Inicio / BLOGS / 66 Festival de San Sebastián: Brillante «Yuli» de Iciar Bollain en competición

66 Festival de San Sebastián: Brillante «Yuli» de Iciar Bollain en competición

Premio Donostia a Danny DeVito y Kore-eda

La 66 edición del Festival de Cine de San Sebastián prosiguió este fin de semana en su vena de no tomarse las cosas demasiado en serio, con la ceremonia de entrega del Premio Donostia a Danny DeVito, gran actor de baja estatura, al que le entregó el galardón con buen sentido del humor un gran director  español, tan bajito como él: Juan Antonio Bayona. “Es la primera  vez, dijo Bayona que me piden que de un premio a un director de mi  estatura”.

Danny DeVito Premio Donostia 2018
Danny DeVito Premio Donostia 2018

Otro premio Donostia  fue recibido el domingo con visible emoción por el director japonés Hirokazu Kore Eda, ganador de la Palma de Oro en Cannes en mayo pasado con “Un asunto de familia”, cuya película se proyectó en sesión especial.

En la competición oficial he podido ver « Yuli », que podría figurar de una forma u otra en lo alto del Palmarés. Se trata a mi juicio de la mejor y más ambiciosa película de la directora y actriz española Iciar Bollain, desde su excelente “Te doy mis ojos”.

Prosigue aquí Iciar Bollain su colaboración  con el guionista británico Paul Laverty (compañero de la actriz y fiel cómplice de Ken Loach), después de películas como “También la lluvia” o “El olivo”. En esta ocasión para adaptar al cine el libro de memorias del bailarín afro cubano Carlos Acosta, que interpreta en la ficción su propio papel a la edad adulta.

Un bailarín afrocubano descendiente de esclavos

La narración transcurre en varios niveles, empezando por la infancia del personaje, enfrentado a los prejuicios machistas de la sociedad cubana y a la obstinación de su padre, un viejo camionero que le obliga a avanzar en esa vía, no obstante su ausencia de vocación. Un padre descendiente de los esclavos negros que poblaron la isla y que mantiene en la familia la tradición oral de viejos ritos santeros.

En un brillante montaje que alterna la infancia con la edad adulta, mediante una serie de flash backs, y con magnificas imágenes del ballet de Rafael Acosta, asistimos a su juventud y sus comienzos en la  danza profesional, su definitivo triunfo mundial, llegando a ser el primer bailarín negro del Royal Ballet de Londres y su regreso a Cuba constituyendo su propia compañía.

No se trata pues de un biopic tradicional, sino más bien la puesta en escena de los recuerdos del propio bailarín ante la cámara, interpretado en ciertos momentos por el bailarín Keyvin Martínez. La siempre brillante pluma de Laverty ofrece a su personaje un contexto social y humano muy apreciable, en las relaciones conflictivas con su padre, con  su familia, su hermana enferma, pero también con su profesora de baile Ramona de Saa, interpretada por la actriz Laura de la Luz.

“Tú eres un guerrero, descendiente de tu abuelo que  fue esclavo en Cuba, y serás el mejor el mejor bailarín del mundo” así le dice su empecinado padre a Acosta niño y joven, quien con mucho sufrimiento y trabajo, pudo estudiar danza en Cuba, pese a las dificultades económicas en que vivía la Isla caribeña.

En rueda de prensa Acosta rindió homenaje en San Sebastián al sistema educativo cubano que le permitió ese recorrido, aunque en el relato la mirada crítica de Laverty muestra que solo una élite del régimen lograba acceder a esa escuela de danza, en una situación de grave crisis, embargo económico y miseria, mas allá de las declaraciones oficiales de Fidel Castro, lo que provocó el éxodo de los balseros que buscaban escapar peligrosamente para buscarse la vida en Miami. Las frustradas y traicionadas ilusiones revolucionarias del régimen castrista tienen su expresión también metafórica en la filmación de un teatro inacabado y al abandono, un gran proyecto cultural en la Habana, que nunca fue culminado.

La muy cuidada dirección artística confiere gran autenticidad a este relato en sus localizaciones de exteriores en la ciudad de la Habana, en sus calles  y en su célebre malecón, pero también en Londres, en donde culmina la triunfante carrera de Carlos Acosta y su definitivo regreso a Cuba.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Julio Feo Zarandieta

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Ver también

App I-REACT, una aplicación para informar acerca de amenazas meteorológicas

En el día internacional para la Reducción de los Desastres, la Comisión Europea ha lanzado …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.