Inicio / BLOGS / Amanda T: una fábula medieval en la era digital

Amanda T: una fábula medieval en la era digital

No sabemos si la historia que cuenta Amanda T es real o inventada, lo que sí sabemos es el catastrófico final de su protagonista, una adolescente canadiense dotada de una gran imaginación que se pregunta a cada paso cómo puede ser que en pleno siglo XXI alguien sufra acoso -un acoso implacable hasta el ostracismo- por el simple hecho de haberse creado un perfil en topless por internet.

Amanda T banner

Naturalmente ese perfil se hace vírico y suscita todo tipo de reacciones, todas adversas, y la envidia no será la menor. Ni una le será favorable, sino para aprovecharse de ella, pero Amanda T conoce muy bien sus derechos.

¿Le será suficiente esta superioridad suya?

Los adolescentes son sumamente frágiles, también sumamente crueles cuando dan con alguien más frágil aún que ellos, ya sea un adulto o un compañero de pupitre. Incluso el acosador adulto que sale en escena, un productor que descaradamente abusa de su posición preponderante al ofrecerle un triunfo artístico a Amanda, se las ve y se las trae con ella para salir indemne de la situación.

Amanda T no tiene un pelo de tonta, conoce muy bien su posición y la de ellos, sin embargo se ve envuelta en sus propias contradicciones y sobre todo -lo más desesperante, lo más inexplicable- es la cobardía social que la coloca en un callejón sin salida. Y en su caída, arrastrará a sus padres, que han de trasladarse de ciudad en ciudad en un eterno empezar de nuevo digno del mejor de Sísifo. ¿Sólo porque el perfil de la hija se hizo viral o hacen falta otros muchos ingredientes sociales para crear ese estado de cosas imposible de asumir?

Esto es lo que plantea la función y es lo que no lo podemos entender en un país como el nuestro, donde seguramente habrían hecho de Amanda T una celebridad mediática con la vida resuelta. Y hasta podemos aventurar conociéndola por encima que esto era lo que Amanda T quería cuando tanto soñaba con la gloria del triunfo, despertar la envidia, una envidia que promoviera el afán de emulación, no la clase de envidia que acaba con ella.

En esa sociedad pacata, sus invenciones escandalizadoras, lejos de llevarla a destacar, sólo consiguen precipitar su angustiado y misterioso final.

La obra, muy claustrofóbica de ver, se hace pesada y repetitiva. Y no es que se nos haya adelantado el final desde el principio, es que los datos se nos repiten en diversos formatos y otra cosa: para tan sólo dos actores, hay al menos media docena de protagonistas (novio, amiga compañera de clase, padre, acosador, promotor). Se pasa del susurro al chillido, al grito, en una ensordecedora carrera hacia el absurdo de esa situación tan inexplicable en un Canadá modélico visto desde fuera pero que da miedo contemplar por dentro.

  • Ficha artistica:
    Dramaturgia y dirección: Álex Mañas
    Reparto: Greta Fernández e Isak Férriz.
    (Xavi Sáez, sustituye a Isak Férrizel 21 y 22 de Abril)
    Ayudantes de dirección: Paula Mariscal / Sarah Lena.
    Escenografía: Marc Salicrú
    Vestuario: Marina Soteras.
    Diseño de luces: Marc Salicrú
    Distribución:Menchosa
    Fecha de la función comentada: 15 de abril de 2018

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Nunci de León

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Ver también

La noche de doce años fotograma

66 Festival de San Sebastián: «La Noche de doce años» del uruguayo Álvaro Brechner

La resistencia humana  y la razón contra la barbarie Tercer largometraje de Álvaro Brechner, director …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.