Allanan la casa de la periodista mexicana Lydia Cacho

El pasado sábado 21 de julio de 2019 dos desconocidos entraron en la vivienda de la periodista mexicana Lydia Cacho, robaron diversos equipos, documentación importante, y acabaron con la vida de sus canes. A todas luces, un nuevo acto de represalia.

Lydia Cacho. Foto Article 19.

Según informa Article 19, los hechos sucedieron sobre las 18,30 hora local, puesto que ella no se encontraba en el domicilio. Para acceder rompieron los cables de las cámaras de seguridad y desactivaron la alarma, dispararon a la perra que lo guardaba y envenenaron a otra más.

Los ladrones se llevaron un buen botín: una grabadora de audio, tres cámaras fotográficas, varias tarjetas de memoria, un ordenador portátil, y diez discos duros con información de alto interés público relacionada con casos de pederastia.

Afortunadamente, la periodista tiene respaldos de seguridad en el extranjero, algo imprescindible para su trabajo, dado el riesgo que corre desde hace años al destapar importantes casos de trata de mujeres y pederastia.

También destrozaron fotografías familiares y ropa interior. El acto tiene una lectura muy clara: es un aviso para que deponga su actitud y deje de denunciar a determinados personajes que aún disponen de un importante poder político y económico.

Mujer valiente y de fuerte carácter, le faltó tiempo para afirmar a través de su cuenta de twitter que “los niveles de violencia y crueldad aumentan en la misma medida en que la impunidad les protege”, daba las gracias por las muestras de solidaridad y aseguraba que sus investigaciones periodísticas “están seguras fuera del país; se llevaron copias, la verdad nadie se la roba” bajo el hastag #AquíNadieSeRinde.

Esto sucede en el contexto de la búsqueda de justicia de Lydia por la tortura a la que fue sometida en 2005 por parte de un grupo de poder encabezado por altos funcionarios y empresarios de los estados de Puebla y Quintana Roo.

El Comité de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró a México responsable por la violación a sus derechos humanos, por la tortura a la que fue sometida y por la falta de debida diligencia en la investigación. Y todo, como consecuencia de la publicación del libro “Los demonios del edén” en el cual señala una red de pederastas que opera en los Estados mencionados.

La periodista, sin embargo, sigue investigando casos de su especialidad periodística, que incluye la defensa de menores, el feminicidio y la trata de mujeres, así como la denuncia de la delincuencia organizada.

Cabe destacar que, como consecuencia de un dictamen del CDH de la ONU, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) giró el pasado 11 de abril de 2019 órdenes de aprehensión contra Mario Marín Torres (ex gobernador de Puebla), Kamel Nacif (empresario mexicano de origen libanés y familiar de dos exgobernadores de Quintana Roo –los Borge-), Juan Sánchez Moreno (exjefe de Mandamientos Judiciales de la Procuraduría de Puebla en el sexenio del exgobernador Mario Marín Torres) y Hugo Adolfo Karam (ex director de la Policía Judicial de Puebla), por su probable responsabilidad como autores intelectuales por los hechos de tortura en contra de la periodista.

A pocos días del primer aniversario del dictamen del Comité de Derechos Humanos de la ONU y a casi cinco meses de la disculpa pública que tuvo que emitir el Estado mexicano en que reconoció las violaciones a los derechos humanos de la periodista y se comprometió a lograr una reparación integral del daño y todas las medidas para garantizar su vida, integridad y libertad de expresión, Article 19 exige a la Secretaría de Gobernación y a la Fiscalía General de la República, especialmente a la FEADLE (Fiscalía Especial para Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión), que se cumplan las garantías de no repetición, que se garantice su seguridad y su vida en todo momento, y que se sancione a los responsables de estos hechos.

Sus premios

Esta valiente mujer de 56 años que tuvo que exiliarse para no perder la vida, que fue maltratada por los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, y a pesar de ellos jamás se ha callado, estuvo en España hace unos meses con el fin de recoger su galardón en los ‘XXV Premis Ones Mediterrània’ de Tarragona “por desempeñar un periodismo libre”.

Cacho es la fundadora de un centro de atención para mujeres y sus hijos e hijas víctimas de violencia llamado CIAM Cancún A.C. Su trayectoria ha sido reconocida con múltiples reconocimientos periodísticos y humanitarios. En 2002 recibió el primero: premio estatal de Periodismo Quintana Roo. En 2006 el Francisco Ojeda al Valor Periodístico, el premio nacional Don Sergio Méndez Arceo a la defensa de los derechos humanos, el Yo Dona de Epaña a la labor humanitaria, y el Premio Estatal a los Derechos Humanos de Quintana Roo. Con posterioridad ha sumado otros, entre los que se incluyen los prestigiosos Premio ALBA/Puffin al activismo en pro de los derechos humanos, el Olof Palme, el OXFAM Women’s Rights award, el World Press International Hero y la Orden de Honor del gobierno francés.

Además del ya mencionado de Tarragona, Diario 16 le otorgó recientemente el Premio a la Cultura por su libro Ellos hablan, y el pasado año fue acreedora del Premio Reporteros del Mundo (en recuerdo de Julio Fuentes, asesinado en Afganistán, y de Julio A. Parrado, víctima de la guerra de Irak) dentro de los XVII Premios Internacionales de Periodismo de El Mundo.

Sus libros

También es una prolífica escritora que cuenta en su haber con más de una docena de libros. Entre ellos destacan:

Los demonios del Edén (2004). Sobre el abuso sexual infantil, la explotación sexual, el turismo sexual con menores, el comercio sexual con hombres de poder, la protección tanto policial como política de los pederastas, la pornografía, y el lavado de dinero.

Con mi [email protected] no (2009). Un manual para quienes busquen —y deberíamos ser todos— cómo hablar con las y los niños sobre sexualidad y prevención del abuso, cómo detectarlo, qué decir y qué no a una víctima.

Esclavas del poder (2010). Investigación periodística basada en historias individuales contadas a la autora por mujeres y niñas que sobrevivieron a su venta a las redes mundiales de trata de personas.

Sexo y amor en tiempos de crisis (2014). Con más de 200 entrevistas realizadas tanto a hombres como a mujeres, la autora desvela las problemáticas de la sexualidad a la que se enfrentan ambos.

Memorias de una infamia (2016). Una historia de corrupción, impunidad y violencia sobre un trasfondo abismal de abusos pedófilos. Se trata de un suceso que en México causó un verdadero escándalo; millones de personas, explica Lydia, pudieron ver por televisión un vídeo en el que un tal Succar Kuri, actualmente en prisión acusado de pederastia, alardeaba de lo que gozaba cuando veía que una niñita de cinco años sangraba al penetrarla

La ira de México (2016). Encabezados por el prólogo de Elena Poniatowska, Premio Cervantes 2013, Lydia Cacho, Diego Enrique Osorno, Sergio González Rodríguez, Juan Villoro, Anabel Hernández, Emiliano Ruiz Parra y Marcela Turati, siete de las voces más reconocidas del periodismo y la literatura de México, alzan sus plumas para explicar al mundo qué ocurre y denunciar la dramática situación de su país, que en los últimos doce años México se ha convertido en el epicentro internacional del tráfico de drogas.

Ellos hablan (2018). A partir de entrevistas de Lydia Cacho se cuentan testimonios de hombres, la relación con sus padres, el machismo y la violencia.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.