnica, de la discriminación de que son víctimas los mayas en Guatemala, del tráfico de niños secuestrados a sus madres, y de la corrupción que gangrena las administraciones públicas y el Estado guatemalteco.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.